Autor: Ivorra Ivorra, Antonio. 
 Carrillo en Madrid. 
 "El Ejercito no es de Fraga, sino de España"     
 
 Diario 16.    09/05/1977.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Carrillo en Madrid

"El Ejército no es de Fraga, sino de España"

Antonio Ivorra

MADRID, (D 16) El Partido Comunista de España actuó a banderas rojas desplegadas durante el fin de

semana desde La Coruña (seis mil asistentes en el Polideportivo) a Sevilla (cinco mil personas en el

Casino de la Exposición), pasando por Valencia (treinta mil entradas en el "coso"), Plasencia (a teatro

lleno), Falencia (mil quinientas personas en el Club Ribera) y Madrid: plaza de toros de Vista Alegre, el

sábado, con más de treinta mil de entrada en la plaza y alrededores, y campo de fútbol .. de Las

Margaritas, de Getafe, en la mañana de ayer.

En todos los mítines se mantuvo la "alegría y emoción contenida". Se registraron pequeños incidentes en

Valencia y en la plaza de toros de Vista Alegre al intentar, algunos asistentes, enseñar banderas

republicanas. Los servicios de orden actuaron con "cierto nerviosismo" en Vista Alegre.

MADRID, 9 (D16).—La carabana de coches, iniciada en la plaza Elíptica de Madrid hasta Getafe retrasó

ayer una hora la llegada al campo de fútbol de Las Margaritas de Santiago Carrillo, secretario general del

Partido Comunista de España. Cincuenta minutos tardó el coche de Carrillo en hacer los nueve kilómetros

que separan la Elíptica del campo de fútbol de Getafe, donde cuarenta mil personas asistieron de pie,

durante tres horas, al mitin convocado por la organización del PCE de Getafe.

Santiago Carrillo, a los pocos días de recuperar la palabra, a plena luz del día, perdió un poco de voz —el

viernes y el sábado dio dos mí tines en las plazas de toros de Alicante y Valencia— que fue recuperando a

lo largo del discurso. Los asistentes, que protegieron sus cabezas del sol mesetarioxcon unas "biseras

rojas PCE", oyeron con nitidez —funcionó bien el servicio de megafonía—, las primeras palabras que

Carrillo dirigía a los madrileños después de "cuarenta años de represión, muerte y lucha".

Centenares de banderas rojas ondearon al viento cuando Carrillo hizo su aparición en la tribuna.

Siempre se nos critica

"Hay que hacer unpuente de acercamiento —dijo Carrillo entre un silencio y un orden absolutos, que se

mantuvieron en todo el desarrollo del mitin de Getafe— entre el pueblo y el Ejército para que los fascistas

no intenten manipular a las Fuerzas Armadas. El Ejército, que no es de Praga ni mucho menos de Blas

Pinar, es de España y está al servicio de ella defendiendo y aceptando la voluntad de la sociedad, que

debe ser soberana."

"No somos derechistas"

Santiago Carrillo recordó —a propósito de ciertas críticas tras, la resolución del Comité Centraí del PCE

de acatar la bandera del Estado español— que no era la primera vez que el PCE era criticado y tachado de

"derechista" por las resolucio n e s que tomó a lo largo de "cincuenta años de lucha por la libertad y la

democracia".

"Al c a m a r ada José Díaz —matizó— le tacharon de "derechista" porque antepuso ganar la guerra a

hacer la revolución. Se perdió la guerra y vinieron cuarenta años de opresión. Cuando hace veinte años

lanzamos la política de "reconciliación nacional, también se nos acusó. Ahora vemos los resultados

positivos. Después, con nuestro acercamiento a la Iglesia también se nos miró con recelo. Ahora la Iglesia

—muchos de sus hijos y sacerdotes militan en el Partido— ya no preconiza una Cruzada. Siempre se nos

ha criticado, pero nosotros somos los mismos comunistas que hemos y seguimos defendiendo a la clase

obrera y a los desheredados con responsabilidad e inteligencia."

El secretario del PCE puntualizó que no estábamos aún en la democracia, "prueba de ello fue la ´intentona´

a raíz de nuestra legalización, la permanencia en las cárceles, de presos políticos, la no legalización de los

partidos, Carlista (con la prohibición del acto de Montejurra), PTE, MCE, ORT, LCR y otros".

Carrillo pidió un voto para la libertad y la democracia "para cortar el paso a la ´Alianza impopular´: No

buscaremos ningún voto denigrando a ninguna fuerza democrática. Votar en conciencia, pero sabed que

el PCE no faltará a sus compromisos y a su palabra".

Un minuto de silencio Precedieron a Santiago Carrillo —"así se ve la fuerza . del PCE", slogan coreado

durante muchas pausas del acto— Cristina Almeida, abogado; Ramón Tamames, economista, y

catedrático; Marcelino Camacho, dirigente de CC OO; Víctor Diez Cardiel, metalúrgico y responsable del

PCE de Madrid, y Simón Sánchez Montero, del ejecutivo, que intervino sólo de presentador, ya que

apenas podía hablar, tras su intervención en el mitin de la plaza de Vista Alegre, que celebró el sábado la

organización de Carabanchel del PCE.

Cristina Almeida —"nuestra legalidad no nos la regaló

Suárez, sino el pueblo que va y vamos a seguir luchando por la legalidad de todos"— recordó los trágicos

días cuando enterraron en Getafe a Pedro Patino, obrero de la construcción y militante del PCE. Se

guardó un minuto de silencio por Grimau, Patino, asesinados del despacho de Atocha y "por tantos

camaradas que dieron su vida por la libertad".

Ramón Tamames —quien Junto a Sánchez Montero y Almeida fueron la revelación en los dos mítines

"por lo que dijeron y cómo lo supieron decir", en opinión de varios militantes del PCE— dio un "no"

rotundo al pacto social y un "sí" al pacto constitucional, "con todas las fuerzas democráticas en las

próximas Cortes, que tienen que ser constituyentes". El catedrático de ¡Estructura Económica habló de los

múltiples problemas que tiene Madrid, tras cuarenta años de finca particular de los hombres de la

dictadura". Se pronunció por la reforma fiscal, agraria, democratización del INI y del Banco de España,

socialización de la energía, apoyo a los pequeños y medianos empresarios.

M a r c elino Camacho —que también intervino en los dos mítines— denunció a Báñales, presidente del

Sindicato del Metal, y "a sus bandas negras", que se presenta al Congreso por "Alianza Impopular". Hizo

historia de la lucha de la clase obrera, "que ha estado muy identificada durante los últimos quince años

con las CC OO".

 

< Volver