Economía     
 
   24/02/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ECONOMÍA

El martes abrió el mercado de divisas de Madrid, cerrado desde el pasado 12 de febrero. Al tiempo en el

«Boletín Oficial del Estado» aparecía el decreto-ley que establece medidas compensatorias a los

exportadores que hayan sufrido pérdidas o ganancias individuales por la nueva paridad de la peseta

respecto al dólar. Una de las decisiones del Gobierno tomadas ayer es la aprobación de un decreto

regulador de las inversiones directas en el extranjero, ante la creciente participación de las empresas

españolas en los mercados internacionales. La Presidencia del Gobierno controlará las autorizaciones de

inversión en el exterior y se agilizan los sistemas de autorización previa.

Sobre el tema de las relaciones de España con el Mercado Común (tema ante el que la opinión pública

está algo adormecida pese a que este será un año de gran importancia para nuestra situación ante la

Comunidad) se han pronunciado diversas personas. El señor Ribera Revira ha declarado que ignora

cuándo se producirá la incorporación española a la CEE; «pero sí que tengo el pleno convencimiento —

añade— de que antes de que finalice el corriente año s« firmará el nuevo mandato y es posible que se

llegue a un acuerdo por el cual se establezca una zona de libre cambio industrial y agrícola entre la

Comunidad y España (...) Por tanto, creo que los empresarios españoles y la economía española en

general, incluso la Administración, deben prepararse para que este acuerdo, que va a ser firmado

seguramente durante este año y que va a implicar un desarme arancelario rápido y acentuado, pueda

llevarse a cabo sin el menor trauma para la economía española».

Para el señor Samaranch «lo que nos tiene que preocupar ahora es que España es un país europeo, y que

dentro de un plazo más o menos corto habrá que plantear de una manera muy seria nuestra integración. Y

debemos sentarnos a la mesa con una renta «per capita» cercana o pasando los dos mil dólares. El

desarrollo económico es lo que importa. O sea, ser un país al que casi se necesite. Cuanto más ricos

seamos más facilidades tendremos».

El señor Cantarero del Castillo, por su parte, estima que «el destino esencial de España es el de su

integración plena en Europa».

 

< Volver