País Vasco. No colocará más bombas y anunció supuestos contactos con el Gobierno. 
 ETA (p-m) dejará en paz al turismo     
 
 Diario 16.    03/08/1979.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

6/ nacional

País Vasco

3-agosto-79/Diario16

ETA político-militar anunció ayer una tregua en la campaña de bombas contra el turismo y que ha costado hasta el momento cinco muertos y más de un centenar de heridos. En un lugar desconocido del País Vasco, tres encapuchados, que dijeron hablar en nombre de la organización terrorista, manifestaron que los últimos atentados los habían realizado en relación con la lucha por el Estatuto de autonomía y el regreso a Euskadi de los presos vascos recluidos en la prisión de Soria. Uno de los presuntos portavoces

de ETA explicó que el Gobierno había negociado una tregua después de las primeras explosiones en la costa mediterránea y que las del pasado día 29 en Madrid -colocadas en el aeropuerto de Barajas y estaciones de ferrocarril de Chamartín y Atocha— fueron consecuencia del incumplimiento por el Gobierno de lo acordado.

El secretario de Estado para la Información, Josep Meliá, desmintió oficialmente que el Gobierno hubiera mantenido negociaciones con ETA político-militar, contradiciendo de ese modo las afirmaciones de los etarras y del comunicado que entregaron a una veintena de periodistas españoles y extranjeros en la secreta rueda de prensa celebrada ayer.

A primeras horas de la tarde, en la localidad francesa de Anglet, muy cerca de Bayona, tres presuntos militantes de ETA fueron objeto de un atentado, a resultas del cual Juan Lopategui Carrasco se encuentra clínicamente muerto según los médicos que le atienden en el hospital de Bayona.

No colocará más bombas y anunció supuestos contactos con el Gobierno

ETA (p-m) dejará en paz al turismo

SAN SEBASTIAN, 3 (D16).— Tres personas encapuchadas, vistiendo monos de trabajo, delante de una gran ikurriña colocada en la pared y que dijeron hablar en nombre de ETA político-militar, anunciaron a unos veinte periodistas reunidos secretamente en un lugar desconocido de Euskadi, que por el momento no pondrán más bombas dentro de la campaña que han mantenido contra el turismo.

Para demostrar la veracidad de su afirmación anunciaron el enclave de tres artefactos situados en la playa de Satou, en Sitges y en la estación de ferrocarril de Alicante. Las tres bombas fueron localizadas por la Policía sin que se registraran heridos. Los artefactos estaban programados para que explotaran a las diez de la mañana de hoy.

Los presuntos portavoces de ETA se refirieron a un supuesto pacto acordado por el Gobierno después de las primeras explosiones sucedidas entre el 27 de junio y el 4 de julio.

Según los anónimos interlocutores, que entregaron un amplio comunicado a los periodistas, es en el contexto de las primeras tandas de explosiones cuando el Gobierno, con objeto de comprobar el control de la colocación de las bombas, inicia los primeros contactos con la organización terrorista. El día 3 de julio representantes gubernamentales —los encapuchados precisaron que no hubo intermediarios y que el propio Adolfo Suárez estaba implicado en los contactos—, pidieron «una tregua del 6 de julio al 10 del misino mes y se compromete, caso de cumplirse la mencionada tregua, a realizar una propuesta concreta, en base a las dos reivindicaciones exigidas por ETA», precisa el comunicado.

Como consecuencia de esa primera tregua «ETA cumple, escrupulosamente -continúa el escrito—, la condición exigida, y el 7 de julio el Gobierno, a su vez, cumple la primera de nuestras exigencias. Satisfecha la primera exigencia, el 16 de julio ETA hizo llegar al Gobierno un comunicado en el que anunciaba la continuación de la campaña, en su segunda lase, en el caso de que no se produjeran los traslados de presos a las cuatro cárceles de Euskadi, así como una declaración pública asegurando dichos traslados. El Gobierno promete una respuesta para el día 26 de julio, en tanto que ETA exige que sea para el día 24».

El comunicado de ETA reseña a continuación cómo no se realiza el traslado, lo que provoca la segunda fase de la campaña que suponen las explosiones en el aeropuerto de Barajas y las estaciones de Chamartín y Atocha con un balance de seis muertos y más de cien heridos.

Los supuestos portavoces reconocieron haberse equivocado con la operación conjunta en la capital de España que en algún momento denominaron como «la tragedia de Madrid», por ser utilizada —dijeron- por el Gobierno en su propio beneficio.

La declaración de ETA político-militar se llevó a cabo en absoluto secreto y con notables medidas de seguridad. Los periodistas asistentes fueron recogidoa en varios puntos del País Vasco y trasladados en camionetas con los ojos tapados a algún punto de Euskadi, presumiblemente de Navarra.

Los informadores no pudieron recuperar la visión hasta encontrarse en una habitación de un caserío en medio de la montaña y con mucha vegetación.

El partido integrante de la coalición Euskadiko Ezkerra, EIA, al que en medios políticos se considera muy próximo a ETA político-militar, negó que alguno de sus militantes hubiese participado ni directa ni indirectamente «Nos autoeriticamos públicamente por no haber previsto las consecuencias de la política incoherente de la UCD, dijeron los encapuchados, que se identificaron como dirigentes de la ETA político-militar. Agregaron que suspendían la campaña contra la población civil, retirando a sus comandos de las zonas del Mediterráneo, porque habían llegado a la conclusión de que «el Gobierno español puede utilizaren su provecho las bombas colocadas por ETA».

ETA (p-m) afirmó en la rueda de prensa que el Gobierno prometió el 24 de julio que el traslado de presos de Soria a otras cárceles se haría en los días siguientes, pero «como siete encarcelados que estaban en Basauri (Vizcaya) fueron trasladados a Soria, consideramos que el compromiso estaba roto».

ETA (p-m) afirma: «no aceptamos las criticas procedentes de las direcciones de partidos reformistas y burgueses como el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), el Partido Comunista de España (PCE) y el Partido Nacionalista Vasco (PNV), pues son sistemáticas y cuestionan la lucha armada en sí misma, arma de los trabajadores».

También acusan a estos partidos de ser favorables «a la violencia institucional», y de haber hecho declaraciones «en favor de la represión del Pueblo Vasco», por contra «aceptamos las críticas de las fuerzas, políticas que sitúan la lucha armada en su justo término y que han pedido un esclarecimiento público sobre los sucesos de Madrid», agregan los «poli-milis»

A las tres de la tarde, artificieroartificieros de la Policía llegados de Murcia explosionaron un artefacto compuesto por dos kilos y medio de «goma-2», colocado por ETA (p-m) en la consigna de la estación de Renfe, de Alicante.

A las dos de la tarde se había avisado desde la Comisaría de San Sebastián a la Comisaría de Alicante de la colocación exacta del artefacto. ETA (p-m) había anunciado, por medio de la agencia Euskadi Press, que renunciaba a su plan terrorista y explicaba los lugares de colocación de tres artefactos.

También en Salou el equipo de desactivadores de la Policía Nacional hizo explosionar, poco antes de las diecinueve horas, el artefacto colocado por ETA (p-m) en el «parking» Sala, situado en el paseo de Salou.

 

< Volver