Tercera fase de la ofensiva etarra     
 
 ABC.    31/07/1979.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

MADRID. MARTES 31 DE JULIO DE 1979 - NUM 22.869 VEINTE PESETAS

ABC

DOMICILIO SOCIAL: SERRANO, 61 - MADRID DEPOSITO LEGAL; M -13 - 1958 - 80 PAGS.

TERCERA FASE DE LA OFENSIVA ETARRA

Tras los atentados contra las FOP del sábado Tres líneas del Metro madrileño estuvieron para y las bombas del domingo, falsas amenazas lizadas por espacio de una hora y hubo desalojos sembraron ayer la confusión y el temor en Chamartín y la Estación del Sur.

MADRID. (Do nuestra Redacción.) En el transcurso de las últimas setenta y dos horas la ETA lia desarrollado una brutal ofensiva en tres fases contra las instituciones democráticas, la paz civil y, en general, contra todos y cada uno de los ciudadanos españoles. Después de los alentados del sábado contra las Fuerzas de Orden Público, cuyo saldo es ya de cuatro muertos, y después de las tres bombas que anteayer domingo segaron ¡a vida do otras cinco personas y causaron un centenar de heridos en las estaciones de Atocha y Chamartín y en el aeropuerto de Barajas, en la mañana de ayer se desarrolló la tercera fase de la operación.

De acuerdo con la más helada ortodoxia del terrorismo psicológico, en numerosos lugares de la capital comenzaron a recibirse amenazas de bombas, que si bien luego se comprobarían falsas sirvieron para sembrar la inquietud y paralizar la vida ciudadana.

Al igual que de forma tan cruenta había sucedido el día anterior, los objetivos de los terroristas, de su colaboradores o incluso de sus cómplices, fueron los puntos neurálgicos del transporte de viajeros. Así, nuevamente, el aeropuerto de Barajas y la estación de Chamartin, recibieron amenazas telefónicas y otro tanto ocurrió en la Estación de Autobuses del Sur. Aunque tanto Chamartín como la estación del Sur llegaron a ser desalojadas, interrumpiéndose temporalmente el servicio de trenes y autobuses, la llamada que verdaderamente causó un serio trastorno en la vida de la capital fue la recibida advirtiendo de la colocación de explosivos en diversas líneas del Metro.

El propio presidente de la Compañía, don Juan Torres, explicó poco después a los demás medios informativos que las tres amenazas afectaban, en concreto, a las líneas I (Plaza Castilla-Portazgo), II (Ventas-Cuatro Caminos) y V (Aluche-Ciudad Lineal), tal vez las tres de más intenso tráfico, debido, sobre todo, al elevado número de trabajadores que transportan. El servicio quedó interrumpido en estas tres lineas al filo de las doce del mediodía, invitándose al público a abandonar las estaciones bajo pretexto de «averías técnicas».

A pesar de la exhaustiva búsqueda realizada por los artificieros de la Policía Nacional, apoyados por numerosos funcionarios no especialistas, ningún artefacto explosivo fue localizado. Al cabo de unos cuarenta y cinco minutos volvieron a funcionar las líneas I II, prolongándose hasta algo más de una hora la interrupción en la línea V.

Aunque en esta tercera fase de la ofensiva etarra no ha habido afortunadamente qua lamentar nuevos derramamientos de sangre, sí que han sido muchas las molestias ocasionadas por la misma a gran número da ciudadanos. Entre las doce y casi las dos del mediodía diversas zonas de la capital se vieron afectadas por atascos y embotellamientos. Téngase en cuenta que ayer, aprovechando el comienzo de semana, muchos madrileños anticiparon el inicio de las vacaciones de agosto y otro buen número da ellos regresaron a la capital. Hay que destacar, igualmente, la presencia de numerosos turistas extranjeros entre el contingente de usuarios de los transportes públicos afectados por su interrupción.

 

< Volver