Autor: Iglesias, María Antonia. 
   Carrillo y los dirigentes comunistas, en un homenaje madrileño a Alberti     
 
 Informaciones.    10/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Carrillo y los dirigentes comunistas, en un homenaje madrileño a Alberti

MADRID, 10 (INFORMACIONES, por María Antonia Iglesias).

CON la asistencia del secretario general del Partido Comunista, Santiago Carrillo, numerosos miembros

de la dirección del P. C. E. y personalidades de la vida cultural madrileña se celebró anoche una cena

homenaje al poeta Rafael Alberti. Más de seiscientas personas que habían acudido al acto aplaudieron

calurosamente al ilustre poeta, quien llegó acompañado de su esposa, María Teresa León, y de su hija,

Aitana.

Al término de la cena, el escritor Miguel Bilbatua, en representación del Comité de Arte y Cultura del

P.C.E., ofreció el homenaje al poeta, a quien definió como uno de los símbolos de la lucha contra el

fascismo, afirmando que en su homenaje se tributaba también un recuerdo a escritores como Juan Rejano

y a todos los intelectuales y miemb r o s del Partido Comunista «que no han podido ver la libertad».

Aurora de Albornoz leyó una relación de adhesiones, entre las que figuraban las de Francisco Rabal,

Asunción Balaguer, Adolfo MarsiIlach, Carlos BoHsoño, José María Prada y Consuelo Verges. La

adhesión enviada por Manuel Hedilla, presente en la cena, como secretario de Falange Española y de las

J.O.N.S. (auténtica), provocó la sorpresa y la hilaridad de un. sector de los asistentes, pero tan sólo en un

primer momento, que se convertiría en una calurosa ovación al recalcarse la identidad democrática de este

grupo falangista. También un gran aplauso acogió la adhesión de Simón Sánchez Montero, ausente de

Madrid, y el telegrama enviado por Justicia Democrática. El poeta José Luis Cano leyó posteriormente

una larga y emocionada carta de Vicente Aleixandre, y Caballero Bonald llevaría a cabo la semblanza del

entorno gaditano de Alberti.

Blas de Otero intervino después para recitar dos poemas en homenaje a Alberti —«Historia de una

palabra» y «Hay que tomar partido»— con emocionada voz. «Estos versos para todos, que lleguen

incluso hasta Suárez», dijo el poeta.

Buero Vallejo se acerco también al micrófono para hablar de Alberti: «Mientras tú no estabas, Madrid no

durmió, nos lo durmieron. Pero en la noche del fascismo brillaban muchas estrellas como tú, fuera de

España; y las estrellas de dentro que nunca pactaron... Este homenaje llega hoy en nombre de los grandes

muertos, como García Lorca o Miguel Hernández, y en nombre de España.» Largos aplausos acogerían

las palabras de Buero Vallejo.

Un trabajador de Pegaso, Julio Lubión, miembro del Comité Provincial del P.C.E., fue el portavoz de los

militantes obreros del partido en el homenaje :

Tras la intervención de José Sandoval, que habló en lugar de Santiago Carrillo, que se encuentra

totalmente afónico —«no queremos más ver dividida a España en dos mitades»—, y que afirmó: «El

P.C.E. no quiere una Constitución de la derecha ni de la izquierda ni del centro, sino una Constitución

Democ r á t i c a», habló Rafael Alberti.

El poeta, en tono desenfadado y alegre, anunció que su intervención consistiría en la lectura de un poema

que había titulado «Denuestos y pensamientos en mi, propio honor»... Fue el poema de Alber

ti una inesperada lección de agudeza y sentido del humor, de sencillez y habilidad poética en torno a una

imaginaria polémica sobre su peripecia personal, desde la guerra al final del exilio. A modo de jocosa.y

lúcida «autocrítica», Alberti virtió en su poema todos los tópicos, críticas y adjetivaciones que suelen

manejarse en tomo a su biografía política y a su dimensión literaria, arranciado la carcajada de los

asistentes en numerosas ocasiones. El poeta del exilio comunista, fue precisamente él, una ráfaga de aire

fresco en una noche cargada de nostalgias.

 

< Volver