Reacciones en Euskadi tras el asesinato de Ryan. 
 40.000 personas se manifestaron en Vitoria     
 
 El País.    10/02/1981.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

40.000 personas se manifestaron en Vitoria

CORRESPONSAL, Vitoria

Alrededor de 40.000 personas se manifestaron ayer por las calles más céntricas de Vitoria en señal de duelo por el asesinato del ingeniero de la central nuclear de Lemóniz José María Ryan. Presididos por una gran pancarta en la que se podía leer «Euskadi, paz y libertad», los vitorianos protagonizaron ayer la demostración de protesta más numerosa que se había producido en la capital alavesa desde el 3 de marzo de 1976.

La manifestación, que transcurrió en un impresionante silencio, partió de la plaza de la Virgen Blanca —en el momento en que arreciaba la lluvia—, para cruzar las calles más céntricas de la ciudad y volver al punto de partida. Representantes de todas las entidades oficiales figuraban en la cabeza del recorrido. El alcalde de Vitoria, Ángel Cuerda; el presidente de la Diputación Foral, Emilio Guevara; los consejeros Javier Caño y Félix Ormazábal, en representación del Gobierno vasco; el socialista y vicepresidente del Parlamento, José Antonio Agiriano, y dirigentes del Partido Nacionalista Vasco, partido socialista, Euskadiko Ezquerra, partido comunista, Comisiones Obreras, UGT y ELA-STV desfilaban en los primeros lugares.

La participación ciudadana fue más numerosa de lo previsto por los organizadores, hasta el punto de que fue necesario desviar el trayecto inicial, a fin de evitar la aproximación entre la cabeza y la cola de la manifestación.

Cuando los manifestantes llegaban de nuevo a la plaza de la Virgen Blanca,se vieron increpados por un grupo de medio centenar de jóvenes que, al igual que hicieran los cargos electos de Herri Batasuna en la Casa de Juntas de Guernica el pasado día 4, en presencia de los Reyes de España, entonaron —puño en alto— el Eusko Gudariak.

Por su parte, los manifestantes avanzaban hacia ellos coreando el lema de la concentración: «Euskadi, paz y libertad». El grupo de jóvenes continuaba impasible profiriendo vivas a ETA Militar. Transcurrieron unos minutos de tensión entre unos y otros hasta que varios espontáneos que integraban el grueso de la manifestación tomaron la iniciativa y persiguieron a los contramanifestantes, golpeándoles con los paraguas. La concentración finalizó con un Gora Euskadi askatuta (Viva Euskadi Libre).

Los organizadores, así como los observadores y la propia Policía Municipal, coincidieron en señalar que no se recordaba en la capital alavesa una manifestación tan numerosa desde el 3 de marzo de 1976. En aquella fecha, los ciudadanos de Vitoria participaron en una manifestación de protesta por la muerte de cuatro trabajadores —provocada por disparos policiales— mientras participaban en una asamblea que tuvo lugar en la iglesia de San Francisco de Asís.

A los actos de protesta que se celebraron durante toda la jornada en los centros de trabajo, así como a la mencionada manifestación, hay que sumar las numerosas personas que acudieron al entierro, celebrado por la mañana en la capital alavesa, del ingeniero de Lemóniz José María Ryan, asesinado el pasado viernes por ETA Militar.

 

< Volver