Lo saben todos en el sur de Francia. 
 El principal campo de tiro de ETA, localizado en el bosque de Irati  :   
 Las autoridades francesas están enteradas, pero se encogen de hombros. 
 ABC.    13/07/1979.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ABC. VIERNES. 13 DE JULIO DE 1979. PAG. 11

LO SABEN TODOS EN EL SUR DE FRANCIA

EL PRINCIPAL CAMPO DE TIRO DE ETA, LOCALIZADO EN EL BOSQUE DE IRATI

Los autoridades francesas están enteradas, pero se encogen de hombros.

Granada, 12. (Logos.) «Mi Gobierno tiene mucha culpa de que los comandos de ETA no hayan desaparecido de una vez, y es pura comedia esos Pactos a que llegaron los ministros de Asuntos Exteriores de España y Francia, dado que en París no quieren problemas», ha declarado al periódico «Ideal», de Granada, un matrimonio francés que no ha querido dar su nombre, por razones obvias de seguridad, y que desde hace años pasan sus vacaciones de verano en la Costa del Sol.

El marido ha confesado al citado diario: «El Gobierno francés, lo mismo que todos los que vivimos en el sur de Francia, sabe que el principal campo de tiro donde ejercitan su puntería les comandos en formación de ETA está en el bosque Irati, y que las horas preferidas para efectuar dichos ejercicios son las del amanecer y el atardcer. Y si en el bosque Irati tienen sus campos de tiro, cerca de aquel lugar, concretamente en Begrie-sur-Joyeuse, la ETA tiene adquiridas dos granjas, donde sus comandes en formación descansan y reciben las correspondientes enseñanzas teóricas, sin que a los franceses nos sea permitido asomar las narices por allí, pues en seguida aparece un joven vasco diciendo que es propiedad privada.»

«Pero todo esto —repito— lo conocen perfectamente las autoridades francesas, y es completamente incomprensible que en mi país se permita la formación de comandos terroristas, para que éstos puedan matar a los franceses que vienen a pasar sus vacaciones, como nosotros, a territorio español. Más de una vez hemos expuesto nuestras quejas a los gendarmes, y éstos se han limitado a encogerse de hombros, como si tal cosa.»

Por su parte, la joven esposa manifestó: «Nosotros vivimos en un pueblecito del sur de Francia, muy cerca de la frontera con España, y, por tanto, como todos nuestros vecinos, estamos bien al corriente de las andanzas de ETA por nuestro país entra el desinterés de nuestra Gendarmería, que cuando actúa es porque se lo mandan desde París. Más de una vez he estado merendando con unas amigas en un bar, y a nuestro lado estaban muchachos muy jóvenes, todos ellos vascos, que sin temor alguno gastaban bromas sobre los blancos obtenidos en sus ejercicios de tiro, cuyos disparos se escuchan con mucha frecuencias.»

 

< Volver