El congreso debe intervenir en el "Caso Monzón"  :   
 El ministro de Justicia llama la atención sobre la actitud de un diputado que incumple sus funciones e insulta a España. 
 ABC.    11/07/1979.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ABC. MIÉRCOLES, 11 DE JULIO DE 1979. PAG. 19.

EL CONGRESO DEBE INTERVENIR EN EL «CASO MONZÓN»

El ministro de Justicia llama la atención sobre la actitud de un diputado que incumple sus funciones e insulta a España.

El fiscal general del Estado, don Juan Manuel Fanjul, visitó ayer al ministro de Justicia, don Iñigo Cavero, con la finalidad de examinar asuntos de la Fiscalía General y considerar la más rápida posible Interposición de querella criminal contra el diputado de Herri Batasuna, don Telesforo Monzón.

El motivo de la posible querella criminal son las declaraciones publicadas en el diario francés «Le Fígaro», en las que. entre Otras cosas, afirmaba Monzón: «Estamos en guerra contra España.»

Begún han manifestado a Europa Press medios cercanos al Ministerio de Justicia, el señor Cavero considera que ante declaciones de tal naturaleza, paralelamente al ejercicio de acciones penales, debe plantearse por el Congreso de los Diputados, dentro del ámbito de su estricta competencia, la situación de un diputado que, ademáis de incumplir notoriamente sus deberes en el ejercicio de su función, se manifiesta en términos Insultantes y agresivos respecto a España y la Constitución que se ha dado a sí mismo el pueblo español.

Por otra parte, el Comité ejecutivo de Alianza Popular, reunido ayer, ha calificado como «provocación» las declaraciones del diputado de Herri Batasuna. Telesforo Monzón, al diarlo francés «Le Fígaro».

También pide que se arbitren los procedimientos necesarios para que se pueda desposeer de la condición de parlamentarlos a los que Incurran en situaciones de «Indignidad o Incapacidad».

A este respecto, el ejecutivo de AP ha •laborado la siguiente declaración:

«La gravedad de las palabras de Telesforo Monzón y el momento escogido para pronunciarlas, demuestran el propósito evidente de dificultar o imposibilitar la elaboración de un Estatuto de autonomía para el País Vasco, que sirva de base para la solución pacífica de los problemas pendientes y que refuerce, al mismo tiempo, la unidad Indisoluble de España.

Estas palabras revisten el carácter de una provocación que ha tenido adecuada respuesta en la rápida actuación del ministerio fiscal y que no deben dar lugar a una radicalización de las posturas de los partidos, en orden a la aprobación de un Estatuto plenamente constitucional y unitario.»

 

< Volver