Dice el guarda jurado asaltado, Aquilino Eguillor. 
 La furgoneta viajaba sin escolta     
 
 Diario 16.    29/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Dice el guarda jurado asaltado, Aquilino Eguillor

La furgoneta viajaba sin escolta

BILBAO, 29 (D16 y agencias).—El guarda jurado* de la furgoneta Mercedes asaltada por los presuntos etarras, Aquilino Eguillor, afirmó que el vehículo que transportaba los explosivos no iba escoltado.

"La furgoneta —dice el chófer— cumple todos los requisitos para esta, clase de transportes y tan sólo recibe escolta de la Guardia Civil cuando tiene que salir fuera de la provincia pero no en estos casos, en que el destino está a tan sólo unos pocos kilómetros."

Aquilino Eguillor narró de •la siguiente manera el suceso:

"En primer lugar se pararon los del R-12. Yo me extrañé porque el semáforo estaba en verde. Tranquilamente, uno de ellos me bajó del, coche y me apuntó con un arma. Me dijo que no quitara las manos del volante y que les siguiera.

El R-12 siguió adelante. ¡Atravesó Galdácano y desfiles de subir el monte, en un paraje que desconozco *--lagar conocido como Las Minas—, pararon y vinieron varios vehículos y más gente.

Durante todo el recorrido —continúa Eguillor—, el que venía conmigo me apuntaba con un revólver escondido debajo de un periódico.

Al llegar allí me trasladaron a la parte de atrás de la furgoneta y, boca abajo, me encapucharon la cara. En ningún momento me maniataron, y únicamente me dijeron que estuviera tranquilo y que podría almorzar en casa."

"Después me dejaron allí

y ellos salieron con todos los coches.

Eguillor se dedica al transporte de explosivos, unas veces contratado por Unión Explosivos Río Tinto y otras por las empresas que compran.,estos productos, en este caso Cementos Rezóla.

El viaje que realizaba en el momento de ser asaltado era el segundo en la mañana de ayer, ya que tenía que transportar 3.075 kilos de explosivos —según él, de "goma-2" calibre 85— a Cementos Rezóla y debía hacer dos viajes más.

 

< Volver