Autor: Angulo, Javier. 
 Reacciones en Euskadi tras el asesinato de Ryan. Según el presidente del PNV, la organización terrorista está siendo arrinconada socialmente. 
 Arzallus: "ETA se está desmantelando a marchas forzadas"     
 
 El País.    10/02/1981.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Según el presidente del PNV. la organización terrorista está siendo arrinconada socialmente

Arzallus: "ETA se está desmantelando a marchas forzadas"

J. A., Bilbao

«ETA se está desmantelando a marchas forzadas, aunque no sé si desde dentro o desde fuera, y está claro que esta acción supone un paso enorme en este sentido. Su frío asesinato, calculado y al copo de brutalidad, que debe considerarse políticamente como una torpeza, ha encontrado hoy la más seria respuesta colectiva que se ha dado nunca contra sus acciones», declaró a EL PAÍS el presidente del PNV, Xabier Arzallus. al término del funeral en memoria de José María Ryan.

El dirigente nacionalista califica hoy a ETA como un «fenómeno complejo» al que no puede* darse una calificación simple ni permite juzgar a todos sus integrantes por el mismo rasero. «En ETA hay hoy de todo: hay idealistas puramente nacionalistas, hay otros que son simplemente unos desalmados y el resto anda con un contrabando ideológico aprovechándose del sentido nacionalista. Eso provoca, y me consta, grandes tensiones internas».

Para Xabier Arzallus, ETA quiere imponer una alternativa: «o con nosotros o contra nosotros». «Quiere imponer», afirma, «su criterio en el ámbito político, social, ecológico e incluso empresarial por la fuerza de las armas. Ellos se proclaman el pueblo. Los demás no contamos. Se olvidan que somos ciudadanos, que somos pueblo y que contamos con un respaldo popular ganado mayoritariamente en las urnas, que somos una alternativa política seria».

Como «un paso nuevo» en la escalada de la violencia valora Arzallus el asesinato de José María Ryan, «ya que supone ir contra un proyecto concreto de una empresa concreta, implicando en ello a un trabajador, a un técnico sin capacidad de decisión. Se trata de un intento de paralizar la central nuclear de Lemóniz metiendo miedo a todos los cuadros técnicos de Iberduero. En este sentido, me cuesta mucho creer que esta torpeza no ha sido calculada por ETA. ¿A quién beneficia? Creo que a Iberduero y a la puesta en marcha de la central nuclear de Lemóniz. Al mismo tiempo es un "palo" a los movimientos antinucleares. ¿Qué pensar, pues, de la acción?*,

«Pero hay más: es el típico acto que hace sentirse amenazado a todo el mundo; nadie se puede ver libre de riesgo. Tratan de provocar así la inhibición de la población; pero no lo han conseguido, y la gran presencia en la manifestación del jueves en Bilbao pidiendo la liberación de Ryan y la masiva presencia de los ciudadanos hoy aquí, en el funeral, muestra bien a las claras que se está perdiendo el miedo y que ETA empieza a ser arrinconada socialmente».

Retolaza: rechazo en bloque Justamente a su lado, Luis María Retolaza, consejero de Interior del Gobierno vasco, apoyaba este criterio: «ETA está siendo arrinconada socialmente de forma progresiva.

Este pueblo tiene sentido común y lógica. Los sentimientos cuesta cambiarlos,

pero este asesinato supone un cambio cualitativo, ya que ha producido un rechazo en bloque. El pueblo se está mentalizando frente a la violencia y va perdiendo el miedo. La prueba es esta masiva presencia en el funeral».

«No hay duda», añadió, «de que este acto no le va a servir a ETA en sus objetivos, sino que va a producir exactamente la reacción en contra. Van a conocer la mayor reacción popular en contra de sus actuaciones.

Los únicos que perdemos con actuaciones como ésta somos los ciudadanos deEuskadi».

Considera Luis María Retolaza que, pese a la indignación que a la mayor parte del pueblo vasco ha producido el asesinato de José María Ryan, el pueblo vasco debe mantener la serenidad. «Para frenar y acabar con la violencia, a nosotros nos toca exigir a este pueblo la parcela de sacrificio y de riesgo que le toca. Sólo así lograremos la convivencia perdida en este pueblo antes de la guerra. No fuimos culpables y por eso nos consideramos con más autoridad que nadie para exigirla».

 

< Volver