Un truco abertzale     
 
 Diario 16.    22/08/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Un truco abertzale

Todo el que vote no, no vote, o estornude él día del referéndum vasco sobre el Estatuto de Guernica, será contabilizado como voto favorable a la habilísima coalición abertzale y protoetarra Herri Batasuna. El truco es tan evidente —propugnar a la vez la abstención y el voto negativo— que hay que esperar no engañe a nadie. En última instancia, y con los mismos méritos, los partidos defensores del Estatuto también podrían hacer lo mismo para ganar con trampa: proponer el voto sí o la abstención. Después de ello sumarían síes y abstenciones, y a dormir tranquilos.

Sólo quienes no creen en la voluntad de la mayoría, quienes creen tener siempre razón por encima de lo que opinen los demás, aunque los demás sean mayoría, pueden recurrir a triquiñuelas semejantes para engañar a la opinión. Decir que no votar y votar no es votar Herri Batasuna, es algo inédito en la historia de la democracia. Fuerza es reconocer, sin embargo, que Herri Batasuna jamás ha dicho creer en la democracia.

Pero sí cree en la forma de utilizar sus mecanismos: si llueve el día del referéndum, la lluvia será abertzale para quienes no se paren demasiado a pensarlo.

Por este camino llevado a sus últimas consecuencias, Herri Batasuna podría seguir inventando y colocar piquetes armados ante los colegios electorales para forzar la abstención.

Ni el pueblo vasco ni su trayectoria hacia la autonomía se merecen el recurso a tales artimañas, dignas de los viejos caciques de pasadas épocas y que sólo contribuyen a enturbiar un proceso que debe ser lo más limpio posible.

 

< Volver