En la cárcel de Basauri. 
 Se extrema el control de visitas     
 
 Diario 16.    17/10/1978.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

En la cárcel de Basauri

Se extrema el control de visitas

BILBAO, 17 (D16). —La fuerte tensión extendida entre las Fuerzas de Orden Público después de la muerte de varios de sus miembros en los últimos días, alcanzó su más alto exponente el pasado sábado, cuando los guardias civiles de servicio en la Prisión Provincial de Basauri adoptaron diversas medidas de control contra familiares de los presos.

Poco antes de comenzar el funeral por los policías armados muertos en el atentado de Archanda, varios ocupantes del acuartelamiento se acercaron a las murallas de la prisión y comenzaron a proferir insultos contra los vascos recluidos.

A esa hora estaba prevista la entrada de los familiares que debían cumplir su turno de locutorio con los presos y se les permitía llevarles comida. Los guardias civiles de vigilancia en la entrada de la prisión establecieron un severo control sobre los visitantes.

Como consecuencia de estos controles se produjeron cacheos y una vigilancia constante sobre los alimentos, hasta el extremo de romperse algunas frutas destinadas a los presos y revolverse desmesuradamente las cazuelas. El propio director de la prisión llamó al sargento de guardia para que terminasen esas celosas vigilancias después de haber recibido la queja de los presos políticos.

A pesar de que ciertos rumores aseguraban que en el interior de la prisión los funcionarios habían secundado las acciones de la Policía Armada y la Guardia Civil, el director de la cárcel aseguró a D16 que «en ningún momento ha habido acciones de este tipo. Incluso llamé al sargento de la guardia entrante a esa hora para requerirle que dejasen de utilizar esos métodos. Es posible que obedeciesen órdenes superiores, pero desde ese momento se eliminaron esos controles excesivos».

 

< Volver