Autor: Muguerza, J. R.. 
 Anoche, en Bilbao: Tres heridos leves. 
 Explosión de un artefacto en un bar     
 
 ABC.    05/11/1978.  Página: 80. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ANOCHE EN BILBAO: TRES HERIDOS LEVES

EXPLOSIÓN DE UN ARTEFACTO EN UN BAR

Bilbao, 4. (De nuestro corresponsal, por teléfono.) Un potente artefacto colocado al parecer en los servicios de caballeros hizo explosión a primera hora de esta noche en el bar Vicente, sito a la altura del número 4 de la calle Barrancalle, del casco viejo de Bilbao. Tres personas resultaron heridas levemente.

La explosión se produjo a las ocho y cuarto. En esos momentos en el bar se encontraban el encargado, don Carmelo Herrera Hartado, su esposa, dos sobrinos y casi una veintena de clientes. La onda expansiva destrozó los servidos de caballeros y señoras, asi como el tabique que los separa de la cocina y produjo un boquete de 50 centímetros en el techo, que comunica con un piso superior utilizado como almacén del bar. En este piso hubo daños considerables en la cocina, y en un, servicio. No obstante, la barra del bar, situada apenas a cinco metros del artefacto, no sufrió ningún desperfecto, evitando que las personas, que allí estaban sufrieran daño. Según explicó un especialista, el tabique que separa la cocina de la barra evitó que ocurriera una tragedia.

En la cocina, que sufrió daños de consideración, se encontraban. Inés Santamaría Víllanueva, natural de Espinosa de Brisas (Santander), de cuarenta y ocho años, esposa de don. Carmelo Herrera, y dos sobrinos de este matrimonio, María Angeles, de veintidós años, y Carmelo, de ocho. Los tres sufrieron algunos cortes y erosiones, como consecuencia de los cascotes caldos, fueron trasladadas al Hospital Civil de Basurto, en donde se les atendió para pasar posteriormente a sus domicilios. Doña Inés Santamaría quedó aprisionada bajo los restos de un tabique, de donde soltó por su pie.

Minutos despules de producirse la explosión se personaron en el bar funcionarios de la Policía gubernativa, Policía Armada, Policía Municipal, Bomberos y miembros del equipo de desactivación, quienes realizaron un exhaustivo registro ante el temor de que hubiera más explosivos. Los bomberos retiraron los escombros ante la posibilidad de que alguna persona se hubiera quedado bajo ellos.

«SE HAN TENIDO QUE EQUIVOCAR DE BAR».—El bar, propiedad de Jesús Barcena, está regentado desde 1969 por Alejandro Santamaría. No obstante, la persona que lleva el negocio es su cuñado Carmelo Herrera Hurtado, natural de Sasamón (Burgos), de cincuenta y dos años, con quien hablamos minutos después de producirse la explosión; «Estaba sirviendo unos vinos cuando se produjo la explosión. Todo fue en segundos. Las botellas de las estanterías se vinieron abajo. De los servicios sajía una gran humareda y de la cocina escuché los gritos de mi mujer. Yo me quedé paralizado. Cuando reaccionó vi que los clientes se habían precipitado a la calle y mis sobrinos salían de la cocina con heridas. Segundos después vi a mi mujersensiblemente ensangrentada que también salía, habla quedado aprisionada por un tabique derrumbado.

Respecto a los motivos de este hecho poto le puedo decir, salvo que han tenido que equivocarse de bar. Soy una persona que no está, afiliada a ningún partido y no meado la política con la profesión. En este bar entran personas de todas clases sociales y de ideologías. A pesar de esto —me decía señalando los escombros—, creo que todos los dientes son amigos míos.»— J. R. MUGUERZA.

 

< Volver