Los secuestradores querían llamar la atención sobre el problema educativo. 
 José Javier Crespo: Me drogaron y me pusieron gafas negras     
 
 Diario 16.    01/12/1978.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

"Los secuestradores querían llamar la atención sobre el problema educativo"

José Javier Crespo: «Me drogaron y me pusieron gafas negras»

MADRID, 1 (D16).- José Javier Crespo, delegado en funciones del Ministerio de Educación y Ciencia en San Sebastián, que a las tres de la tarde de ayer fue liberado en Madrid por ETA político-militar, declaró a su llegada a su domicilio, a las siete y media de la madrugada, que «çlos secuestradores querían con su acción llamar la atención sobre el problema educativo en Euskadi».

«Durante las ochenta horas que duró mi cautiverio —afirmó— leí solamente un periódico y no so de qué fecha. Creo que fui conducido desde San Sebastián a Bilbao y posteriormente a Miranda de Ebro. Después no recuerdo el camino, porque me pusieron gafas negras y me drogaron, me dieron «pastillitas». El trato fue correcto y en ningún momento temí por mi vida. Eso si; me derrumbé cuando leí la noticia sobre mi posible ejecución, después de que me dejaran en libertad en Madrid.»

Haciendo tiempo.

José Javier Crespo fue liberado a las 3,40 de la tarde de ayer en la acera derecha de la avenida del Generalísimo, junto a la Ciudad Sanitaria La Paz, cerca del Pabellón de Deportes del Real Madrid. «Allí me dijeron que no avisara 8 nadie hasta pasadas tres horas», dijo el delegado en funciones del MEC.

«Me senté en un banco —añadió—, me quité las gafas para que nadie me reconociera, ya que mi foto había salido en los periódicos, y hora y media más tarde me acerqué a un quiosco para comprar la prensa. Fui a una cafetería para hacer planes sobre mi regreso. Una vez que consideré que había pasado el plazo que me dieron los secuestradores, sobre las diecinueve horas, llamé a San Sebastián, a mi familia, y fue ella quien me aconsejó eme llamara al ministro de Educación y Ciencia.»

José Javier Crespo tenía pensado viajar a San Sebastián en el «Puerta del Sol», que sale de la estación de Chamartín a las 19,15 horas. Según sus propias palabras, la conversación con el ministro de Educación se prolongó y perdió el tren.

A continuación cenó en la misma • estación y, poco antes de terminar, varios Inspectores se personaron en el restaurante y le condujeron, a la Dirección General da Seguridad, donde prestó la primera declaración.

Una vez realizado este trámite, la DGS puso a su disposición un vehículo para conducirle a su domicilio en San Sebastián.

«Se quedaron con mi carnet»

El delegado en funciones del MEC recuerda que estuvo en una casita pequeña, con unos ventanucos, por los que entraba luz natural. «Los secuestradores eran jóvenes, hablaban el euskera entre ellos, y cuando se dirigían a mi lo hacían en castellano. No me tocaron ni el dinero ni las cosas personales, salvo el carnet del Ministerio, que me lo pidieron y se lo entregué. Algunas veces me decían en broma que yo no votaría en el referéndum, pero, en general, me trataron bien. Me dijeron que el secuestro no era por causas personales, que no iban contra mí en absoluto.»

«Me entregaron el proyecto hecho público por su organización sobre el bilingüismo. Lo leí, pero es un asunto sobre el que no soy experto. No me pidieron mi opinión y me dijeron que ellos tienen equipos expertos para todo. Me entregaron un documento con el mismo proyecto para que se lo diera al ministro de Educación», añadió.

El delegado en funciones del MEC, que llegó a su casa con barba de todos estos días de secuestro, indicó que ahora la pesadilla había terminado y reiteraba su agradecimiento a todas aquellas personas e instituciones que se habían solidarizado en su secuestro.

 

< Volver