Según medios allegados al Ministerio de Exteriores. 
 ETA-KGB: La URSSS no puede negar vinculaciones     
 
 Diario 16.    29/11/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Según medios allegados al Ministerio de Exteriores

ETA-KGB: La U.R.S.S. no puede negar vinculaciones

MADRID, 29 (D16).—Medios allégados al Ministerio español de Asuntos Exteriores señalaron a D16 que «es lógico que los rusos no quieran admitir su vinculación con ETA, poro no se han atrevido a negar la reunión con representantes del KGB en San Juan de Luz».

La Unión Soviética, a través de un comentario de su agencia oficial Tass refutó «las fantasías» que nonen relación a la organización vasca con el KGB o Servicios Soviéticos de Inteligencia, según informó el corresponsal de Efe en Moscú.

Aunque la noticia la publicó en exclusiva D16 en la mañana del pasado viernes, el comentarista de la agencia soviética, Konstantín Andreyev dirige sus críticas hacia otros diarios que recogieron la noticia citando su procedencia.

Embajada soviética: «Pío interferimos»

Por su parte, la Embajada soviética en Madrid a traves de su primer secretario, señor Prokofíef, manifestó a D16; «Lo único que puedo decir es que nuestro país no piensa interferir en asuntos interno de otros países ese es el primer principio de nuestra política.»

El primer secretario de "Embajada se refirió a las noticias aparecidas en estos dias en la prensa madrileña sobre el tema" KGB-ETA diciendo: «Son un puro invento; no se pueden calificar de otro modo. No tienen fundamentó.»

Ivanov, agregado de prensa de la misma Embajada, manifestó también que «la postura oficial ha sido expresada ya y ha sido publicamente conocida.

No

A pesar de todo, nadie ha negado que el soviético Vitali Kovich, acompañado de dos compatriotas suyos, mantuviera una reunida con el mando supremo de ETA-militar el pasado 14 de julio en la casa de campo de Julián Echeveste, en San Juan de Luz, como publicó D16 el pasado viernes.

Alerta en Francia

Según medios diplomáticos españoles, el Gobierno francés, que en aquellos momentos ya estaba modificando su política con respecto a los vascos españoles refugiados en su territorio, se alarmó y puso en conocimiento de los hechos a las autoridades españolas.

Tímidamente, los contactos KGB-ETA, a nivel de intercambio de información, se habían filtrado a la prensa gala y las autoridades de ese país, que no confirmaron ni desmintieron las informaciones publicadas, se apresuraron a alertar al Gobierno español.

«Esto se pone muy serio», le dijo un portavoz oficial del Gobierno francés a un diplomático español, según manifestó éste a D16. La «seriedad» del tema no era otra que la que implicaba una conexión de los servicios secretos soviéticos con la organización terrorista vasca, cuyo principal refugio estaba asegurado a la otra parte de los Pirineos, Kovichi, expulsado de Brasil.

Tanto para los servicios secretos franceses como para los españoles, Vitali Kovich es agente soviético que pasa como periodista de «Izvestía y «Novosti» y que ha recorrido toda Latinoamérica como corresponsal de prensa de 1962 a 1966.

Sobre a verdadera identidad de Kovich, expertos en materia de espionaje señalaron a D16: «Pregunten ustedes a las autoridades brasileñas, que en el año 1968 tuvieron que expulsarle por sus actividades relacionadas con los servicios soviéticos de inteligencia.»

Dicha versión viene a coincidir con la recogida por John Barron en su libro «KGB. Las actividades secreta de los espías someticos». En la larga relación de agentes rusos aportada por Barron aparece Vitali Ivanovich Kobysh —la transcripción de los nombres es diferente, según los idiomas— como expulsado del Brasil en 19GC.

Así aparece en la página 512 de la edición inglesa del mencionado libro, editado por la Transworld Publisheds Ltd.

 

< Volver