Anoche, en Madrid, y convocada por Fuerza Nueva. 
 Impresionante manifestación contra el terrorismo     
 
 ABC.    04/11/1978.  Página: 64. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

ANOCHE, EN MADRID, Y CONVOCADA POR FUERZA NUEVA

IMPRESIONANTE MANIFESTACIÓN CONTRA EL TERRORISMO

Madrid. (De nuestra Redacción.) «Porque España no ha muerdo, decimos no al terrorismo, no al marxismo, no al Gobierno que los tolera», dijo anoche el lider de Fuerza Nueva, don Blas Piñar; ante numerosas decenas de miles de personas que se habían concentrado en la plaza de Roma tras recorrer la calle de Alcalá en una manifestación contra el terrorismo.

El presidente de F. N. lanzó en su parlamento numerosas criticas contra el Gobierno y las Cortes, para terminar pidiendo públicamente el «no» a la Constitución.

La comitiva se inició pasadas las ocho y media de la noche, en la calle Alcalá, en su confluencia con Núñez de Balboa.

ESQUELAS.—Tres «jeep» de los organizadores abrían la marcha. Le seguían varias filas de muchachos de Fuerza Joven, uniformados con camisa azul y boina roja portando banderas de España y de Fuerza Nueva. Una escuadra de muchachos de F. J., también uniformada, llevaban 150 pequeñas pancartas que simulaban esquelas necrológicas , de todas las víctimas del terrorismo. Detrás de una fila de militantes de F. N.. que sostenía una enorme tela en la que se leía el lema de la manifestación, se situaba la cabeza de la comitiva, donde figuraban los principales dirigentes del grupo convocante y las organizaciones adheridas. Junto a Blas Pinar ocupaba un lugar destacado el líder tradicionalista Sixto de Borbón, que se mantuvo rigurosamente firme en todas las ocasiones en que se cantó el «Cara al Sol». Estaban también presentes, entre otros, las señores García Carrés, Valero Bermejo y Benítez de Lugo. Posteriormente se sumó a la comitiva el ex ministro don Julio Rodríguez.

El número de personas que formaban la larga columna que llegó a ocupar toda la calle de Alcalá hasta la plaza de Roma, es difícil de precisar, ya que el cortejo estaba estructurado en bloques distintos (representando a los distritos de F. N. y a las agrupaciones adheridas) con amplios espacios entre cada grupo.

Al frente del bloque de Falange de las J. O. N. S. figuraban . don Raimundo Fernández Cuesta y doña Pilar Primo de Rivera.

Desde el primer momento, los organizadores trataron de generalizar, a través de la megafonía, el grito: «España entera y sólo una bandera», alternándolo con el de «Unidad Nacional». Pero pronto comenzaron a oírse lemas distintos («E. T. A. asesina», «España, sí; terrorismo, no»). A medida que avanzaba la comitiva fueron acentuándose los «slogans» contra el Gobierne («Gobierno dimite, España no te admite», «Suárez, canalla, has destrozado España», «Suárez traidor, cantaste el "Cara al Sol"»)

La marcha transcurrió pacíficamente. Sólo se registró un pequeño incidente cuando, desde un hotel de la calle Alcalá, un joven, al parecer, hizo ademanes con e] puño cerrado. El hecho no tuvo mayores consecuencias.

BLAS PINAR.—Pasadas las nueve y media, la cabeza de la manifestación desembocaba en la plaza de Roma, que en pocos minutes se vio desbordada de gente. Desde «jeep» estacionado frente a ta iglesia de Covadonga —que serviría luego de tribuna para el discurso de don Blas Piñar—, se entonaron canciones («Yo tenía un camarada») y gritos diversos («contra el terrorismo, unidad nacional»), acaso el más coreado.

En torno a las diez, el presidente de Fuerza Nueva, señor Pinar, tomó la palabra entre grandes aclamaciones. «Si hay terrorismo —dijo— es, sencillamente, porque el Estado y el Gobierno que dirige el Estado no cumple con su deber primordial de servir al bien común, del que forman parte, inicialmente, el derecho a la vida, a la libertad y a la propiedad privada.» Tras acusar de lenidad al Gobierno y a las Cortes, en cuanto al enjuiciamiento a los terroristas exclamó:

«Obreros, industriales, periodistas, miembros de las Fuerzas del Orden, marinos de Guerra, militares: ¿guíen será asesinado mañana?»

Más adelante, el señor Pinar señaló, como exigencias para «España, la vida, el pan y la paz de los españoles»; el cese de este Gobierno, la detención de un «proceso constitucional nulo y aberrante, que nos conduce a la ruina moral y económica», y la formación de un Gobierno nacional.

El parlamento del líder de F. N. concluyó con los gritos de «Dios, Patria, Justicia», «Viva Cristo Rey» y los cantos del «Cara al Sol» y el «Oriamendi».

Acto seguido, los manifestantes se disolvieron en perfecto orden, pero poco después estallaba un petardo en la plaza de Roma. La Policía logró detener al autor del incidente —afortunadamente sin consecuencias— que había buscado refugio en un bar próximo.

 

< Volver