Autor: Marcos, Ángel. 
 Rueda de prensa en Bruselas. 
 Monzón y Castells amenazan con una violencia mayor en el País Vasco     
 
 ABC.    13/07/1979.  Página: 9-10. Páginas: 2. Párrafos: 13. 

ABC. VIERNES. 13 DE JULIO DE 1979. PAG. 9.

RUEDA DE PRENSA EN BRUSELAS

MONZÓN Y CASTELLS AMENAZAN CON UNA VIOLENCIA MAYOR EN El PAÍS VASCO

«El llamado Estatuto de Guernica no traerá la paz» (Castells)

BRUSELAS, 12. (De nuestro corresponsal.) Herri Batasuna no aceptará el Estatuto de Guernica ni cesará su lucha contra el Estado español, mientras el País Vasco no obtenga su autodeterminación. Esto ha sido, en síntesis lo que han declarado, en el Centro Internacional de Prensa de Bruselas, Telesforo Monzón y Miguel María Castells.

Los señores Monzón, y Castells, acompañados de la señora Fando, abogada de Bayona, han ofrecido hoy una conferencia de Prensa, con objeto de informar a la opinión pública belga sobre la situación en Euzkadi. El primero en tomar la palabra fue el senador de Herri Batasuna, señor Castells, quien después de elogiar "la lucha llevada a cabo por el pueblo belga contra el fascismo, dijo que el pueblo vasco seguía hoy luchando contra este fascismo. El pueblo belga, dijo Castells, echó fuera a la policía nazi de ocupación y quitaron sus puestos a los colaboracionistas, mientras que en Euzkadi seguimos bajo la policía nazi del franquismo, contra la que seguimos luchando, y bajo autoridades nazis y colaboracionistas. El senador Castells afirmó que el problema más importante del pueblo vasco era que no se podría construir un mínimo de democracia con la policía nazi, con las autoridades nazis, con los carceleros nazis y con los gobernadores nazis. Insistiendo en el tema Castells afirmó que significados policías «torturadores» en Euzkadi hablan sido promovidos recientemente a puestos de dirección de la mas alta responsabilidad.

Hoy día, dijo el senador de Herri Batasuna, en el País Vasco se reprime, más que Franco, en las calles, en las comisarías y en las cárceles y el brazo del franquismo sale fuera del Estado español, donde antes no pudo llegar.

Para ilustrar esta «represión», el señor Castells afirmó que desde enero hasta junio del presente año se habían producido diez muertes por las balas de la Policía española y por las de los llamados incontrolados, no en choques armados, sino asesinados sin que opusieran resistencia física a «sus asesinos». El señor Castells no quiso mencionar el número de asesinatos perpetrados por la organización terrorista ETA, a la que él parece profesar gran admiración, pero si dijo que existía en Euzkadi una situación de falta de seguridad absoluta para las personas, ya que éstas estaban expuestas a los atentados de la extrema derecha y de la Policía, que él calificó «del mismo asunto». En las comisarias, añadió, sistemáticamente, los políticos detenidos en Euzkadi, permanecen diez días incomunicados y en las torturas, también sistemáticas, se utilizan corrientes eléctricas. Castells mencionó el brato que recibían en el extranjero los refugiados vascos con antecedentes penales de la época franquista.

Para terminar su intervención. Castells dijo que los pequeños y medíanos industriales en Euzkadi le habían facilitado datos sobre medidas especiales que suponían una verdadera represión económica, que hacían pensar en que se estaba tratando de «yugular» el movimiento por la libertad y la democracia en EuzkadI e incidir políticamente. A continuación Intervino la abogado de Bayona, señorita Fando. quien manifestó que después de escuchar a su colega, era comprensible que hubiera refugados políticos vascos en Europa y especialmente en el Estado francés. La abogado dedicó toda su Intervención a arremeter contra su Gobierno por las dificultades que ponía a los vascos para residir en Francia. La señorita Pando nos leyó un artículo de la Convención de Ginebra sobre los refugiados, y afirmó que el Estado francés hacía todo lo posible para violar esta Convención y sus propias leyes nacionales, Pero, como era de esperar, la letrado olvidó mencionar el comportamiento de los refugiados que se acogen a esta Convención.

Para terminar su «brillante» Intervención la señorita Fando dijo: «El Gobierno francés da la mano al Gobierno español para aplicar la tortura en las cárceles españolas.»

Telesforo Monzón, diputado del también Herri Batasuna, comenzó diciendo que no habían venido a Bruselas para «llorar» ni para ponerse de rodillas, ya que este no era su estilo, sino que habían venido por tres cosas: «En primer lugar, para informar desde nuestro punto de vista, ya que cuando se está en lucha no se puede afirmar que se sea, objetivo. En segundo lugar, —dijo—, para advertir.... y que nadie interprete en esto la sombra de una sola amenaza, la situación hoy para el propio País Vasco, para el Estado español y por sus repercusiones, para el Estado francés, es grave, muy grave, y puede convertirse en explosivas «Venimos, también —dijo Monzón—. con un sentido constructivo, optimista. Venimos a decir que estamos dispuestos, en tanto que parlamentarios de Herri Batasuna. y en nombre de Herri Batasuna, a contribuir con todas nuestras fuerzas para que llegue un "cese el fuego" que evite la etapa siguiente, infinitamente más dura, a que podemos llegar y encontrar con inteligencia y con corazón una solución pacífica al problema vasco.»

EL ESTATUTO NO TRAERÁ LA PAZ.— Preguntado el señor Castells si el Estatuto de Guernica no podría ser esta solución, respondió: «El llamado Estatuto de Guernica no traerá la paz al País Vasco.» Castells añadió que la ETA había expuesto cinco reivindicaciones que una vez conseguidas traerían Ja paz a Euakadi. Al mismo tiempo afirmó que esto era lo que Herri Batasuna esperaba para poner fin a la situación fascista en el País Vasco.

Castells dijo que el País Vasco estaba bajo una especie de ocupación que impedía actuar democráticamente, ya que las elecciones se habían celebrado manteniendo el orden la Guardia Civil y la Policía Armada, formadas ambas bajo el franquismo, con mentalidad fascista y con una práctica, también fascista.

El Estatuto de Guernica, dijo Castells, es un estatuto que no asume estas reivindicaciones esenciales del pueblo vasco y. por tanto, «no puede poner lin a esta situación que, de hecho, está justificada (repito) que de hecho está justificando la lucha armada». Castells "aclaró que este estatuto no podía ser aceptado porque «no es nacional, -ya que no incluye a Navarra, no contiene el derecho democrático de autodeterminación, no resuelve la salida de las Fuerzas de Orden Público del País Vasco y porque no aceptamos la vía de las Cortes, donde no tenemos nada que hacer. Por otra parte, dijo Castells, tampoco aceptamos la Constitución, que ha sido rechazada masivamente en Euzkadi.

El senador de Herri Batasuna afirmó que apoyaría un estatuto de elaboración popular, que en estos momentos se estaba redactando y que sería distribuido por todo Euzkadi.

En la sala de Prensa, como es su costumbre, se había colocado de «polizón» un diputado de la Volksunie, de extrema Izquierda, muy conocido por la Policía española y sobre el que. si las noticias que tenemos se confirman, ya tendremos ocasión de hablar, quien en lugar de hacer la pregunta, a la que no tenia derecho, ya que no es periodista, nos colocó un terrible discurso sobre los muertos vascos a manos de la Policía.

Haciéndose eco al intruso, el señor Monzón dijo que si quien mataba era fascista, no había nada que hacer, pero que si era un patriota vasco... se movilizaba a toda la Policía.

Subiendo el tono de su voz, Monzón dijo: «Mientras no se dé la libertad completa a nuestro pueblo, continuaremos combatiendo no al pueblo español, ni al catalán, ni al gallego, a quien amamos, sino que combatiremos al Estado centralista español, en Estrasburgo y en todas partes y con todos los medios de que dispongamos.»—Ángel MARCOS.

 

< Volver