En los atentados del domingo. 
 Ya son cinco los muertos  :   
 ETA político-militar, reponsable de la colocación de los artefactos en Barajas, Chamartín y Atocha. 
 ABC.    31/07/1979.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 21. 

EN LOS ATENTADOS DEL DOMINGO YA SON CINCO LOS MUERTOS

ETA político-militar, responsable de la colocación de los artefactos en Barajas, Chamartín y Atocha

Madrid. (De nuestra Redacción.) Cinco muertos y 95 heridos es el trágico balance de los atentados terroristas perpetrados el mediodía del domingo contra trem centros neurálgicos de la capital española.

A las 12,40 horas del domingo se recibió en la Redacción de Efe de Madrid una llamada de Euzkadi Press indicando que se iba. a facilitar un comunicado. Según fuentes próximas a la Jefatura Superior de Policía de Madrid, existen evidencias fundadas para sospechar que ETA político-militar es responsable del triple atentado.

Inmediatamente después pasaron una grabación en la que se oía una voz masculina que, precipitadamente, dijo: «ETA, organización amada para la revolución vasca, en su segunda fase de la operación (añadió algo que no se entendió), hoy, 29 de julio de 1979, entre las doce y las catorce horas harán explosión tres bombas en Madrid: en Barajas, Chatnartín y Atocha.» Efe avisó Inmediatamente del contenido de la llámate al Departamento de Orden Público.

Las explosiones se produjeron de forma escalonada durante catorce minutos, entre las 13,01 y las 13,15.

La secuencia de las explosiones fue así: Pocos segundos después de las trece horas, en el departamento de consignas de llegadas nacionales del aeropuerto de Barajas. A las trece y doce minutos, en el vestíbulo de la estación de Chamarían. Finalmente, a las trece y quince minutos, en la consigna de la estación de Atocha.

El Gobierno Civil de Madrid, en «na nota informativa facilitada a última hora de la tarde del domingo, comunica que en los tres atentados se utilizaron maletines contemporizadores que activaren a la hora establecida sor los terroristas una cantidad de cinco o seis kilos de explosivos.

Las pérdidas materiales originadas por las explosiones se estiman en unos veintitrés millones de pesetas entre todos los puntos afectados. Se desconoce cuándo estarán en funcionamiento las zonas destruidas.

BARAJAS: Un policía nacional y un guardia civil entre los heridos.

Un muerto y siete heridos es el balance de ¡a explosión registrada a la una de! mediodía en e] departamento de consigna de llegadas nacionales an el aeropuerto da Barajas.

Nada más registrarse la explosión, según ha sabido Efe de testigos presenciales, el personal de Iberia y !os efectivos de la Guardia Civil y Policía Nacional que se encontraban en las inmediaciones comenzaron a evacuar a los heridos por la explosión del artelacío. Los heridos, personal del departamento de consigna, viajeros, un policía nacional y un guardia civil fueron trasladados a sanidad da Barajas y, después, al centro hospitalario da La Paz.

La bomba se encontraba dentro de una maleta colocada en consigna al lado de una pared que colindaba ion los lavabos de este departamento. Tanto el interior como la fachada de este edificio han quedado completamente derruidos.

CHAMARTIN: La onda expansiva alcanzó cincuenta metros

La explosión en la estación cíe Chamartin se produjo once minutos después de la habida en el aeropuerto de Barajas. Inmediatamente se procedió al desalojo del público y el tráfico ferroviario quedó interrumpido. La explosión causó la muerte de una señora y numerosos heridos.

El artefacto explosivo había sido colocado en las taquillas automáticas del vestíbulo que están situadas junio a las vías de largo recorrido. La onda expansiva alanzó un radio de acción de cincuenta metros.

Los destrozos ocasionados por la explosión son cuantiosos y la mayoría de las personas heridas han resultado a consecuencia de cortaduras de cristales.

ATOCHA: Los artificieros buscaron nuevos artefactos

El tercero y último de los atentados se produjo a las 13,15 en la estación de Atocha, que causó la muerte de tres personas.

La bomba se encontraba detrás de la oficina de información, situada al lado de la oficina de coches-cama en el departamento de consigna, en el interior de una maleta.

Uno de los fallecidos es la mujer que atendía la oficina de información.

El lugar, en el momento de la explosión, se encontraba lleno de público, por lo que los heridos son numerosos. Unos 30 ó 40 fueron trasladados en coches «Z» de la Policía Nacional y en ambulancias a diferentes centros sanitarios, y varios más, según testigos presenciales, con cortes producidos por los cristales, abandonaron ¡a estación en taxis.

Después de la explosión, los viajeros y el personal de Renfe fueron desalojados, ante el temor de nuevas explosiones, y la zona acordonada. Artificieros de la Policía Nacional registraron durante dos horas el recinto de la estación ante la amenaza de nuevos artefactos explosivos, sin que se encontrara ninguno.

El departamento de consigna quedó destrozado por ios efectos de la explosión, asimismo, la onda expansiva aféelo a las oficinas del primer piso y rompió prácticamente todos los cristales de la zona de entrada.

La explosión se produjo en la zona de facturación de equipajes.

 

< Volver