Autor: Berrobi, Patxi. 
 San Sebastián: Martín Villa, en reunión informativa. 
 Las fuerzas de orden Público no se irán de la región vasca.     
 
 ABC.    05/11/1978.  Página: 80. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

SAN SEBASTIAN: MARTIN VILLA, EN REUNIÓN INFORMATIVA

LAS FUERZAS DE ORDEN PUBLICO NO SE IRÁN DE LA REGIÓN VASCA

San Sebastián, 4. (De nuestra corresponsal, por teléfono.) «La gran solución política para el País Vasco es el estatuto de autonomía. Aunque, cuando nos enfrentamos a la verdad a veces sangrante de la necesidad de pacificación de este territorio, no hacen falta sólo soluciones políticas —como piden algunos—, sino también policiales», ha declarado el ministro del Interior, Rodolfo Martín Villa, en el transcurso de una conferencia de Prensa que ofreció durante su estancia en San Sebastián.

No se puede desvelar ninguno de los quince puntos sobre el plan policial contra el terrorismo en el País Vasco.

El señor Martín Villa se mostró, sin embargo, remiso en sus comentarios y soslayó la mayor parte de las veces referencias concretas que ayudasen a aclarar un tanto el oscuro panorama del País Vasco. Apenas dijo cosas nuevas; casi todo eran planteamientos oídos anteriormente, y ante más de una pregunta directa prefirió escabullir la contestación diplomáticamente, para pasar a otro tema. Como es lógico, la referencia al reciente decreto-ley sobre bandas armadas (más conocido «ley Antiterrorista») tan duramente atacada por ciertos sectores políticos vascos, fue tema de especial atención de los reunidos. «La eficacia de este decreto —puntualizó el ministro— habrá que medirla por sus resultados. Lo que es evidente es que ese decreto-ley ha tenido buenos resultados ya en algunos casos, como puede ser con el G. R. A. P. O. o con el M. P. A. I. A. C., pero no en el de E. T. A. Pero eso es lógico: son medidas que en unas ocasiones acertarán y en otras no.»

E. T. A.. FENÓMENO DISTINTO.— Preguntado por la falta de esos resultados con E. T. A., y si podía tener relación con alguna actitud determinada de ciertos sectores de la población vasca, el ministro del Interior prefirió eludir el tema con esta contestación: «Con E. T. A. es evidente que el fenómeno es distinto; la Información es mucho más difícil. En sus orígenes. E. T. A. ha tenido unos planteamientos que no son comparables con los del

G. R. A. P. O. o los del M. P. A. I. A. C.....

pero permítanme que les diga que ustedes con más conscientes que yo de en dónde está la distinción.»

También salió a relucir el tema de los malos tratos de que han sido objeto algunos detenidos, en opinión de las gestoras pro-amnistía. «Eso no hay que declararlo —atajó el ministro—; eso hay que denunciarlo ante el Juzgado de Guardia y son los jueces quienes que decirlo.»

CAMPAÑA CONTRA LAS F. O. P.—El hecho de haberse desatado una campaña referida a las Fuerzas de Orden Público, bajo el lema «que se vayan» —campaña lanzada por un sector de Ja izquierda «abertzale», aunque apoyada por toda ello, alento como es este punto uno de los mínimos de la exigencia de E. T. A. para acabar con la lucha armada— fue contestado por el ministro en los siguientes términos:

«No es la intención del Gobierno —ningún. Gobierno podía hacerlo— acceder a esa pretensión. Ni la Guardia Civil, ni la Policía Armada se van a ir. Si de verdad nos creemos que la soberanía reside en el pueblo, los sectores grandes son los que ganan más votos, no los que gritan en la calle.»

Preguntado sobre la, futura creación de una policía vasca, el señor Martín Villa recordó que ya había comunicado al Consejo General del País Vasco su Intención de orear una Comisión mixta para aclarar este teína; «De este modo —precisó—, y aunque la posibilidad de creación de una policía autónoma, tiene que ser abordada en el marco de les estatutos de autonomía. tendremos el trabajo adelantado para cuando se apruebe el del País Vasco. Aquí, la tradición de los miqueletes, los miñones, etcétera, ha sido siempre tener como competencia lo que podríamos llamar la calle. Y esta es nuestra idea: una policía que colabore con la del Estado en la seguridad de la calle, siendo el Estado quien señale el número máximo de sus componentes y contando con mandos militares profesionales, como era lo tradicional en la policía vasca.»

Al recordarle que el consejero del Interior del C. G. V., José María Benegas. había declarado recientemente que no estaba dispuesto a admitir una policía vasca que tuviera como misión custodiar las fachadas de los edificios oficiales, el señor Martín Villa contestó lacónico: «¿Pero es qué la policía de la que acabo de hablar sólo va a cuidar los edificios públicos?»

PLAN POLICIAL.—En torno al plan policial para acabar con el terrorismo en el

País Vasco, compuesto de quince puntos y que acaba de ser elaborado en una reunión conjunta del propio ministro del Interior con los altos mandos de su Departamento y los responsables del orden público en el País Vasco, el señor Martín Villa se negó a precisar su contenido, alegando que era de carácter netamente policial, profesional y que sería perjudicial para la propia Policía desvelarlo, No descartó, sin embargo, qu en un futuro pueda desvelarse algún aspecto de dicho plan.

Preguntado si el motivo de que hubiese visitado el País Vasco el vicepresidente primero del Gobierno y ministro de Defensa, teniente general Gutiérrez Mellado —quien no asistió a esta rueda de Prensa—, se debía al rumor de que existe cierto nerviosismo en algunos sectores militares, el señor Martín Villa negó tal posibilidad, diciendo que durante el almuerzo que horas antes había mantenido con el teniente general Gutiérrez Mellado, éste le había comunicado que no había encontrado problema alguno de este tipo.

Durante su estancia de hoy en San Sebastián el señor Martín Villa ha mantenido esta tarde una reunión de más de tres horas con los responsables del orden público en el País Vasco, aunque los aspectos tratados en la misma no han sido desvelados.—Patxi BERROBI.

 

< Volver