Autor: Idoyaga, Juan Manuel (Periodista; Diario 16 (Bilbao)). 
 Primer viaje de los Reyes al País Vasco. Conflictos callejeros y divergencias políticas. 
 Los socialistas acusan al PNV de no echarse a la calle     
 
 Diario 16.    04/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

PRIMER VIAJE DE LOS REYES AL PAÍS VASCO

Conflictos callejeros y divergencias políticas

Los socialistas acusan al PNV de no echarse a la calle

Con un PNV que no se echó a la calle para recibir a los Reyes —según acusan los socialistas de Euskadi— y con una contestación abertzale que se pronunció particularmente dura en algunos momentos del itinerario real en Vitoria y Bilbao fueron recibidos Don Juan Carlos y Doña Sofía en sus dos primeras escalas de su primer viaje oficial al País Vasco. Los actos oficiales completaron la jornada, salpicada también de cariño popular.

Bilbao:

Joan Manuel IDOYAGA,

Corresponsal

En un ambiente de cierta frialdad por parte de la población vasca, que los dirigentes del Partido Socialista atribuyeron a la «descortesía del PNV», se ha desarrollado la primera jornada de los Reyes de España en su visita oficial a la comunidad autónoma vasca.

No hubo demasiado entusiasmo popular en Vitoria, pero tampoco se produjeron fuertes incidentes en los actos oficiales como predecían algunos sectores políticos, a consecuencia de las declaraciones de Herri Batasuna, el sector independentista del PNV, la coalición EE y la izquierda extraparlamentaria, que se habían pronunciado por el rechazo a esta visita real.

Sin embargo, las divergencias más importantes se dieron en el plano político. La ausencia de banderas españolas o de ikurriñas en el trayecto real por las calles vitorianas, desiertas de público, irritó a los socialistas, que destacaban «esta descortesía con el Jefe del Estado, inaudita en cualquier otro país del mundo».

«El PNV ha dado la espalda al Rey y ha cometido en todo caso una gran desconsideración ante el Monarca», señalaría a los medios informativos el portavoz socialista Ricardo Garda Damborenea.

La acusación fue desmentida por el alcalde vitoriano, José Ángel Cuerda, que aseguró que «el PNV y el Gobierno habían hecho todo lo posible para recibir con entusiasmo al Rey y que seguirían en esta misma línea».

El PSOE convocó a sus simpatizantes frente al Gobierno Civil de Vizcaya, a las 7,30 de la tarde, «para evitar esta situación en Bilbao», y consiguió sin duda la mayor participación popular en esta primera jornada de la visita real.

Aunque la plaza de Federico Mollúa no llegó a llenarse de público, se estima que entre cuatro y cinco mil personas, particularmente de los partidos de la derecha y socialistas, acudieron a aplaudir a la pareja Real.

En Ajuria-Enea

La otra faceta política de jornada, las entrevistas del Rey coa los grupos políticos vascos que mantienen representación parlamentaria no pasó de la entrevista protocolaria.

La actitud crítica de EE, que habían anunciado que le pedirían directamente al Rey medidas de gracia para los presos vascos, y la posible actuación de HB en Ajuria-Enea fueron soslayados por los responsables del desarrollo de esta visita.

A la hora de recibir a los grupos parlamentarios se utilizó la fórmula de una

audiencia conjunta con los componentes de la Mesa y Junta de Portavoces del Parlamento vasco, así la entrevista no pasó de unos planteamientos genéricos que impidieron los proyectos de Euskadiko Ezkerra. Entre tanto, los parlamentarios de HB no pudieron entrar en la Presidencia del Gobierno Vasco. El primer intento, protagonizado por el parlamentario Jan Idigoras, fue rechazado por la Policía que guardaba la entrada. «Me impidieron el paso y el policía lanzó mi acreditación parlamentaria por el suelo», dijo Idígoras.

En definitiva, todos los observadores y corresponsales políticos coincidieron

en calificar esta jornada como la de la «ausencia del PNV».

Pero la jornada tuvo también otro protagonista, el corresponsal de «El Alcázar» en Bilbao, Jesús Gaílo de la Hera, que fue detenido en el palacio de Ajuria-Enea y le fueron retiradas las credenciales para proseguir su seguimiento al viaje real.

La detención se produjo en el momento de los cacheos a que fueron sometidos todos los informadores para entrar en el palacio residencia del lendakari. Los miembros de la seguridad personal de Garaicoechea descubrieron que Jesús Gallo iba armado con una pistola,

 

< Volver