Autor: ;Fernández Briceño, Jesús Martín. 
 La situación en el País Vasco (IV). 
 El cooperativismo, una posible solución a la crisis económica     
 
 Informaciones.    20/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 21. 

LA SITUACIÓN EN EL PAÍS VASCO (IV)

El cooperativismo, una posible solución a la crisis económica

Por Ignacio G. IGLESIAS y Jesús FERNANDEZ BRICEÑO

MIENTRAS La tan aireada crisis parece provocar estragos en casi todos ios sectores económicos del país, haciendo incluso tambalear a muchos de los grandes emporios industriales y financieros, un modelo económico, casi desconocido en España, y que se sitúa a mitad de camino entre el capitalismo y el socialismo, dispone de los recursos y, re* servas para paliar estos, momentos críticos: el cooperativismo. :

Los orígenes del movimiento cooperativo vasco se remontan a 1942, año en el que llega a Mondragón un fundador, el cura vasco José María Arizmendarrieta, que inmediatamente inicia allí sus enseñanzas. Trece años más tarde, 1955, un reducido grupo de ex alumnos gayos crean en régimen cooperativo un taller de hornillos en Vitoria, con la denominación Ulgor, y al año siguiente se trasladan a otro nuevo y mayor en el propio Mondragón. A partir de este momento se inicia una gran actividad hasta llegar al periodo 1960-65, época en la que la expansión es máxima y se crea un gran número de cooperativas. Antes, en 1959, dos hechos fundamentales para el posterior desarrollo de las cooperativas habían tenido lugar. En abril, el Minis, terio de Trabajo aprobaba los Estatutos de Ulgor como cooperativa industrial, y en octubre se crea la Caja Laboral Popular, bastión principal del movimiento cooperativo, como luego veremos.

REMODELACION DEL TRABAJO

El sentido y objetivó de las cooperativas de Mondragón no % solamente producir segun las coordenadas de un determinado modelo, se lucha por una remodelación del trabajo. Las directrices en las que debe apoyarse esta remodelación pueden formularse asi, según Jesús Larrañaga, en «Lankide» (boletín interno de las cooperativas).

1. Concebir ,1a organización del trabajo de tal forma que permita un progresivo enriquecimiento de las tareas en cada nivel, cobinando autonomía y responsabilidad. En es- • ta linea hay que apurar la tendencia, hacia la implantación de plantas fIndustriales concebida^ para nuevas formas dé organización del trabajo y extender métodos equivalentes a las áreas de administración y, en general, a puestos/más indirectos y. burocratizados.

2. Flexibilizar el uso del tiempo en los trabajos rutinarios, particularmente , en mano de obra directa, dando entrada a nuevos grados de libertad, siempre que estos grados de libertad no atenten al desarrollo de la productividad necesaria para sobrevivir en un mundo concurrencial.

3. Maquinizar y, en general, robotizar los procesos de montaje y producción seriada, con el fin de eliminar los puestos más rutinarios y hacer evolucionar la empresa hacia modelos de organización de más contenido, mas indirecto y menos de actividad directa o gestual

Juzgamos interesante él comentario del escritor Beltza acerca de las cooperativas de Mondragón, ya que en cierto modo define la esencia de éstas: «Las cooperativas son una respuesta que se enraiza en las tradiciones obreras locales y que traen todo un proyecto de desarrollo económico y social; son una respuesta al conjunta del problema vasco en todos sus aspectos. Y esta respuesta corresponde a una gestión eficaz, económicamente correcta y dinámica, hecha por un conjunto financiero-empresarial, que aplica en su interior una ideología de capacitación y participación democrática, evolucionando dentro del, sistema capitalista y ´sin Intención - de afrontarlo directamente; más aún, los frutos de esa eficacia se ponen al servicio del país. Yo creo que esta mentalidad de paz social, de eficacia y de vasquización se aproxima a la mentalidad pequeño-burguesa patriótica y tecnocrática.»

LAS SUPERESTRUCTURAS

EL número de cooperativas que actualmente existen en el País Vasco, según la Memoria de 1976 de la Caja Laboral Popular, es de 88, que, por actividades, se reparten asi: industriales, 62; agrícolas, cinco; servicios, ocho; consumo, una, y vivienda, 12. Geográficamente, se distribuyen de 1 siguiente modo: Vizcaya, 30; Guipúzcoa, 53"; Navarra, nueve, y Álava, seis.

Paralelamente a la existencia de las sociedades cooperativas figuran cuatro instituciones o superestructuras, que son, en palabras de Enrique Gorroño, economista de la Caja Laboral y especialista en temas cooperativistas, «lasque han permitido crear un ámbito donde las cooperativas pueden desarrollarse».

Son estas: La Caja Laboral Popular. «Tiene una doble función —dice Gorroño—. Por un lado, una función financiera básica, que se poner en contacto el ahorro popular y la inversión en las cooperativas. La segunda función es realizar una labor de asistencia, coordinación y promoción de nuevas cooperativas, unas cuatro por año aproximadamente. Es decir, la Caja Laboral tiene dos grandes divisiones. La primera es la económica, y la segunda, la empresarial. Esta, a su vez, se divide en tres áreas: asesoría, promoción e ingeniería.»

La intervención de la división empresarial a lo largo del año 1976 ha sido muy amplia y activa como consecuencia de la propia expansión del grupo cooperativo y las inversiones han sido cuantiosas en los departamentos de ingeniería de producción, enseñanza, vivienda, etc.

Otra de las superestructuras cooperativistas es el Servicio de Provisión Social y de Medicina de Empresa: LagunAro, que es el sustituto de la Seguridad Social para los cooperativistas, ya que son considerados autónomos. Este servicio también funciona en régimen cooperativo y sus pres-

taciones y asistencias están muy lejos de parecerse a los de fe. Seguridad Social, conocida por todos nosotros.

La tercera institución es la Liga de Asistencia y Educación, entidad coordinadora y de planificación de. las.ikasto» las y centros de -enseñanza asociados al régimen coopera» tivo. La Liga de Asistencia y Educación presta especial atención, entre ateas cosas, al proceso de integración entre la comunidad de origen euskaldun y la de origen no-euskaldun (emigrantes), desarrollo de la enseñanza en euskera, acceso indiscriminado a la enseñanza, educación comunitaria, etc.

Durante el año 1976 dos centros dependientes de la Liga, de nivel universitario, han sido reconocidos oficialmente: la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial y la Escuela Universitaria de Técnicas Empresariales. La atención que la Liga de Asistencia y Educación presta a las ikastolas es máxima, y con objeto de dotarlas de profesorado especialmente preparado se ha creado la Escuela de Profesorado de EGB

Por fin, la cuarta institución es el Centro de Investigaciones Tecnológicas (IKERLAN), de recientísima creación (1976). Su principal función es potenciar «1 trabajo de investigación que sirva para reforzar la tecnología de las cooperativas. Él presupuesto de sostenimiento global del centro asciende a casi 36 malones de pesetas.

PARTICIPACIÓN DE LOS TRABAJADORES

Cuando un trabajador entra a formar parte de una cooperativa ha de hacer una aportación inicial de 150.000 pesetas, la cual puede deducírsele de su salario durante los dos primeros años. Los salarios fluctúan en razón de 3 al, es decir, el que más cobra lo hace como máximo en una cantidad tres veces mayor al salario menor, que se sitúa, según Enrique Gorroño, en un nivel ligeramente superior al término medio de los salarios normales de la zona. «Lo que se produce —añade Gorroño— tiende a reinvertirse. De este modo los trabajadores ven aumentadas sus cuentas de participación. Por otra parte, los derechos no están en función del capital que se posee, se responde a la máxima: un hombre, un voto.»

Son los trabajadores quienes eligen a los miembros del equipo directivo, que es órgano encargado de con tratar otros servicios. También eligen los trabajadores un consejo de trabajo cuya función es analizar los problemas laborales que se plantean, asi como fijar, con la ayuda de la Caja Laboral, el salario que corresponde a cada trabajador.

Por lo que a las cifras se refiere, nada mejor que consultar los cuadros adjuntos. En el que se plasma el número de trabajadores (personal), se puede observar, no sin sorpresa en los tiempos que corren, que el año pasado fueron creados 1.486 puestos de trabajo, y a pesar de la crisis, la creación de nuevos puestos continúa en esta tónica de crecimiento para el próximo ejercicio.

20 de diciembre de 1977

INFORMACIONES

 

< Volver