Autor: P. B.. 
 Nuevas acciones de ETA-militar en San Sebastián. 
 A punta de pistola interrumpen las proyecciones de dos cines     
 
 ABC.    02/11/1978.  Página: 72. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

NUEVAS ACCIONES DE E.T.A.-MILITAR EN SAN SEBASTIAN

A PUNTA DE PISTOLA INTERRUMPEN LAS PROYECCIONES EN DOS CINES

Los dos comandos se dirigieron al público con un megáfono y difundieron un comunicado en contra de la Constitución

San Sebastián, 1. (De nuestro corresponsal.) Dos comandos de E. T. A. político-militar interrumpieron anoche la proyección en los cines Savoy y Pequeño Casino, en la capital donostiarra, para leer un comunicado en contra de 1» Constitución.

La primera de estas acciones comenzó cuando uno de los espectadores de la sala se dirigió al portero para pedirle las llaves de la puerta de entrada. Al contestarle éste que no las tenía en su poder, hizo una seña a otros cinco jóvenes que esperaban en la calle —relativamente alejada del centro de la ciudad, en el barrio de Gros— y se Introdujeron todos ellos en el local, portando cada uno una pistola. Nada más realizar esta operación, se subieron los cuellos de los jerseys, cubriéndose el rostro hasta los ojos.

Un miembro del comando se dirigió a la taquilla, obligando a la taquillera a cerrarlo. Entre tanto, los demás entornaron las puertas de entrada y, posteriormente, pasaron, a la cabina de proyección, de donde sacaron, a punta de pistola, a las dos personas que allí se encontraban, después de obligar a que se cortara el pase de la película y se encendieran las luces de la sala.

A continuación, hicieron pasar a todos los empleados al interior del patio de butacas, quedándose los componentes del comando también en el interiora, para custodiar las puertas de entrada interiores.

Uno de los miembros de E. T. A. se dirigió entonces al escenario, encañonando a uno de los proyectistas con su pistola. Mientras tanto, otro, por medio de un megáfono, se dirigió al público que llenaba la sala diciéndoles que, puesto que no tenían otros medios de expresarse, iban a utilizar este método para leerles un comunicado. Seguidamente, leyó una nota en contra de la Constitución.

Inmediatamente después, abandonaron todos ellos la sala, no sin antes advertir que nadie abandonara el local antes de un cuarto de hora.

La proyección continuó a partir de entonces normalmente —antes sólo se había pasado el principio de la película— y como detalle anecdótico cabe añadir que ninguno de los asistentes abandonó la sala hasta que finalizó la proyección del film, «Sucedió entre las doce y las tres», protagonizado por Charles Bronson.

TAMBIÉN EN EL PEQUEÑO CASINO— Posteriormente hemos podido saber que media hora más tarde otro comando armado de la misma organización irrumpió en el cine Pequeño Casino, situado a la entrada de la parte vieja donostiarra, junto al muelle.

En esta ocasión, el comando estaba formado por cuatro personas, armados unos con pistola y otros con metralletas. La acción fue similar a la que minutos antes había tenido lugar en el cine Savoy. Tras identificarse como miembros de E. T. A. de la rama político-militar, dieron lectura por medio de un megáfono a un largo escrito en el que mostraban su postura contraria a la Constitución.—P. B.

 

< Volver