Estancia de los Reyes en Euskadi. Paros laborales e incidentes provocados por la izquierda extraparlamentaria. 
 Encuentro de los Reyes con entidades de la cultura vasca en varias localidades de Guipúzcoa     
 
 El País.    05/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Estancia de los Reyes en Euskadi

Paros laborales e incidentes provocados por la izquierda extraparlamentaria

Encuentro de los Reyes con entidades de la cultura vasca en varias localidades de Guipúzcoa

CORRESPONSAL, San Sebastián

La segunda jornada del viaje de los Reyes de España a Euskadi transcurrió, desde que hicieron su entrada en Guipúzcoa, con retraso sobre los horarios previstos y tiempo desapacible, con fuerte viento, aguaceros y granizo en algunos momentos. Varios miles de personas recibieron a los Reyes en Loyola y Azcoitia, con muestras de simpatía. No obstante, desde primera hora de la mañana se registraron en las zonas de Rentería, Pasajes y Lezo paros laborales y actuación de piquetes, siguiendo la consigna de asambleas populares celebradas en días anteriores para protestar por la situación y por la presencia de los Reyes en la provincia. ETA interfirió anoche el Telediarlo de las nueve de la noche cuando se ofrecía la información sobre el viaje.

Don Juan Carlos y doña Sofía llegaron al santuario de Loyola, donde se celebró la recepción de las autoridades provinciales con una salve a las 17.45 horas. El espacio destinado al público en la basílica se encontraba repleto. Entre los asistentes, en primera fila, pudo verse al presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores de Guipúzcoa, José María Silvetti, militante destacado de UCD, que abandonó su domicilio de Guetaria el pasado año, al recibir varias amenazas de muerte. Silvetti, muy emocionado, vitoreó al Rey cuando hizo su entrada en el recinto.

En el exterior, unas 3.000 personas esperaron a la comitiva y recibieron a los Reyes con fuertes aplausos.

Tres o cuatro personas llevaban banderas españolas.

En sus palabras de saludo, el obispo de la diócesis, José María Setién, se refirió a la enorme tarea de la que el Jefe del Estado es responsable y se mostró esperanzado en el futuro del pueblo vasco, del que dijo que es amante de la paz. Pidió al Rey que sea «creador de paz» en el ejercicio de su misión. La salve fue interpretada a continuación por el Orfeón Donostiarra.

Más tarde, los Reyes se trasladaron a Azcoitia, donde les aguardaban varios miles de personas, que cubrían el trayecto hasta el palacio de Insausti. En él palacio, los Reyes ofrecieron una recepción a la Real Sociedad Vascongada de los Amigos del País, Sociedad de Estudios Vascos y Real Academia de la Lengua Vasca, cuyos socios habían sido invitados al acto. Las tres sociedades cuentan con miembros de Navarra y del País Vasco francés.

La ceremonia se inició con la intervención de Ignacio Eizmendi, Basarri, uno de los mejores bertzolaris en activo, que improvisó un saludo a los Reyes. Inmediatamente tomaron la palabra los presidentes de las tres sociedades por el orden de antigüedad de cada una, José Manuel López de Juan

Abad, José Miguel Barandiarán y Luis de Villasante, respectivamente. López de Juan Abad destacó la orientación de progreso que siempre han tenido los trabajos de los Amigos del País, y pidió a don Juan Carlos «que se intensifiquen las actuaciones que nos lleven a la convivencia y la concordia». Barandiarán recordó la trayectoria de la Sociedad de Estudios Vascos y su dedicación a la cultura de Euskadi.

Villasante, por su parte, aseguró que la Academia de la Lengua Vasca nunca podrá echar en el olvido lo que debe al Rey, ya que fue éste quien, nada más ocupar la Jefatura del Estado, otorgó reconocimiento legal a la entidad. Más adelante señaló que hubiera sido su deseo celebrar una sesión solemne de la Academia bajo la presidencia real e hizo votos para que la estancia de don Juan Carlos en el País Vasco le sirva «para mejor comprender la situación y arbitrar los oportunos remedios».

Tras un breve concierto de música barroca interpretada por un trío de soprano, órgano y trompa, los Reyes departieron con los asistentes que abarrotaban la pequeña sala de sesiones. Entre las personalidades de la cultura que habían sido invitadas se encontraban Julio Caro Baroja, los escultores Néstor Basterretxea y Eduardo Chillida, el cantante Gorka Knorr, Jesús María Leizaola, Koldo Mitxelena, el director de teatro Luis María Iturri, los escritores Fierre Laffite y José María Satrústegui, el historiador Federico Zabala y Gregorio Monreal.

Desde Azcoitia, donde fueron despedidos con fuertes aplausos por la multitud que esperó en la calle el final del acto bajo los aguaceros, los Reyes se dirigieron a San Sebastián. La jornada guipuzcoana de don Juan Carlos y doña Sofía culminaba a las diez de la noche con una cena ofrecida en el palacio de la Diputación Foral de Guipúzcoa por la Corporación provincial, a la que asistieron ui centenar de invitados.

Durante s1 estancia en San Sebastián, lo Reyes pernoctaron en La Cumbre antigua residencia del ministro d jornada durante el período estival

Paros y barricadas

Atendiendo a la convocatoria c Herri Batasuna y de grupos de izquierda extraparlamentaria, lí localidades de Rentería, Lezo Pasajes registraron ayer numen sos paros laborales e incidente Desde primeras horas de la manan cerraron sus puertas comercios talleres, mientras en la calle los paquetes montaban barricadas. E algunos momentos las barrera; formadas con vehículos —alguno de los cuales fueron incendiadosparalizaron el tráfico de forma si rmiltánea en las vías de Renfe y d> ferrocarril Bilbao-Irún, en la carretera N-I (Madrid-Irún) y en 1 autopista Bilbao-Behovia. Una d estas dos últimas deberá ser útil zada por la comitiva real, hoy, jueves, para trasladarse desde San Sebastían a Fuenterrabía.

En San Sebastián, una manifestación convocada por los misnu grupos para las 19.30 horas fue d suelta apenas había dado comienzo en el Bulevar por la Policía Nacional. Piquetes de jóvenes, en s mayoría, protagonizaron saltos partir de ese momento en calle céntricas, cruzando automóvih sobre la calzada, mientras la policía trataba de dispersarlos a di tancia con disparos de pelotas c goma. Los disturbios impidieron tráfico rodado en el Bulevar, avenida de la Libertad y calles adyecentes, extendiéndose más tarde los barrios de Gros, donde ui gran barricada taponó la calle Miracruz, y Herrera, en el q cuatro autobuses fueron cruzad en la N-I. El servicio de autobús urbano quedó suspendido y m chos taxistas optaron por retirai de la vía pública. Las calles, des el comienzo de los incidentes, fueron quedando anormalmerte vacías, a excepción de los piquet la policía y algunos grupos de curiosos. Dos personas resultar heridas en los incidentes registi dos anoche en San Sebastián.

Realizaron la presente información sobre la visita de los Reyes al País Vasco Javier Ángulo, Tonia Etxarri, Patxo Unzueta y Victorino Ruiz de Azúa.

 

< Volver