ETA p-m abandona la lucha armada. 
 Los "polis-milis" piden a ETA militar que abandonen su actitud     
 
 ABC.    01/03/1981.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ETA p-m abandona la lucha armada

Los «polis-milis» piden a ETA militar que abandonen su actitud

SAN SEBASTIAN (agencias). La organización armada ETA (político-militar) ha facilitado a los medios informativos de Guipúzcoa, en un lugar no determinado de la provincia, un extenso manifiesto de catorce páginas, en el que ofrece una tregua incondicional, que no significa el abandono absoluto de la lucha armada, y señalando que la situación política actual es lo suficientemente seria como para que sean los partidos políticos y las instituciones los protagonistas en resolver los problemas de Euskadi.

En este comunicado ETA señala que cree que este es el contexto político más favorable «para que un acuerdo entre las fuerzas políticas tenga menores posibilidades de realizarse y para que los acuerdos a los que lleguen tengan posibilidades de éxito. No obstante, nuestra paralización de la lucha armada está en función de que exista realmente una dinámica en las fuerzas políticas de ir resolviendo a corto plazo los temas pendientes».

La organización ETA político-militar no pone ninguna condición a estas decisiones de los partidos, aunque se replantearía la tregua en caso de que hubiera una clara involución o, por supuesto, un golpe de Estado, es decir, si las conquistas logradas hasta ahora sufrieran un retroceso.

Más adelante, ETA (p-m) señala en su manifiesto: «Paralelamente, emplazamos también a ETA militar a la paralización de sus acciones, ello en la medida en que la práctica armada en la coyuntura actual es un momento que objetivamente puede imposibilitar además que los acuerdos entre las fuerzas políticas puedan darse y puedan avanzar, dando al traste con las salidas políticas, único motivo de cualquier práctica armada revolucionaria. Lo contrario puede multiplicar los males del militarismo y las armas políticas e ideológicas que necesita la derecha para reorganizar el consenso contra la lucha armada.

ETA político-militar tenía prevista esta tregua —añade la nota— en la época en que se produjo la dimisión de Adolfo Suárez como presidente del Gobierno, pero esta dimisión les hizo frenarse en la idea. Con la nominación de Calvo-Sotelo para la Presidencia, recapacitaron sobre su posición, temiendo una derechización del Ejecutivo, llegando incluso a plantearse la realización de diversas acciones fuertes, pero el intento de golpe de Estado del pasado día 23 fue determinante para paralizar cualquier tipo de acción y lanzar inmediatamente la tregua.

Por último, ETA político-militar señala que ha hecho saber a todos sus comandos que paralicen totalmente su actividad.

Como se recordará, ETA político-militar mantenía la lucha armada en pro de la amnistía, el desarrollo estatutario y la integración de Navarra en Euskadi, mientras que ETA militar pretende como base para un alto el fuego la consecución de la alternativa KAS.

 

< Volver