¿Un problema económico?     
 
 Informaciones.    03/06/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

¿UN PROBLEMA ECONOMICO?

DE cara al Mercado Común, se ha insistido en los últimos días en que no existen obstáculos políticos que

condicionen nuestro ingreso en la C.E.E. y en que no podemos abocar a dicho ingreso mientras no se

adecúen nuestras estructuras económicas, principalmente las industriales.

Un editorial de «Nuevo Diario» planteo el problema en tales términos. Después, don Laureano López

Rodó afirmó a «Gaceta Ilustrada» que «la integración en Europa es exclusivamente un fenómeno de la

integración de núes, tra economía en la economía exterior. Por tanto, la integración debe ser gradual:

nuestra´ economía no habría resistido el paso súbito de nuestra propia estructura económica a la de

Europa; es decir, un desarme arancelario súbito habría barrido nuestra industria y no hubiera sido juicioso

admitirlo. Lo qne está claro es que, después del acuerdo preferencia!, podremos llegar sin traumas, en una

segunda fase, » una plena integración. Problemas políticos, no hay...».

El señor Cerón, director general de Relaciones Económicas Internacionales, afirmó por su parte en TVE.

que «sería absurdo plantearnos los condicionamientos políticos cuando en este momento no podemos

presentar nuestra candidatura al Mercado Común por motivos económicos».

El ministro de Asuntos Exteriores, en respuesta al ruego de un procurador, afirma que «la tarea inmediata

y urgente a la que hay que hacer frente es la de actualizar el «cuerdo preferencial entre la C.E.E. y

España».

El señor Ordeix, subcomisario del Plan de Desarrollo, inmediato colaborador, por tanto, del señor López

Rodó, escribe en su reciente libro «España, hacia una economía industrial», k> siguiente: «La estrategia

industrial del país ha de consistir en alcanzar cuanto antes el "nivel de integración", aunque la

consecución de este nivel no debe concebirse eoiao una condición Indispensable de cara al ingreso. (...)

Por el contrario, estimo que aun con las diferencias económicas hoy existentes, sería preferible formar

parte de la Comunidad a permanecer fuera de ella.»

En otro plano, el señor Ribera Rovira, presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, ha dicho que

«el pleno ingreso de España en el Mercado Común es imprescindible, porque España no puede quedar

aislada». Por su parte, el embajador belga en España ha de. clarado que España entrará en el Mercado Co-

mún, pero no hoy, sino más adelante, pues para ello precisa una evolución de sus estructuras». No hace

muchos días que el embajador de Francia se pronunciaba en un sentido análogo.

Sintetizando: Debemos Ingresar en el Mercado Común; según unos, cuando nuestras estructuras

económicas lo permitan; según otros, incluso antes.

* Hay que negociar con urgencia el actual acuerdo comercial preferencial con la C.E.E.

* Para unos no hay impedimentos políticos que impidan solicitar el ingreso, y para otros, esos

impedimentos si existen, en cierto grado.

* Independientemente de todo lo anterior, nada impide pedir formalmente el ingreso en la C.E.E. —lo

que dilucidaría si tales Impedimentos políticos existen o no— y establecer un plazo, al igual que han

hecho otros países ya comunitarios, para que la entrada, en la C.E.E. se produzca sin daño para nuestra

economía.

 

< Volver