Visita oficial de los Reyes al País Vasco. 
 Anecdotario de la visita     
 
 ABC.    12/02/1981.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Anecdotario de la visita

Durante la visita de los Reyes al País Vasco se han producido multitud de anécdotas de carácter humano, recogidas en su mayor parte en los diarios de la región.

• El martes, a la llegada de los Reyes a Foronda (Vitoria), cuando los Monarcas se dirigían al bar de oficiales, para tomar un aperitivo, desde una ventana situada a corta distancia del suelo, un matrimonio, con una niña de corta edad, vitorearon a tos Reyes. Doña Sofía, rompiendo el cordón de seguridad, se paró, se acercó a la pequeña y le dio un beso. La madre dijo a la pequeña: «Te ha besado la Reina, cariño.»

• Un niño subnormal de Ortuella tenía mucho interés en acercarse al Principe Felipe, y aguardó durante horas, hasta el punto de que quedó calado completamente por la lluvia, y logró acercarse a un metro del Principe, que fue la distancia más corta que pudo. Con anterioridad, ya había comentado sus deseos de ver a Don Felipe.

«QUE PINTA DE BILBAÍNOS»

• Durante la visita al puerto de Bilbao, dijo el Rey a un miembro de la Junta de Obras del Puerto, sonriendo socarronamente: «Qué pinta de bilbaínos tenéis.»

• Un barrendero del muelle, Juan Carlos Emeterio Cuesta, se decidió a saludar al Rey, diciéndole que había hecho la milicia en el yate «El Saltillo», propiedad del Conde de Barcelona, durante tres años. Añadió que allí conoció a Don Juan Carlos, siendo niño. El Rey le dio un fuerte abrazo, mientras la mujer del barrendero le decía: «He tenido que venir yo porque si no éste no se atrevía a saludarte.» Don Juan Carlos presentó al barrendero a Doña Sofía y a su hijo. Juan Carlos Emeterio coment6 al Príncipe Felipe: «Le conocí a tu padre cuando él tenía tu misma edad.»

• La Reina había pedido que la habitación del Principe no estuviera recargada, y que se encontrara cerca de la suya, como se hizo. Don Felipe durmió en una habitación muy sencilla, en una cama turca.

• En otra habitación figuraba un cuadro del pintor bilbaíno Pedro de Anduiza, que representa al entonces Principe de España vestido de «argantzale» (pescador). Había sido realizado durante la primera visita, como Príncipe, al País Vasco.

• En los cuartos de baño se colocaron dos ramos de iris blancos y morados y unas toallas de hilo, además de las sábanas, que fueron encargadas a la misma lencería que sirve a la Familia Real en la Zarzuela.

«UN CHAVAL MUY MAJO»

• En la visita de tos Reyes a Altos Hornos de Vizcaya, tos trabajadores se fotografiaron con el Principe Felipe. En ese momento, uno de los empleados le dijo a otro: «Este chaval es muy majo.» Un empleado de esta factoría aprovechó un momento en el que se encontraba a unos pasos del Rey y de Carlos Garaicoechea, y les dijo: «Son ustedes muy distintos de como salen en la televisión. Son como más humanos.»

 

< Volver