Euskadi se levantó contra las torturas. 
 ETA encabezó las manifestaciones abertzales     
 
 Diario 16.    17/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 39. 

EUSKADI SE LEVANTO CONTRA LAS TORTURAS

ETA encabezó las manifestaciones abertzales

Encapuchados que sostenían pancartas de ETA encabezaron las manifestaciones abertzales en Bilbao, San Sebastián y Pamplona por la muerte de José Arregui Izaguirre, presunto miembro de la organización armada vasca. A la convocatoria de Herri Batasuna y fuerzas extraparlamentarias de Euskadi asistieron alrededor de cien mil personas en las capitales del País Vasco y Pamplona, siendo por el contrario — de uno a tres, aproximadamente— muy inferior en número la asistencia a la llamada institucional, salvo en la capital navarra, donde la concurrencia fue de seis-mil abertzales, frente a doscientos. No se registraron incidentes en Vitoria y San Sebastián en el transcurso de las manifestaciones y sí en Bilbao y Pamplona.

En esta última hubo saltos, disturbios, barricadas, y fuerte respuesta policial.

Bilbao: J. M. IDOYAGA

San Sebastián: Ramón GABILONDO

Vitoria: U/piano GARCÍA

Pamplona: José M. ESTEBAN.

Corresponsales

Pamplona

Disturbios al final

Varios cientos de personas se manifestaron a las cinco de la tarde de ayer tras una pancarta que portaban encapuchados y en la que figuraba la leyenda «Usurbil Iraultza ala hil Euskadi gogoan zaítugu, no se rinde», y que lucía el anagrama de ETA, profiriendo gritos a favor de ETA militar contra la Monarquía y otros, recorriendo las calles de Conde Oliverto, plaza Príncipe de Viana, avenida de San Ignacio, Cortes de Navarra, Carlos III y plaza del Castillo, en donde fueron disueltos por numerosos efectivos de la Policía Nacional, que irrumpieron entre los últimos participantes en la manifestación a favor de ETA.

Los hechos habían dado comienzo junto a la estación de autobuses de Pamplona, punto de inicio de todas las manifestaciones y en donde se comenzaron a concentrar varios cientos de personas, pudiéndose ver alguna bandera republicana, mientras diversos grupos entonaban cánticos a favor de la amnistía y por los «presos a la calle».

Los incidentes

Nada más ponerse en marcha la manifestación, los asistentes formaron en dos bloques, el primero precedido de una gran bandera republicana, tras la pancarta que llevaba el lema de la convocatoria firmada por los partidos políticos PSOE, PCE, PNV, EKA, EE y las centrales sindicales CC 00, UGT, ELA y USO, y que decía: «Euskadi: paz y libertad», contabilizándos un par de cientos de personas, mientras el grueso más importante, de unas seis mil personas, lo hizo tras la, pancarta que portaban tres jóvenes encapuchados con el anagrama de ETA y con la inscripción citada al principio.

Eran, aproximadamente las cinco y veinte de la tarde, cuando comenzaron a sonar las sirenas de los primeros vehículos policiales que, en importante número, accedieron al lugar de la manifestación desde el Gobierno Civil.

Confusión

En unos momentos, la confusión fue la nota dominante y los gritos arreciaron contra la Policía, llamándole «asesina, asesina». Mientras la gente corría despavorida en todas direcciones, varias decenas de personas se apostaron en el centro de la plaza y comenzaron a tirar piedras contra la Policía, que tuvo que refugiarse detrás de los vehículos, mientras comenzaba a hacer uso del material antidisturbio. Varias personas resultaron contusionadas por efecto de los pelotazos y otras muchas cayeron al suelo empujadas por las que corrían huyendo de la Policía.

La plaza del Castillo fue inmediatamente despejada, mientras los disturbios se extendieron hacia las calles del casco viejo, de difícil acceso para los vehículos policiales, y las adyacentes fueron interceptadas por numerosos coches que cruzaban los manifestantes.

San Sebastián

Contra la tortura

Más de 30.000 personas, se manifestaron ayer por las calles de San Sebastián en protesta por la muerte del presunto miembro de ETA (m), Joseba Arregui Izaguirre. Los manifestantes, integrados en dos bloques, recorrieron sin que se registraran incidentes las principales calles de la capital.

Contrariamente a lo que ocurriera una semana antes en la manifestación de protesta por el asesinato de José María Ryan, el grupo más numeroso fue esta vez el agrupado en la convocatoria de los partidos de la izquierda abertzale revolucionaria.

En efecto, más de 20.000 personas seguían a una pancarta en la que se aludía a la Policía y a las torturas y que iba firmada por Herri Batasuna, el Movimiento

Comunista de Euskadi, LKI, LAIA, PTE, SU, LAB, Gestoras Pro Amnistía, etcétera. Por su parte, la manifestación convocada por los partidos mayoritarios y las centrales sindicales ELA-STV, CC 00 y UGT reunió a un número sensiblemente inferior de personas que no llegarían a las 10.000.

Rostros cubiertos

Sobre las cinco y diez de la tarde la manifestación más numerosa, la de los grupos afines a Herri Batasuna inició su recorrido en el bulevar de San Sebastián. Además de la pancarta que abría la marcha, se integraban en la misma varias más, entre ellas dos de apoyo a ETA (m) sujetas por jóvenes que cubrían sus rostros con pasamontañas.

Vitoria

Sin enfrentamientos

Dos manifestaciones se celebraron ayer en la capital alavesa para protestar por la muerte de José Arregui. La primera de las cuales se celebró por la mañana, siendo disuelta por la Policía después de haber realizado un amplio recorrido y aunque solamente se habían coreado distintas consignas; la otra, por la tarde, con dos grupos claramente diferenciados, se desarrolló pacíficamente y sin enfrentamientos.

Minutos antes de las cuíco se puso en marcha la última de las manifestaciones, cuya primera sección correspondía a la convocatoria de PNV, PSE-PSOE, EE y PCE.

La segunda sección, más numerosa que la anterior, la abría una gran ikurriña que era portada por las madres de un preso y un refugiado, tras la cual iba una pancarta antiterrorista, por la libertad de los detenidos y por la amnistía, que era llevada por representantes de HB, EMK, LKI, .PTE, KAS.. SU, LAB, CNT, Gestora Pro Amnistía, asociaciones de vecinos y comités antinucleares.

El recorrido fue mucho menor que la pasada semana, y a la hora de valorar las cifras existía división de opiniones, que iban desde los 30.000 -igual a la celebrada por el asesinato de Ryan— a la cifra dada por la Policía Municipal que la estimó en 15.000.

En cuanto a la división de los grupos, la situación será distinta, aunque todos están de acuerdo en considerar que era mucho mayor la. que acompañaba a la izquierda abertzale

Bilbao

Participó el Gobierno vasco

Entre ochenta y cien mil personas se manifestaron ayer en Bilbao, repartidos en dos terceras partes entre la izquierda abertzale y rupturista y la otra tercera parte por el resto de las fuerzas parlamentarias.

Está claro que algunos partidos como el PNV y PSOE no hicieron un esfuerzo importante para movilizar a sus bases, como ocurriera en la manifestación de hace una semana en protesta por el asesinato de José María Ryan. Incluso hubo problemas para portar la pancarta unitaria con la consigna «Euskadi, paz y libertad».

Los miembros del Gobierno vasco y los dirigentes peneuvistas se encuadraron en las filas de su militancia fuertemente protegidos por el ertzaina (servicio de orden propio del PNV).

La cabecera de la manifestación fue tomada por Herri Batasuna y la izquierda rupturista, con pancartas y consignas que recordaban a Usurbil y se posicionaban en contra de la central nuclear de Lemóniz.

Pancarta de ETA

Antes, media docena de encapuchados portaban una gran pancarta con los símbolos de ETA militar. En las cercanías de la estación de Renfe los encapuchados desaparecieron camuflados entre la multitud.

Durante el trayecto los manifestantes de HB corearon los gritos de «Gora ETA militar. Vosotros fascistas sois los terroristas y la Policía tortura y asesina».

Separados por un amplio despliegue de los servicios de Orden Público se encontraban los manifestantes de la que pudiera llamarse «formación institucional».

En la cabeza de esta segunda manifestación, que seguía el mismo recorrido, estaban líderes sindicales y políticos.

Tras un grupo de unas 20.000 personas que marchaban en silencio iba el PNV perfectamente diferenciado. Poco más de seis mil personas, con varios miembros del Gobierno vasco.

Manifestantes separados

Al llegar a las cercanías de la estación de Renfe, la manifestación «institucional» varió en su recorrido dirigiéndose hacia los jardines Albia, en lugar de al paseo del Arenal.

Las razones de este cambio de última hora están en las conversaciones entre los líderes de HB y de las otras fuerzas políticas para evitar enfrentamientos.

 

< Volver