Autor: Ruiz de Azúa, Victorino. 
 Entre sus seis integrantes se encuentra un religioso capuchino. 
 Detenido un supuesto comando de ETAm acusado de asesinatos y atracos     
 
 El País.    29/01/1981.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Entre sus seis integrantes se encuentra un religioso capuchino

Detenido un supuesto comando de ETAm acusado de asesinatos y atracos

VICTORINO RUIZ DE AZUA, San Sebastián

Seis personas fueron detenidas ayer en Guipúzcoa como supuestos integrantes de un comando de ETA Militar denominado Txirríta, responsable de asesinatos y atracos, según una nota de la policía. Entre los detenidos se encuentran un religioso capuchino y un militante de Herri Batasuna que permanecía en la residencia sanitaria de la Seguridad Social de la capital guipuzcoana acompañando al diputado del Parlamento vasco Telesforo Monzón.

De acuerdo con la nota oficial, las detenciones fueron practicadas por funcionarios de la Brigada Central de Información, que ya habían arrestado el lunes, en Oyarzun, a otras ocho personas, seis de las cuales fueron trasladadas a la DGS, en Madrid. Los supuestos integrantes del comando Txirríta son Manuel Ostolaza y Eusebio Arzallus, de San Sebastián; José Antonio Ochoa, de Rentería; Rufino, Echevarría, de Oyarzun; Martin Zabaleta y el capuchino Fernando Arburúa. En escondites localizados en distintos montes se han encontrado 2 metralletas, 5 pistolas, 6 granadas, mecha y material para manipulación de explosivos, pelucas, bigotes postizos, 5 cartuchos de Goma 2, 13 cargadores para pistola y metralleta, y 250 cartuchos de arma corta.

Fernando Arburúa fue arrestado en la casa parroquial de San José Obrero, en el barrio de Alza, de la capital guipuzcoana, a inedia noche. Según fuentes policiales, en un armario donde guarda sus pertenencias personales se encontraron 39 cartuchos de nueve milímetros Parabellum, marca SF, y propaganda de ETA Militar. Arburúa, nacido en Zugarramurdi (Navarra), ha terminado sus estudios sacerdotales, aunque aún no está ordenado.

Rufino Echevarría se encontraba, según la nota policial, encerrado en el Ayuntamiento de Oyarzun, protestando por la detención, el lunes, de otras ocho personas de la localidad. Las fuerzas del orden desalojaron de las dependencias municipales a una treintena de personas para identificarle.

Por su parte, Martín Zabaleta fue detenido en la sala de espera habilitada para familiares y acompañantes de pacientes ingresados en la unidad de vigilancia intensiva (UVI) en la residencia sanitaria Nuestra Señora de Aránzazu. Testigos presenciales han relatado que, a las cuatro de la madrugada, irrumpieron violentamente en la residencia una veintena de personas, de paisano, portando armas, que se identificaron verbalmente como policías. Después de bloquear la centralita telefónica, el

grupo subió a la tercera planta, donde Martín Zabaleta cumplía, junto a otro militante de HB, un turno de acompañamiento a Telesforo Monzón, ingresado desde hace más de dos semanas en el centro, a causa de una enfermedad coronaría. Ante el revuelo organizado, el personal sanitario optó por cerrar las puertas de la UVI.

Los policías cachearon a Zabaleta y su compañero, llevándolos detenidos. También requisaron un libro donde los visitantes escribían mensajes y saludos destinados a Monzón, así como la hoja de instrucciones y teléfonos de que disponían los sucesivos turnos de vela para actuar en caso de presentarse una urgencia.

Según fuentes de la coalición, Zabaleta y su compañero, que fue puesto en libertad una hora más tarde, recibieron tirones de pelo e insultos en los vehículos policiales, donde algún funcionario aludió al viejo líder de HB diciendo «a ver si la casca de una vez».

El director de la residencia sanitaria, Javier Carnicero, declaró ayer a EL PAÍS que había dado cuenta de lo ocurrido a sus superiores, y que estaba recogiendo informaciones y detalles directos entre ios trabajadores del turno de noche para comprender el alcance exacto de lo sucedido. Carnicero manifestó que sólo había tenido constancia de la personalidad del grupo que irrumpió en la residencia al ir a presentar una denuncia en comisaría, y anunció que pondrá todos los datos de que disponga a disposición del asesor jurídico del Insalud, por si éste considera que existe materia delictiva y debe dar cuenta al juzgado de guardia.

Otros nueve detenidos

Por otra parte, nueve supuestos miembros de los denominados Comandos Autónomos Anticapitalistas (CAA); detenidos días pasados en Álava, pasaron ayer a disposición judicial. Se trata de Roberto Martínez del Campo, María Jesús Izaguírre, Máximo Portilla, Ana Rosa Isasi, Ángel Castañeda, Roberto Ruiz de Arguru, Pedro María Bezares, José María Ibrain y Rafael Yesca.

 

< Volver