Autor: Carandell, Luis. 
   García Valdés     
 
 Diario 16.    25/07/1979.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Candelario

García Valdés

Hace ahora unos tres años y medio, en marzo del 76, la redacción del semanario «Cuadernos para el Diálogo», donde entonces trabajaba, realizó un informe-reportaje sobre el tema de «Los que esperan la amnistía». Trabajamos en el reportaje varias personas y elegimos para que nos asesorara en cuestiones de política penitenciaria a Carlos García Valdés, ligado desde hacia años a «Cuadernos».

Muchos eran entonces los que esperaban la amnistía, y no lo digo sólo porque podía pensarse que la esperábamos todos los españoles, sino porque había en las cárceles centenares de presos políticos a los que los cambios que entonces se presentían, les hacían confiar en obtenerla.

Hablé entonces mucho con García Valdés y cuando fue nombrado director general de Instituciones Penitenciarias, me acuerdo que pensé que muchas de sus ideas serían irrealizables y que la distancia que hay entre la teoria y la práctica le iba a hacer modificar incluso algunas de ellas.

Ahora, en el momento en que se despide García Valdés, es oportuno recordar el error en que entonces cayeron los más optimistas de sus amigos y reconocer la enorme labor que ha realizado. García Valdés es el apellido de uno de los más resonantes éxitos de nuestra democracia, precaria aún en otros aspectos. Y no cuesta trabajo asociarse, creo que con la mayoría de los españoles, a las aclamaciones que ayer se le tributaron en el Congreso de los Diputados. Luis Carandell.

 

< Volver