País Vasco. Uno resultó muerto y los otros muy graves. 
 Más de cincuenta disparos contra tres guardias civiles     
 
 Diario 16.    09/08/1979.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Pais Vasco

Uno resultó muerto y los otros muy graves

Más de cincuenta disparos contra tres guardias civiles

BILBAO, 9 (D16).-Cuatro individuos, presuntamente de ETA militar, dispararon, a mediodía de ayer, contra un jeep de la Guardia Civil, junto al aeropuerto bilbaíno de Sondica, causando la muerte de uno de los agentes y heridas muy graves a los otros dos que ocupaban el vehículo.

El comando, con todos su miembros encapuchados, efectuó más de cincuenta disparos desde un muro del cementerio de los ingleses, cercano a las pistas del aeropuerto de la capital vizcaína y situado en la carretera que conduce de la localidad de Derio a la de Sondica, en el barrio de Larrondo.

Al recibir los impactos, el jeep de la Guardia Civil volcó aparotasamente, incidencia que aprovecharon los agresores para abandonar los parapetos que habían montado junto a la tapia del cementerio británico y darse a ¡a fuga, inmediatamente, en un vehículo marca Seat 1430, matrícula BI-155429, propiedad del guarda del cementerio.

Previamente, sobre las 7,30 de la misma mañana, habían encerrado en la capilla, junto con dos muchachas y una monja que daban clases de inglés, al guarda del cementerio.

Tras ser recogidos del interior del jeep volcado, al parecer por un fuerte volantazo del conductor, sus tres ocupantes, pudo comprobarse que el guardia Antonio Nieves Cañuelo, de veintitrés años de edad, casado, con dos hijos y natural de Marmolejo (Jaén), tenía heridas mortales de necesidad, en tanto que el guardia Juan Cortijo Duran, de treinta años, soltero y natural de Navazuela (Cáceres) tenía heridas graves, y el tercer ocupante, el guardia Benito Rodríguez Lara de veintitrés años, soltero y natural de Junquera (Zamora), presentaba heridas de menor gravedad.

ingresó cadáver

- En el hospital de Basurto, donde fueron trasladados inmediatamente y donde ingresaron a las 12,45, certificaron la defunción de Antonio Nieves, pronosticándose como de carácter gravísimo y pronóstico menos reservado las heridas que presentaban los otros dos ocupantes del jeep.

Juan Cortijo presentaba nueve impactos de bala. Una de ellas en la región-inguinal derecha con «sección muscular y arrancamiento de safena», otra en la región génito-perineal con gran desgarro escrotal y ablusión testicular izquierda. La tercera la había recibido en el tercio superior y cara interna del muslo, con trayecto oblicuo profundo hasta la rodilla sin orificio de salida, una cuarta bala le había producido un herida y desgarró en regiones escapular derecha con fractura de escápula. Asimismo, presentaba herida de bala en costado izquierdo en sedal, herida de cara posterior de brazo izquierdo con orificio de entrada en tercio medio y fractura de húmero, otra herida de bala con orificio de entrada en región glútea derecha con trayecto oblicuo profundo produciendo fractura del tercio superior del fémur y con alojamiento en pelbis menor y otras dos heridas.

 

< Volver