El alcalde de Marbella, a la prensa alemana. 
 Contra el terror, implantar la pena de muerte     
 
 Diario 16.    09/07/1979.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

El alcalde de Marbella, a la prensa alemana Contra el terror, implantar la pena de muerte.

El alcalde socialista de Marbella, Alfonso Cañas, pidió la introdución de la pena de muerte contra los que ponen las bombas, en unas declaraciones que publicó ayer el dominical alemán «Bild am Sonntag».

El dominical sensacionalista alemán dedicó una doble página al tema de las bombas en la Costa del Sol con un reportaje de su jefe de reporteros, Michael Jeannee, en el que se publican declaraciones del alcalde de Marbella, una turista belga herida, Jaime de Mora y Aragón y la bisnieta de Bismarck, entre otros.

El alcalde de Marbella, Alfonso Cañas, dice, según «Bild am Sonntag», «sería absurdo negar que los turistas tienen que estar preocupados por su seguridad. Hasta ahora no hubo que lamentar muertos, pero los autores de los atentados han conseguido crear un clima psicológico de terror».

Según el alcalde socialista, «los ciudadanos tienen, que colaborar con la Policía de nuevo y no hay que crear más inseguridad entre la Policía con permanentes amnistías. Además, para algunos delitos, como por ejemplo los atentados de bombas, habría ,que introducir de nuevo la pena de muerte por duro que esto suene».

Jaime de Mora: Porquerías

Jaime de Mora y Aragón pregunta al reportero de «Bild am Sonntag: «¿Ve usted aqui algún terrorismo o bombas? La gente come, bebe y se divierte. Lo que se escribe en Alemania es una porquería, no es cierto, es mentira.»

A la objeción del reportero sobre las bombas estalladas, Jaime de Mora responde: «Son bombitas y la señora no fue gravemente herida. No es cierto lo que escriben, es propaganda terrorífica.»

La bisnieta de Bismarkc, condesa Gunilla von Bismarck, propietaria de un restaurante en la Costa del Sol, dice que «es falso y peligroso minimizar o escoger el problema. En definitiva, están en juego vidas humanas y, por desgracia, es cierto que estallaron bombas, demonio».

El reportero acusa a la prensa española, menciona concretamente a D16, y dice que ni una sola línea se refiere a´«que las bombas vascas afectan al nervio central de las finanzas españolas, el turismo».

«Que provocan un caos económico, que tratan de obligar al Gobierno de Madrid a dar un paso precipitado, como la ocupación del País Vasco», y que «crean un clima de amenazadora guerra civil».

Entre los turistas entrevistados por «Bild am Sonntag» hay división de opiniones. Unos están hartos por haber tenido que desalojar dos veces un hotel y otros se consideran «mejor protegidos que las joyas de la Corona».

El dominical concluye que «la Costa está tan bonita como siempre. Los centros de vacaciones están medio vacíos. En los locales, cafés y discotecas no hay nada. Las playas están abandonadas. Delicioso para bañarse, para el que tenga valor».

 

< Volver