Autor: Angulo, Javier. 
 Fueron ametrallados cuando patrullaban el aeropuerto. 
 Un guardia civil muerto y dos heridos en una tentado en Sondica (Bilbao)     
 
 El País.    09/08/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Fueron ametrallados cuando patrullaban el aeropuerto

Un guardia civil muerto y dos heridos en un atentado en Sondica (Bilbao)

JAVIER ÁNGULO, Bilbao

Un guardia civil resultó muerto y dos más heridos —uno de ellos de gravedad— al ser ametrallado a mediodía de ayer el jeep en que circulaban, en las cercanías del aeropuerto bilbaíno de Sondica, concretamente en una de las carreteras de uso interior del propio recinto aéreo.

El atentado se registró a las doce en punto del mediodía, según los testigos que oyeron los disparos, y a las doce y cuarto, según fuentes de la policía. A esa hora circulaba por una carretera lateral del aeropuerto de Sondica —de uso exclusivo para el personal del mismo— un jeep de la Guardia Civil, ocupado por tres miembros del mismo cuerpo, que realizaban servicio de vigilancia en el recinto..

Cuando el jeep, a unos quinientos metros de la torre de control del aeropuerto, se dirigía por la citada carretera hacia el final de la pista de aterrizaje —casi ya en el término municipal.de Derio- fue ametrallado por varios jóvenes —dos o tres—, que se parapetaban tras la tapia del cementerio de Los Ingleses, situado a unos cincuenta metros del lugar por donde circulaba el vehículo. Al ser alcanzados sus ocupantes por los disparos —los testigos afirman haber escuchado tres ráfagas—, él jeep viró bruscamente a la derecha volcando sobre la cuneta y yendo a parar treinta metros más adelante en una acequia seca de un metro y medio de profundidad. El Land-Rover, que quedó situado boca abajo, resultó materialmente destrozado, hundiéndose su techo sobre los asientos ocupados por los guardias civiles.

Aunque este extremo no ha sido del todo confirmado, parece que cuatro jóvenes penetraron hacia las siete y media de la mañana de ayer en el cementerio británico o de Los Ingleses, situado en el término municipal de Sondica, reduciendo al guarda del mismo, a su esposa y su hija, y a una monja y dos muchachos, a quienes encerraron en la capilla. Dos podrían haber sido los jóvenes que efectuaron las ráfagas de fusil ametrallador. Todos ellos huirían casi desde la entrada del cementerio con el coche particular del guarda, un Seat 1430, color ceniza, matrícula BI-155429.

Las primeras personas que llegaron al lugar del atentado, personal del aeropuerto, comprobaron la extrema gravedad de las heridas del guardia civil Antonio Nieves Cañuelo, de veintitrés años de edad, natural de Marmolejo (Jaén), casado y con dos hijos, que ingreso cadáver en el Hospital Civil de Basurto. Sus dos compañeros, Juan Cortijo Duran y Benito Rodríguez Lara, conducidos al mismo centro, fueron atendidos de heridas de carácter grave y menos grave, respectivamente.

La capilla ardiente del guardia civil Antonio Nieves quedó instalada en el cuartel de La Salve de Bilbao, donde se cree se celebrará hoy el funeral de cuerpo presente.

 

< Volver