Mercado Común     
 
 Informaciones.    27/05/1972.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

MERCADO COMÚN

EL tema de nuestras relaciones con el Mercado Común sigue constituyendo una de las claves de la

política nacional. Ahora se ha sabido a este respecto que «n la reciente visita del ministro español de

Asuntos Exteriores a Lisboa, el tema fue tratado con las autoridades portuguesas. Ha quedado claro que

los dos palees intentarán el ingreso en las Comunidades por separado y no estableciendo previamente una

zona ibérica de libre cambio. Al parecer, el señor López Bravo ha explicado en Lisboa la actitud española

ante nuestra posible inclusión en una E.F.T.A. deteriorada por la exclusión de Oran Bretaña. Dinamarca y

Noruega. Primero Intentaremos renegociar con la C.E.E. nuestro acuerdo comercial preferencial, y

después estudiaremos la posibilidad de Integrarnos a la E.F.T.A, (Asociación Europea de Libre

Comercio).

El señor López Bravo ha concedido una entrevista al «Diario de Barcelona» sobre este mismo tema. «Ni

en el Tratado de Boma —afirma el ministro— ni en los instrumentos que regulan las funciones de las

diversas instituciones creadas por el mismo existe ninguna disposición que- Impida Jurídicamente el

ingreso de ESpaña en la C.E.E. Como tampoco existe decisión alguna del órgano ejecutivo por

antonomasia de .la Comunidad, su Consejo de ministros, qué imponga condicionamientos de tipo político

que impidan a España solicitar y materializar dicho ingreso. (...) Se oyen voces que piden una ¿Iteración

sustancial de nuestro régimen político para conformarlo al de otros países europeos, .sugiriendo que con

ello veríamos resueltos los problemas de nuestra política europea. J?sta actitud me parece ingenua o in-

teresada. La nación española siempre tendrá su peculiar ¡problemática frente a los otros países de Europa.

(..,) ¿Por qué no solicitamos de inmediato la plena adhesión a la Comunidad? Porque aunque ello es lo

importante y su carácter permanente, tiene más urgencia la actualización del acuerdo vigente,

imprescindible por razones de Justicia. Y ambos planteamientos y subsiguientes negociaciones no pueden

simultanearse...»

En la Cámara de Comercio de Valencia, el catedrático de Derecho, señor Broseta Pons, afirmó, por su

parte, que «son claramente políticas las razones que impiden el ingreso de España en la C.E.E.». En

Barcelona, el señor Ribera Rovira, presidente de la Unión de Empresarios del Metal, reafirmó la

insuficiencia del actual acuerdo preferencial con el Mercado Común 5 la necesidad urgente de revisarlo.

Por otra parte, en la VI Asamblea de Labradores y Ganaderos celebrada en Madrid se acordó, entre otras

conclusiones, la necesidad de una «plena integración en el Mercado Común, a pesar de que en principio la

ampliación a «diez» de la C.E.E. perjudique a la agricultura española. El balance de esta integración se

considera positivo para España».

Pero sobre este tema, la opinión que más comentarios ha suscitado ha sido la de don Diego Ramírez en el

diario «Arriba». En un artículo titulado «Europa como pretexto», afirma que la Integración inmediata de

España en la C.E.E. no es deseable. A lo largo de todo el articulo repudia el sistema liberal de partidos

políticos y llega a la conclusión de que en Europa y en la cuenca mediterránea el pluripartidismo está en

regresión, a tenor de los ejemplos que nos deparan los países europeos comunistas, Turquía, las naciones

árabes o Grecia. Este último país lo presenta el señor Ramírez como ejemplo de dignidad nacional, ya que

«prefirió el orden y la prosperidad interiores a su presencia en la asamblea de Estrasburgo».

 

< Volver