Estancia de los Reyes en Euskadi. 
 Opiniones de lospolíticos vascos sobre el discurso del Rey     
 
 El País.    05/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Opiniones de los políticos vascos sobre el discurso del Rey

El discurso del rey Juan Carlos en la Casa de Juntas de Guernica provocó la división de opiniones de las fuerzas políticas vascas, que, sin embargo, coincidían en destacar la defensa que ha hecho precisamente en el País Vasco de la democracia y las instituciones tradicionales vascas.

Sin embargo, el portavoz de Euskadiko Ezkerra, Xabier Markiegui, consideraba que en el discurso, que calificó de excesivamente protocolario, faltaban referencias «a los graves problemas que tiene hoy planteados Euskadi, como son el futuro de Navarra, la situación de los presos o la salida de la crisis».

«Esta ocasión histórica», añadió, «exigía por su parte una mayor determinación de cara a ofrecer no sólo palabras de esperanza, sino caminos y cauces de posibles soluciones».

Josu Bergara, portavoz del PNV en el Parlamento Vasco, consideraba también que el discurso del Rey había sido «protocolario» y «falto de contenido político de cara a las instituciones históricas vascas». Sin embargo, reconoció que las palabras del Rey en Guernica «no dejan de significar un acto importante, un paso fundamental para la libertad de Euskadi».

Tanto Josu Bergara como el parlamentario peneuvista Iñaki Sagasti (que calificaban el discurso como «valiente y de circunstancias») mostraron el desencanto del partido por el hecho de que en su intervención el Monarca no hubiera utilizado ni una sola vez la palabra Euskadi.

«Ha sido un discurso inteligente, prudente y esperanzador para la democracia y para la autonomía vasca», afirmaba Txiki Benegas al término del acto celebrado en la Casa de Juntas de Guernica. «Hay que valorar muy positivamente el hecho de que el Rey ha sabido dar la cara y contestar al inicio de su discurso a Herri Batasuna. El sabía el riesgo que corría al estar presente en un acto con representantes de la coalición, pero ha preferido arrostrarlo. Ha sabido dar una lección de tolerancia y democracia, transmitiendo al mismo tiempo un mensaje de esperanza en la pacificación, en la democracia y en el proceso autonómico de Euskadi».

De la misma opinión era Jesús María Viana, quien en el curso de los incidentes dio varios gritos de «¡Viva el Rey!». «Con su contestación a la actuación de Herri Batasuna se confirma la fe del Rey en la democracia y en el País Vasco».

«Su majestad ha transmitido un mensaje importante en un momento y en una situación como la que vivimos hoy en Euskadi», añadió. «Es destacable el reflejo que ha dado, a través de su persona, de lo que ha significado la solidaridad de toda España ante la situación de violencia y terrorismo que sufrimos los vascos».

 

< Volver