Autor: Soriano Tena, Rufino. 
 País vasco. Tras tensas horas de incertidumbre, se firmó el pacto. 
 Euskadi: Hubo abrazo de Guernica     
 
 Diario 16.    18/07/1979.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 25. 

El nacional

País Vasco

18-julio-79/Diario16

Hubo abraco de Guernica. Tras sesiones maratonianas de negociación entre PNV y UCD, con viajes en aviones especiales por parte de Garaicoechea y con la incertidumbre de! último momento en el que se pensó que se habían roto las negociaciones, e! Estatuto de autonomia para Euskadi es ya realidad. Tras conocerse, a las seis de la tarde, el acuerdo a que habían llegado Suárez y Garaicoechea, el Palace se convirtió en testigo de la euforia de los parlamentarios. Desde Alian/a Popular, que ayer aceptó el

Estatuto como «integración de Euskadi a España», hasta el ex etarra Onuindía, que señaló que ETA tendría que replantearse su lucha.

A partir de hoy la ponencia constitucional cuenta con cinco semanas para decir la última palabra.

Tras tensas horas de incertidumbre, se firmó el pacto Euskadi: Hubo abrazo de Guernica.

Manolo Soriano

MADRID, 18 (D16).-Después de una frenética negociación contra reloj, a las 6 de la larde de ayer, el senador del PNV Miehel Unzueta fue el primer político en anunciar el acuerdo sobre el Estatuto vasco alcanzado entre UCD y el PNV escasas horas antes de terminar el plazo exigido.

Con aspecto cansado y barba de un día, Unzuela, después de haber pasado casi veinticuatro horas ininterrumpidas negociando en la Monclou dio cuenta del satisfactorio pacto autonómico, que estuvo en peligro en los últimos momentos.

Cuando el senador del PNV daba la noticia en la habitación 463 del Hotel Palace, a escasos metros de las Cortes, los peneuvistas informaban del contenido del acuerdo al resto de los vascos y ponentes que no habían participado en la negociación.

Poco antes el presidente del PNV, Carlos Garaicoechea, abandonó la sede de la Presidencia del Gobierno, donde Solventó con Adolfo Suárez los últimos escollos del pacto autonómico, concretamente las especlativas de integración de Navarra al País Vasco y la disposición adicional (no renuncia de la profundización de los derechos históricos vascos).

Avión especial

El lendakari inmediatamente después, casi al mismo tiempo en que se anunciaba, emprendió viaje a Pamplona para asistir al funeral de su madre fallecida el pasado sábado.

Garaicoechea llegó a Madrid al mediodía. El presidente del Gobierno puso a su disposición un avión especial. Su presencia era absolutamente necesaria para negociar directa y personalmente con "Suárez soluciones a la peligrosa situación en que se encontraba el acuerdo, imposible de resolver telefónicamente.

Las delegaciones de expertos de UCD y PNV no habían conseguido ultimar el pacto después de unas maratonianas sesiones de trabajo que empezaron sobre las ocho de la tarde del martes y concluyeron formalmente hacia las diez de la mañana, aunque se prolongaron a distintos niveles hasta primeras horas de la tarde.

Solución política

El centrista Alberto Oliart dijo a D16 que a esa hora quedaron concluidos los textos de los temas pendientes, pero se hacía imprescindible que fueran supervisados por Suárez y Garaicoechea.

El presidente de! PNV, después de entrevistarse con sus colaboradores se trasladó a la Moncloa. En unas tres horas los dos líderes políticos terminaban por llegar a un acuerdo sobre las competencias que el País Vasco tendrá en materia de enseñanza y Policía autónoma, sobre las expectativas de incorporación de Navarra, y sobre el concepto global de la autonomía, últimos temas que hasta ayer pusieron en peligro el pacto.

Suárez y Garaicoechea jugaron un papel fundamental al encontrar fórmulas políticas a las dificultades técnicas que encontraban sus respectivos colaboradores.

El presidente de la Comisión Constitucional, que presidió la ponencia conjunta de dicha Comisión con la Asamblea de Parlamentarios Vascos, a las 5 de la larde recibió una llamada de la Moncloa para retrasr la última y definitiva sesión de la ponencia que debería ratificar el pacto antes de las veinticuatro horas de ayer.

Emilio Atlard interpretó este retraso como una prueba de que no se había conseguido el pacto entre UCD y el PNV y asi lo anunció a los periodistas.

Esto produjo momentos de cierta incertidumbre. Los parlamentarios del PNV no aparecían por el Palacio del Congreso y decreció el optimismo. ´Todos tenían puestas las esperanzas en ¡a entrevista que tenía en ese momento Suárez y Garaicoechea.

PNV informa

En medio de esta situación poco antes de las seis de la tarde se supo que los peneuvistas, procedentes de la Moncloa, habían acudido al Hotel Palace para informar a los representantes de la delegación de la asamblea vasca que no participaron en la negociación: El socialista Txiqui Benegas y el abertzale de EE Juan María Bandrés.

También.se sumaron a la entrevista informativa los representantes de la Comisión Constitucional Eduardo Martín Toval (Socialistas de Cataluña), Jordi Soler Tura (PCE) y Miguel Roca (Minoría Catalana). Este que salía del hotel después de dialogar con el presidente de la Generalitat, Josep Tarradellas, se enteró de la reunión por los periodistas.

Asimismo, se incorporaron el secretario genral de EIA, Mario Onaindía, y el secretario general del PC de Euskadi, Roberto Lertxundi. Una delegación del Euskadi Buru Batzar, dirección del PNV, también estuvo presente.

Euforia en el Palace

Todos salieron de la reunión -con cierta euforia por el acuerdo alcanzado y que les anunciaron los del PNV. Benegas llamó a Onaindía, Lertxundi y Bandrés para hacerse «la foto de la izquierda», qué no participó cu este otro pacto de la Moncloa.

Ya en las Cortes para incorporarse a la reunión de la ponencia conjunta que iba a dictaminar el proyecto de Estatuto, el centrista Jesús María Viana, secretario general de la UCD de Euskadi, comentó sonriente a los periodistas: «Ya tenemos Estatuto, lo que parece imposible lo hemos conseguido.» El peneuvista Marcos Vizcaya ratificó este comentario.

Era el final de unas laboriosas negociaciones, que después de 13 días de ininterrumpidas sesiones de trabajo UCD y PNV consiguieron un pacto político de gran trascendencia para la estabilidad democrática de todo el país.

Los último momentos estuvieron llenos de incertidumbre, pero ambas partes confiaban en el acuerdo y estaban interesadas en no dihitar por más tiempo su consecución y se esforzaron en sacarlo adelante casi justamente cuando terminaba ayer a las doce de la noche el plazo exigido.

Las camisas del presidente

Las cautelas observadas en la negociación fueron explicadas a Dio por uno de los ponentes centristas, José María Gil-Albert, de esta manera gráfica: «no se puede poner un bache a la rueda por que se corre el riesgo de que explote muy pronto.»

Durante la última jornada de conversaciones, los representantes del PNV (Arzallus, Ollora, Unzueta, Guevara y Vizcaya) vivieron materialmente en el palacio de la Moncloa desde las ocho de la tarde del martes hasta las 4 de la tarde de ayer sin dormir y apenas comiendo.

Al otro lado de la mesa de negociación estuvieron Gil-Albert, Osear Alzaga, Alberto Otiart, Pérez-Llorca, Arias-Salgado, algunos otros ministros ocasionalmente así como Suárez.

El nacionalista vasco Unzueta dijo a tos periodistas que «nos han tratado más que cordialmente, cariñosamente. E1 presidente del Gobierno ofreció sus camisas y su propio cuarto de baño».

Según el senador del PNV el lema más difícil hasta última hora fue el de la educación, en el que costó mucho esfuerzo alcanzar un punto de convergencia.

 

< Volver