Además de suponer, en su opinión, un espaldarazo al proceso autonómico. 
 Garaikoetxea califica el viaje real de "acontecimiento de importancia histórica"     
 
 El País.    06/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Además de suponer, en su opinión, un espaldarazo al proceso autonómico

Garaikoetxea califica el viaje real de "acontecimiento de importancia histórica"

CORRESPONSALES, San Sebastián

«La visita de los Reyes al País Vasco ha supuesto un espaldarazo al proceso autonómico vasco y a la voluntad de la Monarquía de seguir respaldándolo», afirmó ayer Carlos Garaikoetxea, minutos después de que el avión que trasladaba a Madrid a los Reyes despegara del aeropuerto de Fuenterrabía-San Sebastián.

Al hacer —en una improvisada conferencia de Prensa— una valoración del viaje de los Reyes a Euskadi, Garaikoetxea lo calificó de «acontecimiento de importancia histórica». «Hay que felicitarse», dijo, «de un viaje que ofrece la oportunidad excepcional de que la realidad viva del País Vasco, sus problemas y aspiraciones, que los Reyes han conocido, puedan tener mejores ecos».

El lendakari manifestó su satisfacción por el contenido del discurso pronunciado por el Rey en el acto de Guernica, «La visita y el discurso», precisó, «tienen una honda significación. Vienen a ser la confirmación del proceso autonómico y del progreso del autogobierno de este país, una honda aspiración del pueblo vasco, y nos congratulamos por ello».

En el capítulo de resultados del viaje del presidente del Gobierno vasco señaló que no podía plantearse un recetario de problemas concreto con ocasión de la visita de un Rey, Jefe del Estado, «que está por encima de confrontaciones y opciones políticas concretas». «Pero yo creo», añadió, «que de la misma manera que el Rey ha sido evidente impulsor del proceso democrático y autonómico que hemos vivido hasta ahora, puede seguir siendo impulsor, inspirador y valedor de esos problemas pendientes. Yo así lo espero».

No fue muy explícito Garaikoetxea al referirse al contenido de las conversaciones que ha mantenido con el rey Juan Carlos durante su estancia en Euskadi. «En el discurso que pronuncié en Guernica están, implícita o explícitamente resumidas, las preocupaciones o sugerencias que he transmitido al Rey. Si se lee detenidamente se verá que le he planteado los grandes problemas que nos preocupan: la situación caótica en lo que se renere ai desempleo y crisis económica profunda, heredados del pasado, la necesidad de dar una salida racional al tema de Navarra y de realizar un esfuerzo gigantesco entre todos para la pacificación de Euskadi, matizándole que las raíces de la violencia son más profundas de lo que normalmente se juzga».

En este sentido se mostró prudente y ciertamente vago al referirse al insistente rumor de que durante su estancia en Euskadi podría plantearse al Rey la eventualidad de medidas de gracia, como vía para la pacificación. Sin embargo, reconoció «que el tema ha estado notando a lo largo de la visita». «Cuando en Guernica dije que era necesario un esfuerzo gigantesco entre todos para la pacificación de Euskadi y decía que las raíces de la violencia son más profundas de lo que puedan parecer, fui suficientemente explícito. El planteamiento está hecho de la forma más solemne que pueda hacerse: desde la Casa de Juntas de Guernica». Ante la insistencia de los informadores por saber concretamente si el tema había sido tratado privadamente con el Rey, el lendakari se escurrió con metáforas: «Hablando en términos musicales», dijo, «es lógico que variaciones sobre el mismo tema existan».

En base a las acusaciones que el PSOE de Euskadi hizo al Gobierno vasco por no haber convocado a la población a los actos programados durante la estancia de los Reyes en Euskadi, se le preguntó a Garaikoetxea su opinión sobre la respuesta dada por el pueblo vasco a la presencia de los Reyes en las provincias vascas: «Como dijo felizmente nuestro consejero de Cultura», indicó, «no es la época de convocar con bocadillos y vasos de vino. Es la época de las espontaneidades, y yo creo que el pueblo vasco espontáneamente ha expresado lo que es y siente. Eso es más importante que cualquier convocatoria forzada».

El intento de boicoteo del acto de Guernica protagonizado por los cargos electos de Herri Batasuna y LAIA ha servido, en opinión del lendakari, para esclarecer, de forma gráfica, la situación real del País Vasco. «Situaciones tan excepcionales como las vividas en Guernica sirven para definir gráficamente la realidad de Euskadi, porque allí se vio, en la representación del pueblo vasco, cómo responde un hemiciclo y cuántos se comportan de una manera u otra».

Al comentar las declaraciones hechas por el ministro Juan José Rosón en el sentido de que en Guernica el PNV había demostrado que ha asumido su responsabilidad, Garaikoetxea dijo: «Me alegro que diga eso, pero decir que el PNV y el Gobierno vasco vienen asumiendo desde hace bastante tiempo sus responsabilidades, y que cada vez que esto se constate, para mí será un motivo de satisfacción».

Tanto en el curso de la conferencia de Prensa como en distintos apartes, Garaikoetxea insistió en que la actuación de Herri Batasuna en Guernica no era la única estridencia que se había producido en el viaje de los Reyes. «Hemos tenido que aguantar insultos y actitudes estridentes de grupos ultras, que han sabido estar hábilmente en lugares adecuados, probablemente con complicidades que habría que investigar».

«Los Reyes han sido bienvenidos y serán siempre bienvenidos», declaró Garaikoetxea al ser preguntado sobre la eventualidad de otro próximo viaje de los Reyes a Euskadi, tras haber cumplido su deseo de visitarlo por primera vez de forma oficial. «Eso pertenece única y exclusivamente a su voluntad», afirmó.

 

< Volver