El presidente del Gobierno vasco suspende sus vacaciones para asistir al funeral. 
 Manuel de Irujo, veterano dirigente del PNV, falleció ayer en un hospital de Pamplona     
 
 El País.    02/01/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

El presidente del Gobierno vasco suspende sus vacaciones para asistir al funeral

Manuel de Irujo, veterano dirigente del PNV, falleció ayer en un hospital de Pamplona

CORRESPONSAL, Pamplona

Manuel de Irujo, dirigente histórico del Partido Nacionalista Vasco (PNV), falleció en fa madrugada de ayer en un hospital de Pamplona, donde se encontraba internado desde el pasado 12 de diciembre a consecuencia de un paro cardiaco. Contaba 89 años de edad. El cadáver ha sido trasladado a la localidad navarra de Estella, ciudad natal de Irujo, donde ha quedado instalada la capilla ardiente. Desde ayer por la tarde es incesante el número de personas, en su mayoría vinculadas al PNV, que rinde postumo homenaje al veterano dirigente nacionalista vasco. El presidente del Gobierno vasco, Carlos Garaikoetxea, ha suspendido sus vacaciones para estar presente en el funeral y entierro de Manuel de Irujo, que se realizará mañana, sábado, en Estella.

El fallecimiento de Irujo, ex ministro de la II República, ex senador de la primera legislatura democrática y actualmente parlamentario foral navarro, se produjo a las cuatro de la madrugada de ayer, día de su santo. En el momento del óbito se encontraban junto a Irujo su única hija y otros familiares.

Alrededor de las once de la mañana, el cadáver de Manuel de Irujo fue trasladado del hospital de Navarra a la localidad de Estella, donde quedó instalada la capilla ardiente. Al salir el féretro del centro hospitalario, un grupo de txistularis interpretó el Agur Juanak, canto vasco de despedida. El féretro, cubierto por una ikurriña, fue recibido por el presidente en funciones del Parlamento Foral navarro, José Antonio Urbiola, de Herri Batasuna, ya que el titular, Victor Manuel Arbeloa (PSOE), se encontraba ausente. A Urbiola acompañaban representantes del Gobierno vasco, de diferentes instituciones navarras y de la plana mayor del PNV.

El 13 de agosto último, Manuel de Irujo sufrió una trombosis cerebral mientras veraneaba en su residencia de Estella, por lo que tuvo que ser internado en la sección de observación de urgencias de un centro sanitario de Pamplona. Tras su recuperación, el pasado 52 de diciembre sufrió un paro cardiaco en los pasillos del mismo hospital, cuando acudía a un reconocimiento médico a consecuencia de una caída que tuvo en su domicilio, que le produjo fisura de una costilla y edema pulmonar.

En todos los batzokis (local del PNV) en Navarra ondea la ikurriña a media asta. La mayoría de los dirigentes del PNV se trasladaron ayer a Estella para visitar la capilla ardiente donde han sido expuestos

los restos mortales del dirigente nacionalista. El funeral y entierro de Irujo están previstos para mañana, sábado, en Estella, y a ellos acudirá el presidente del Gobierno vasco, Carlos Garaikoetxea, que ayer suspendió sus vacaciones, al igual que otros dirigentes nacionalistas, para estar presente en los citados actos.

 

< Volver