Autor: Muguerza, J. R.. 
   Veinte mil personas en Bilbao     
 
 ABC.    10/02/1981.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

VEINTE MIL PERSONAS EN BILBAO

BILBAO (J. R. Muguerza, corresponsal). Bajo el lema «Euskadi, paz y libertad», unificado en una sola pancarta, y en total silencio a lo largo de los casi dos kilómetros que separan La Casilla del Arenal bilbaíno, se celebró a media tarde de ayer la manifestación más numerosa de las celebradas en la capital vizcaína —según fuentes oficiales, unas 20.000 personas— y cuyo motivo era la protesta unánime del pueblo por el asesinato del ingeniero José Mana Ryan Estrada por un comando de la rama militar de ETA. La manifestación, que se desarrolló sin ningún tipo de incidentes, solamente se vio alterada por los propios problemas de orden motivados por tan inesperado número de asistentes.

Hacia las cinco de la tarde, una muchedumbre incalculable abarrotaba la hoy calle Autonomía.

A partir de esos momentos, los problemas comenzaron para el servicio del orden, que se vio desbordado por el gentío. La pancarta con el «slogan» «Euskadi, paz y libertad» quedó entaponada por un cordón de personas, que al llegar en sentido contrario precedió a la cabeza de la manifestación. Ante la imposibilidad de obligar a estas personas a colocarse tras la pancarta, se decidió adelantar a ésta. Una vez efectuado este cambio —sería las cinco y cuarto de la tarde— dio comienzo la manifestación silenciosa. La pancarta era portada por distintos líderes políticos y sindicales. Entre ellos cabe destacar la presencia de Mario Onaindía, Marquiegui y Uriarte, de Euskadiko Ezquerra; Benegas, Ramón Jáuregui, Nicolás Redondo, Juan Iglesias, de UGT y PSE; Camacho y Tueros, de CCOO; Roberto Lerchundi, del PSE; Macuá y Marcos Vizcaya, del PNV.

El recorrido se llevó a cabo con total normalidad hasta llegar al Arenal de Bilbao, en donde, una vez leído un comunicado, se tenía previsto dar por terminada la manifestación. En un primer momento se pidió a los congregados que esperaran la llegada del resto de los compañeros, que todavía se encontraban a mitad de trayecto. Posteriormente, y tras proceder a gritar «¡Gora Euskadi Askatuta!» y «jGbra Euskadi, paz y libertad», se disolvieron los manifestantes.

 

< Volver