Autor: Angulo, Javier. 
   Polémica sobre las condiciones de ETApm para liberar a los cónsules     
 
 El País.    26/02/1981.  Página: 23. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

POLÍTICA

Polémica sobre las condiciones de ETApm para liberar a los cónsules

JAVIER ÁNGULO, Bilbao

El secuestro de los cónsules de El Salvador, Austria y Uruguay, realizado en la noche del jueves pasado en Bilbao y Pamplona por ETApm, y la polémica surgida entre los medios de comunicación vascos en torno a la conveniencia de satisfacer o no las exigencias impuestas por aquélla para su liberación, vuelven a concitar el interés público en Euskadi, capitalizado en los últimos días casi en exclusiva por el intento golpista del lunes, aun cuando ninguna novedad sobresaliente se haya producido en las últimas horas.

La situación en torno al secuestro de los tres cónsules, cuando va a cumplirse una semana, era ayer idéntica a la del lunes, cuando el intento de golpe de Estado del teniente coronel Tejero relegó el hecho casi al olvido y congeló las primeras reacciones a las exigencias impuestas, por la mañana, por ETApm -para su liberación. Las investigaciones policiales, también paralizadas por la aplicación del estado de alerta, se reiniciaron nuevamente, desde la noche del martes, en pueblos y capitales del País Vasco, aunque sin ningún éxito por el momento.

La polémica creada en los medios de comunicación del País Vasco sobre la conveniencia o no de satisfacer las condiciones fijadas por ETApm, que Jan directamente les concernían, era acaso la única nota destacada en la historia del segundo secuestro de cónsules que se produce en Euskadi en los últimos once años.

En medio déla acumulación de informaciones sobre el intento golpista, los periódicos vascos hadan, el martes., un hueco en sus páginas al comunicado con las condiciones de ETApm y a una

valoración sobre el mismo. Egin y Deia, medios nacionalistas de distinto signo, recordaban que ambos han publicado ya el informe de Amnistía Internacional y varias fotos de José Arregui, e incluso, incluían reproducciones a tamaño reducido de las páginas en las que, en su día, se difundieron.

Postura de la Prensa

La Gaceta del Norte y El Correo Español, de Bilbao, que en octubre recogieron únicamente un breve resumen del mencionado informe y no habían publicado hasta la fecha ninguna de las fotos aludidas, no parecen dispuestos, en principio, a aceptar las condiciones de ETApm. Ninguno de los dos ha hecho pública, :sin embargo, su postura sobre el tema a través de editoriales o notas del periódico. El Diario Vasco, de San Sebastián, que publicó el domingo una foto de José Arregui, mantenía la misma postura.

Desde algunos de los mencionados periódicos, las esposas de .los cónsules secuestrados hacían ayer, de una forma explícita o implícita, un llamamiento público a los medios de comunicación vascos y a los del Estado aludidos por ETApm en su comunicado, para que satisfagan las exigencias impuestas" para la liberación de sus maridos. Concretamente, Carmen Cardales, esposa del cónsul de Austria, declaraba: «Las condiciones para liberar a los tres cónsules no son disparatadas. Los medios de comunicación aludidos tienen la palabra ahora».

El presidente del Gobierno vasco, Carlos Garaikoetxea, ha remitido un telegrama de solidaridad a las esposas de los cónsules secuestrados. Fuentes del Parlamento vasco han informado a la agencia ANI que este organismo no ha publicado ningún comunicado sobre torturas.

Como se sabe, la publicación de un documento sobre torturas de la Comisión dé Derechos Humanos es una de las condiciones de ETA para la liberación de los cónsules.

Llamamiento del nuncio

El nuncio de Su Santidad en España, Antonio Innocenti, en su calidad de decano del cuerpo diplomático, ha hecho un llamamiento.a los secuestradores de los. cónsules de Austria y El Salvador, en Bilbao, y de Uruguay, en Pamplona, para que, escuchando sus mejores sentimientos de comprensión y de humanidad, pongan en libertad a los tres inocentes, aliviando así a las familias, sumergidas sin culpa en la angustia y en el dolor.

 

< Volver