Los socialistas vascos se retiran de la mesa para la paz. 
 "No negociaremos mientras haya en las calles"     
 
 Diario 16.    04/02/1983.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Diario 16/4 febrero-83

NACIONAL

Los socialistas vascos se retiran de la mesa para la paz

«No negociaremos mientras haya sangre en las calles»

El nuevo paso en la escalada terrorista de ETA, al asesinar a un guardia civil en Guipúzcoa, hace impracticable el buen fin iniciado por el lendakari Garaicoechea de sentar a los partidos vascos en una mesa para negociar la paz de Euskadi. El PSE-PSOE se ha retirado de esa mesa negociadora, «mientras haya sangre en las calles», hecho que ha aplaudido la oposición y que ha llenado de incertidumbre —por los resultados finales— al resto del espectro político vasco. Mientras, el jefe del Ejecutivo, Garaicoechea, insiste en que luchará por conseguir la paz.

Bilbao — La actitud del Partido Socialista de Euskadi de retirarse de la «mesa de la paz», tras el atentando en el que ETA asesinó a un guardia civil e hirió gravemente a otros dos miembros de la Benemérita, ha sido aplaudida por la oposición, que coincide en afirmar que «con sangre en las calles no es posible negociar».

El aliancista Alfonso Osorio felicitó al PSE-PSOE por su decisión, tras el asesino atentado etarra que materialmente mató también las negociaciones dé paz.

Como consecuencia del atentado, en el que resultó muerto el guardia de las Unidades Antiterroristas Rurales (UAR) Miguel Mateo Pastor, y sus dos compañeros, Luis Bueno Fernández y Custodio Contreras, heridos graves, el PSE-PSOE anuncio qué no asistirá a las proyectadas reuniones en un clima de violencia y locura asesina como el que está imprimiendo ETA.

En el comunicado, hecho público por el secretario general, Txiki Benegas, se afirma que «ha quedado claro para el pueblo vasco que ETA nunca ha querido la paz y está utilizando a su brazo político, Herri Batasuna, para adquirir un protagonismo en un diálogo planteado por su parte como imposible desde el principio».

La réplica de Herrí Batasuna a la retirada del PSE-PSOE ha venido por medio de las declaraciones del dirigente Iñaki Esnaola, quien ha afirmado que «si lo que quieren los socialistas como condición previa es que no haya violencia, se han equivocado de interlocutores; con quien tienen que hablar es con ETA».

Fuentes oficíales indicaron que el mismo lendakari, Garaicoechea, comprende que la situación negociadora no es fácil, a pesar de que el mismo Partido Nacionalista Vasco emitiera un comunicado anoche en el que pide al presidente del Ejecutivo de Euskadi «que no desista de su empeño y continúe los esfuerzos para conseguir el objetivo final».

Garaicoechea insiste

En este sentido, el jefe del Gobierno vasco, Carlos Garaicoechea, efectuó a primera hora de la tarde de ayer unas declaraciones, a través de Radiocadena Española en el País Vasco, en torno a la anunciada ruptura de la mesa de negociación, en las que dijo que hay que realizar un esfuerzo para conseguir la pacificación de Euskadi.

«Yo quiero decir —manifestó Garaicoechea— que aquí hay un clamor popular que demanda que se haga un esfuerzo de pacificación, de normalización de este país, y que, por consiguiente, en la medida en que circunstancias ajenas a esta mesa lo impidan y en la medida en que se retablezca un clima que permita la reanudación de este contacto, de esta comunicación, yo intentaré una y mil veces que se produzca esta comunicación, porque es un clamor popular el que demanda la pacificación de este país.»

Garaicoechea dijo más adelante: «Quiero denunciar la responsabilidad de quienes de una forma ostensible y sangrienta han tratado de impedir que esta mesa se constituya.» Por su parte, Txiki Benegas, secretario general de los socialistas vascos, en unas declaraciones a Efe en las que explicó la retirada del PSE-PSOE de las negociaciones previas a la formación de la mesa de la paz, dijo que «no estamos dispuestos a participar en unas reuniones en las que alguno de los asistentes no sólo está demostrando que no tiene ninguna intención de diálogo sincero y constructivo, sino que además sigue apoyando a quienes en esos mismos momentos asesinan fríamente a miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado».

Txiki Benegas recordó que «desde el mismo momento en que el lendakari expuso su plan de conversaciones para la paz, hicimos constar claramente que tos socialistas vascos no estábamos dispuestos a participar en las reuniones en un clima de violencia».

«El atentado de ayer —añadió— demuestra que las dilaciones, exigencias y actitudes frivolas de la coalición HB no han sido otra cosa que un desprecio hacia la mayoría del pueblo vasco que quiere la paz.

H.B.

Mikel Arizaeta, miembro de la mesa nacional de Herri Batasuna, declaró que su partido sigue con el mismo interés en celebrar las conversaciones de pacificación de Euskadi, según informó ayer el vespertino «Hierro», de Bilbao.

«El atentado demuestra — dijo— que hay que sentarse a conversar, porque esta situación no es de hoy ni de ayer, el atentado no tiene que hacer más difíciles las conversaciones, es necesario sentarse para analizar las causas.»

 

< Volver