Reacciones a la muerte de José Arregui. En Pamplona, donde se produjeron pequeños altercados, tres encapuchados de ETA encabezaron la manifestación. 
 Fuerzas mayoritarias y la izquierda "abertzale" se manifiestan sin incidentes en Euskadi en protesta por la muerte de Arregui     
 
 El País.    17/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 22. 

Reacciones a la muerte de José Arregui

En Pamplona, donde se produjeron pequeños altercados, tres encapuchados de ETA encabezaron la manifestación

Fuerzas mayoritarias y la izquierda "abertzale" se manifiestan sin incidentes en Euskadi en protesta por la muerte de Arregui

Las manifestaciones convocadas en el día de ayer por las fuerzas políticas mayoritarias y la izquierda abertzale en las tres provincias de Euskadi y en Navarra en protesta por la muerte del militante de ETA Militar José Arregui, a causa de las torturas infligidas en la

Sin incidentes y en dos bloques netamente diferenciados, de ¡os cuales era más numeroso el encabezado por Herri Batasuna, entre 60.000 y 70.000 personas se manifestaron en Bilbao en protesta por el «asesinato brutal de José Arregui», según la fórmula común a las distintas convocatorias.

El hecho de que en Bilbao la convocatoria de manifestación de los partidos parlamentarios y centrales mayoritarias y la de Herri Batasuna y los extraparlamentarios coincidieran en un punto de partida y hora, hacía temer enfrentamientos entre participantes. Sin embargo, pronto se notaría el interés mutuo de los organizadores de ambas movilizaciones por evitar cualquier enfrentamiento.

Horas antes del inicio de la manifestación, dirigentes de las fuerzas que efectuaban ambas convocatorias se habían puesto de acuerdo: en cabeza se situarían los manifestantes convocados por HB y los sindicatos y fuerzas rupturistas, que se cerraría con varios cordones de servicio de orden. Detrás, a unos cien metros de distancia y encabezados también por cordones de voluntarios, marcharía la manifestación convocada por PNV, PSOE, Euskadiko Ezkerra, PC de Euskadi CCOO.UGT y ELA-STV.

Un primer bloque de la manifestación salió minutos antes de la hora prevista, cinco de la tarde. En cabeza se habían situado dos ikurríñas con crespones negros.

Cuando la manifestación había recorrido un centenar de metros, de entre el público saltaron a la calzada ocho jóvenes, que tapaban sus caras con las capuchas de sus trenkas, los cuales se situaron por delante de la cabeza con una pancarta con las siglas y el anagrama de ETA, en la que podía leerse en lengua vasca la frase Hasta conseguir la independencia y el socialismo, Euskalherria seguirá con las armas en la mano.

A lo largo del mismo, los manifestantes, en su mayor parte partidarios de Herri Batasuna y KAS, repitieron también consignas tales como Amnistía, sí; tortura, no; Presos a la calle; Policía asesina; Tortura y asesina la policía.

Dirección de Seguridad del Estado, transcurrieron sin incidentes de importancia, salvo en Pamplona, donde la Policía Nacional tuvo que dispersar a un grupo de manifestantes, después de que la marcha fuera presidida por tres encapuchados de ETA.

Mientras tanto, la cabeza del segundo bloque de la manifestación, más compacto, pero menos numeroso, discurría separada de la cola del primero por un centenar de metros tras la pancarta con el lema Euskadi paz y libertad (el mismo que se utilizó en la movilización de protesta por el asesinato de Ryan).

En contraste con el primer bloque, este segundo discurrió en completo silencio, sin pancartas ni símbolos, protegido por miembros de un servicio de orden integrado por representantes de los partidos convocantes, con excepción del PNV, que con todos sus militantes y simpatizantes se situó al final de la marcha.

San Sebastián: no hubo incidentes

Entre 30.000 y 50.000 personas se manifestaron en San Sebastián para protestar por la muerte de Jo-

seba Arregui, atendiendo las convocatorias diferenciadas de Herri Batasuna (HB) y la izquierda rupturista, por una parte, y de los partidos y sindicatos que habían llamado a la movilización tras la muerte de José María Ryan, por otra. La primera marcha superó en número de asistentes a la segunda en una proporción superior al doble.

La cabeza de la manifestación convocada por HB y otros partidos de la izquierda extraparlamentaria se formó con varias pancartas en las que se leía Usúrbil, gogoan zaitugu (Usúrbil, te recordamos) y Policía asesina. Torturikez, amnistió bai (No a las torturas, sí a la amnistía). Esta manifestación recorrió varias decenas de metros entre los que pretendían asistir a la segunda, con gritos contra el PNV y coreando frases como Aquí están, estos son, los amigos de Rosón y Que les apliquen a ellos la ley antiterrorista. Durante todo el trayecto se

repitieron las consignas contra la policía y los vivas a ETA Militar.

La segunda manifestación hizo parte del recorrido siguiendo a la otra, a una distancia de varios centenares de metros. En previsión de incidentes como los del lunes anterior, un nutrido grupo del servicio de orden caminaba en cabeza, mientras otro cubría las esquinas a medida que se avanzaba.

La manifestación «por la paz y la libertad» hizo también el recorrido habitual hasta llegar al río Urumea, donde se tomó la avenida de la Libertad, para disolverse cerca del punto de partida, a escasa distancia de donde lo estaba haciendo en el mismo momento la otra marcha.

Vitoria: 20.000 personas acudieron a la convocatoria

Alrededor de 20.000 personas participaron en Vitoria en la manifestación convocada por todos los

partidos políticos —a excepción de Alianza Popular y Unión de Centro Democrático— para protestar por la muerte del presunto militante de ETA José Arregui, el pasado día 13 en el Hospital Penitenciario de Carabanchel.

La manifestación, que transcurrió pacíficamente, estaba dividida en dos partes claramente diferenciadas. En la primera, integrada por 8.000 personas aproximadamente, figuraban los representantes del Partido Nacionalista Vasco, Partido Socialista de Euskadi, Partido Comunista y Euskadiko Ezkerra, que coreaban tres consignas: «Euskadi, paz y libertad», «Democracia sí, fascismo no» y «No, no, no, torturas no». En la segunda parte de la marcha, encabezada por una ikurríña con crespón negro y una pancarta alusiva a las torturas, se contabilizaban alrededor de 12.000 personas, quienes no cesaron de gritar: «Abajo la ley Antiterrorista», «Presos a la calle», «Amnistía sí, centrales nucleares no», «Policía asesina», «La policía tortura y asesina», «Contra la represión, lucha armada es solución» y «Viva ETA Militar».

Pamplona: tres encapuchados con una pancarta de ETA

Fuerzas de la Policía disolvieron sobre las 17.15 horas de ayer, con material antidisturbio, la manifestación convocada por Herri Batasuna en Pamplona —en la que participaban unas 8.000 personas—, y que iba encabezada por una pancarta con el anagrama de ETA, que portaban tres jóvenes encapuchados. Como consecuencia de la acción policial, catorce personas fueron atendidas de golpes y contusiones en centros clínicos de la capital navarra. Se practicaron seis detenciones.

La concentración convocada por HB a la una del mediodía, en la plaza del Castillo, en protesta por la muerte de José Arregui, fue impedida por la Policía Nacional, que una hora antes había acordonado la zona. Sin embargo, grupos de manifestantes formaron barricadas con coches, produciéndose enfrentamientos con la policía, que intervino disparando pelotas de goma y botes de humo.

La manifestación convocada por los partidos mayorítarios, que era encabezada por una pancarta con el lema Euskadi paz y libertad, que sostenían los dirigentes de los grupos convocantes, inició el recorrido, seguida, a unos cien metros, por otra manifestación, en cuya cabeza figuraban los líderes de HB. La primera manifestación, en la que participaron unas quinientas personas, hizo el recorrido en un tiempo récord (quince minutos), cantó por el camino el Eusko Gudariak y entonó parte de La Internacional en la plaza, antes de disolverse con prisas.

La segunda manifestación, que a mitad de recorrido fue encabezada por tres encapuchados que sostenían una pancarta firmada por ETA, en la que, en éusquera, decía: Usúrbil: revolución o muerte. No te olvidamos. Euskadi no se rinde, apenas había llegado a la plaza del Castillo cuando un fuerte contingente policial realizó una carga en la avenida de Carlos III, que disolvió a los manifestantes. A partir de las 17.20 horas, el centro.de Pamplona se convirtió en escenario de carreras y cargas policiales.

Realizaron la información sobre la jornada de ayer en el País Vasco y Navarra Javier Ángulo, Tonia Etxarri, Victorino Ruiz de Azúa, Patxo Unzuetay Fermín Goñi.

 

< Volver