La claridad necesaria     
 
 Diario 16.    07/07/1979.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

La claridad necesaria

La declaración de Bandrés en la rueda de prensa de ayer necesita algunas puntualizaciones que nos gustaría ver desautorizadas por una actitud suficientemente clara del diputado donostiarra de Euskadiko Ezkerra.

Bandrés, en su intervención ante el congreso de EIA (Partido para la Revolución Vasca), celebrado en Bilbao el pasado junio, se manifestó plenamente identificado con (a ideología de EIA y aclaró que asumía la disciplina, del partido aunque fuese independiente. Pues bien, hay que recordar: que EIA nació en 1977 del desdoblamiento de la rama político-militar de ETA; que los documentos a debate en su último congreso definen a ETA (p-m) y a EIA como bloque político-militar; que se asigna al partido EIA la dirección política y a ETA (p-m) la actividad armada; que el comité central de EIA recibió el encargo de profundizar en el estudio del frente político militar y de la lucha armada que en la actualidad están practicando en Euskadi las dos ramas de ETA; que en el acto de clausura se recibió un telegrama de solidaridad de ETA (p-m) donde señalaba que «este congreso de EIA debía suponer un avance por una Euakadi independiente socialista».

Bándrés tiene, además, que explicar al procurador dimisionario de las Juntas Generales de Guipúzcoa el porqué del silencio de Euskadiko Ezkerra —la coalición que lo abandera como diputado— sobre las amenazas de ETA (p-m) a funcionarios del Estado y sobre los últimos atentados.

Mientras tanto, el enriquecimiento que Bandrés atribuye a sus manos por haber intentado y conseguido en´ muchas ocasiones la salvación de vidas humanas para nosotros no tiene la claridad necesaria.

 

< Volver