Autor: Barbero, David. 
 El coche se saltó un control de la Guardia Civil. 
 Tiroteo en la carretera: un muerto y dos heridos  :   
 Antes había sido ametrallada la casa-cuartel de Durango. 
 Informaciones.    26/06/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

EL COCHE SE SALTO UN CONTROL DE LA GUARDIA CIVIL

TIROTEO EN LA CARRETERA: UN MUERTO Y DOS HERIDOS

ANTES HABÍA SIDO AMETRALLADA LA CASA-CUARTEL DE DURANGO

BILBAO, 26 (INFORMACIONES, por David Barbero).

UN joven autostopista muerto y otras dos personas heridas fue el balance de un incidente ocurrido en la noche del sábado, cuando un vehículo no atendió a las señales hechas por miembros de la Guardia Civil que formaban parte de un puesto de control y éstos dispararon contra el vehículo.

Los hechos, según, los datos que se poseen, se sucedieron de la siguiente manera: A última hora de la tarde del sábado varias personas sin identificar, pero, al parecer, miembros de la organización E.T.A., ametrallaron varias veces el cuartel de la Guardia Civil de Durango, provocando un cambio de disparos entre los ocupantes del vehículo de E.T.A. y miembros de la Guardia Civil. Cuando este incidente hubo terminado, se establecieron en diversos puntos de la provincia de Vizcaya controles para localizar y detener, si era posible, a los ocupantes del coche desde el que se había ametrallado el cuartel.

Hacia las doce de la noche, por uno de los controles establecidos en la localidad de Apatamonasterio, pasó un coche, sin detenerse a las señales hechas por los guardias civiles que formaban el control. El coche iba ocupado por su propietario, don Coldo Senitagoya, de sesenta y cuatro años de edad, y dos jóvenes de dieciséis años, que poco antes habían hecho auto stop, por ser uno de ellos muy amigo de un hijo del propietario del vehículo. Según propia confesión del señor Senitagoya, que se halla actualmente recuperándose en el hospital civil de Bilbao, en ningún momento vio las señales hechas por los miembros de la.Guardia Civil, a pesar de no ir a más de 50 kilómetros por hora. Nada más que el vehículo pasó el control, los miembros de la Guardia Civil dispararon varias ráfagas contra el vehículo, y a consecuencia de los disparos resultó muerto el joven José Emilio Fernández Díaz. También resultaron heridos el propietario del vehículo y el joven José Félix Marías Maturana, que se hallan actualmente en el Hospital Civil de Bilbao; sus heridas no tienen la suficiente gravedad como para temer por sus vidas.

 

< Volver