Desplante vasco     
 
 Informaciones.    26/06/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

INFORMACIONES

DESPLANTE VASCO

LA campaña contra la Constitución ha comenzado en el País Vasco con una serie de encendidos mítines organizados, por una parte, por el Partido Nacionalista Vasco, y por otra, por los grupúsculos separatistas de la izquierda abertzale representada en las Cortes por los señores Letamendía y Bandrés. . Los argumentos de los grupos izquierdistas, cercanos ideológicamente a. E.T.A., son, como ya se sabía, máximalistas, con exigencia de autodeterminación para conseguir la independencia, que es su meta. El respaldo popular y electoral de estos grupos es escaso, y por ello su campaña tiene una menor importancia, política. El P.N.V., en cambio, es el gran partido tradicional del País Vasco, aunque desde el 15 de junio de 1977 ya no sea la primera fuerza política allí, ya que le desplazó el P.S.O.E. Su campaña se basa en lo que considera excesivo control de los regímenes forales por el Gobierno central, según lo previsto en el proyecto de Constitución. En mítines celebrados el pasado fin de semana, sus representantes se declararon dispuestos al boicot a esta Constitución.

La actitud del P.N.V., cuando se creía haber logrado por primera vez una amplia Constitución nacional aceptada por derecha e izquierda, regionalistas y nacionalistas, es gravemente preocupante. El dipotado comunista catalán señor Solé Tura no duda en hablar de un peligro de ulsterización si no cejan en su postura los nacionalistas vascos. Junto a sus colegas catalanes, señores Martín Tobal y Boca i Junyent, no dudó en afirmar que el proyecto constitucional uva más lejos, por lo que se refiere a las autonomías, que la Constitución de 1932».

Creemos ver en la actuación del P.N.V. motivaciones que van más allá de una pura evaluación objetiva del contenido de la Constitución; en particular, su deseo de no verse desbordado, en cuanto a nacionalismo se refiere, por los abertzales. El P.N.V., que tiene una larga tradición de votos en contra de las anteriores Constituciones, se dispone a rechazar también la más progresista para los países y regiones que componen España. Los tonos oportunistas y electoralistas de la operación deben hacer reflexionar —como de hecho parece que ya lo están haciendo— a los sectores moderados del P.N.V., porque este partido se está decantando rápidamente hacia propuestas que claramente van encaminadas a reforzar el separatismo y propiciar una pronta independencia del País Vasco. Este nuevo desplante de los nacionalistas vascos constituye, desde el punto de vista estrictamente político, una de las más serias crisis por las que ha pasado la joven democracia de España.

 

< Volver