Amenazas al turismo     
 
 ABC.    03/07/1979.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

AMENAZAS AL TURISMO

La actividad terrorista ha ampliado su campo de operaciones atacando en un nuevo frente: el de! turismo. De hecho, ya en años anteriores había infligido un duro golpe a los tradicionales visitantes del País Vasco durante la temporada veraniega. Hace algún tiempo que las espléndidas playas del litoral vizcaíno o guipuzcoano vienen registrando un acusado descenso en el número de veraneantes. El clima de inseguridad ciudadana no propicia precisamente la afluencia. Hoy las plazas hoteleras de tan bella y en otros tiempos tan concurrida zqna están prácticamente sin cubrir en mínima proporción cuando se acaba de Iniciar el período de descanso anual.

Pero el brazo largo y despiadado del terrorismo provoca nuevos golpes de efecto en otros puntos de la geografía española —evitando en la medida de lo posible el derramamiento de sangre— con e! fin de sembrar la confusión y el pánico en los presuntos viajeros y ahuyentarlos hacia países de mayor tranquilidad. ETA se ha hecho responsable de la colocación de artefactos explosivos en ciudades costeras tan populares como Marbella, Fuengirola o Benidorrn, cuya principal riqueza es la industria turística.

Nos llegan noticias de anulaciones de reservas en hoteles y de desviaciones de rumbo en los traslados masivos que las agencias de viajes o los «tours operators» contratan y que, en temporadas anteriores, tenían como destino fina! algún lugar agraciado de la geografía española. Por si fuera Insuficiente, la acción del terrorismo se suma a otros factores negativos:

hay que recordar, por ejemplo, las huelgas salvajes en el sector de hostelería de Málaga durante la última Semana Santa, que ocasionó serios perjuicios a los visitantes, nativos o foráneos. Subsiste el temor de que se reanuden los conflictos laborales este verano, dado el clima de inestabilidad social existente. Por otra parta hay que anotar también la progresiva elevación de las tarifas —puesta de relieve por e! vicepresidente Abril Martorrell, que atribuye a está causa una buena parte de responsabilidad en el sensible incremento registrado por el índice da precios en el mes de mayo— y la sensible apreciación de Ja peseta, que se convierte en serio obstáculo para las exportaciones de este tipo de servicios. Finalmente, las irregularidades que Inciden en el tráfico aéreo son también disuasorias para los turistas que arriban desde sitios más alejados, como pueden ser los nórdicos, tradicionales visitantes.

Es grande el marco de confusión creado en torno al turismo. Siete millones de personas vendrán a España en Julio y ocho millones en agosto, según estimaciones de la Secretaría de Estado. Una cifra similar a Ja del pasado año. De acuerdo también con datos oficiales, el número de turistas en el primer cuatrimestre ha aumentado en casi un 14 por 100 y en un 45 por 100 el volumen de ingresos en divisas por este concepto. Sin emabrgo, los empresarios del sector se muestran hondamente preocupados por e! bajo nivel de ocupación hasta ahora confirmado y por las previsibles consecuencias negativas de una acción terrorista generalizada.

Sería muy de lamentar que por unas y otras razones se provocase un daño irreparable al turismo, una de las rúbricas que más directamente han hecho posible e! restablecimiento del equilibrio en el sector exterior de nuestra economía. El saldo de la balanza turística en 1978 fue de casi 1.500 millones de dólares, cifra que casi coincide con el superávit de nuestra balanza por cuenta corriente. Por otra parte, el turismo genera empleo de carácter estacional además de una importante ocupación permanente. Su debilidad se traduciría de inmediato en un crecimiento de las ya abultadas cifras de paro.

 

< Volver