Dos tiros a bocajarra, en su casa de Amorebieta. 
 El taxista asesinado había sido amenazado por ETA     
 
 Diario 16.    27/11/1978.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Dos tiros a bocajarro, en su casa de Ámorebieta

El taxista asesinado había sido amenazado por ETA

BILBAO, 27 (D16).—ETA, según todos los indicios, es la responsable del asesinato de Elias Elexpe Astondoa,, taxista de la localidad vizcaína de Amorebleta, que había recibido diversas amenazas de la organización terrorista vasca.

Dos balas, disparadas a quemarropa, asesinaron el sábado a Ellas Elexpe Astoudoa, de cincuenta y cinco años de edad, cuando se encontraba en su domicilio en el caserío Zubieta, situado en el barrio de Euba. y cercano al convento de los padres Pasionistas, donde se celebraron ayer los funerales por el taxista asesinado.

La esposa

La esposa del taxista, Gabriela Iturrate Aurrecoechea, llegó a escuchar los disparos y segundos después halló el cuerpo sin vida de su marido, entre un charco be sangre. Junto a la puerta de entrada de la vivienda.

Los hechos ocurrieron pocos minutos después de las ocho de la tarde del sabado El matrimonio Elexpe, que vive con dos hijas solteras, María Pilar y María Nieves, se encontraba solo en ese momento escuchando la radio, cuando llamaron a la puerta del caserío. Elias Elexpe salió a abrir, mientras su esposa se quedaba en la cocina.

Unos segundos más tarde, según la propia versión de Gabriela Iturrate, escuchó dos disparos. Salió corriendo hacia la puerta y se encontró a su marido en el suelo mortalmente herido. No quedaba lastro de los agresores, probablemente dos Individuos, que huirían a pie hasta alcanzar algún vehículo que los estaria esperando en las cercanías del caserío.

Coche robado

Se cree que el coche que utilizaron los autores del atentado fue un Seat 124, matrícula BI-1334-K, que, sobre las ocho menos cuarto de la

noche, fue robado a punta de pistola a su propietario, Rafael Martínez de Mendivil, en Guernica.

EL lobo se produjo cuando Martínez de Mendivil estaba cerca de la estación de Guernica. Tres individuos, dos de ellos- armados de pistolas, le intimidaron, se apoderaron des vehículo y luego le dejaron abandonado en las afueras de la villa foral, tras apoderarse de su carnet de Identidad.

Martínez de Mendivil presentó denuncia de los hechos a las dos y media de la madrugada de ayer. Dijo que los Jóvenes que le sustrajeron el vehículo se expresaban -perfectamente en euskera.

En el portal del domicilio del taxista asesinado fueron encontrados dos casquillos de bala Parabellun, marca FN, habitualmente usadas por la organización terrorista ETA.

El taxista asesinado, que recibió los impactos a bocajarro. fue trasladado al depósito de cadáveres de Durango, localidad de la que depende judicialmente Amorebieta.

Numerosas amenazas.

Elias Elexpe había recibido numerosas amenazas de muerte por parte de ETA, quien no oculto esta circunstancia entre la población, incluso, hace apenas quince días, comentando el tema, aseguró en el bar Bizcargui, de Amorebieta, que no tenia miedo, según pudo saber DI6.

Elias Elexpe tampoco tenia Inconveniente en reconocer su ideología ultraderechista, y hacia ostentación pública de la pistola que siempre llevaba consigo. Igualmente, según declararon a D16 sus compañeros de parada, en las inmediaciones de la plaza de Amorebieta era sobradamente conocido por su amistad con diversos miembros de la Guardia. Civil.

Taxistas, con miedo

Los taxistas de Amorebieta y los afiliados a la Agrupación de Taxistas de Vizcaya, de la que era miembro Elias, consultados por D16, coincidieron en que no realizarían ninguna acción de protesta por el atentado. Los profesionales de este servicio público aseguraron que tenian miedo a celebrar cualquier manifestación positiva o negativa ante el hecho, por la reacción de las distintas facciones extremistas.

Funerales en euskera

Numerosos taxista acudieron al funeral, que tuvo lugar a las seis, de la tarde de ayer en la parroquia de los padres Pasíonistas, de Euba. El féretro llegó al templo flanqueado por taxis

con crespones negros, que le habían acomopañado desde Durango. Unas quinientas personas asistieron al acto religioso, que se desarrolló integramente en euskera.

Durante la homilía un sector del público presente pidió que el sacerdote hablase en castellano, y a la salida del templo se produjo un pequeño Incidente entra un grupo de personas ultraderechista que exigian el canto de canciones patrióticas y que prorrumpió en gritos de "ETA, asesina".

Tras el funeral, el féretro fue trasladado a la cercana localidad de Dima, en cuyo cementerio mantiene un panteón la familia Elexpe.

 

< Volver