"Tregua" bajo chantaje     
 
 Diario 16.    09/02/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

«Tregua» bajo chantaje

El presidente de la comunidad autónoma del País Vasco ha hecho pública, horas después de los funerales por las últimas víctimas del terrorismo, una petición formal de tregua hasta el 1 de marzo a ETA, esa organización armada que vive del chantaje, practica el crimen y proyecta la creación de un Estado independiente de tipo marxista-leninista en los actuales territorios vascos españoles y franceses.

La gravedad institucional de esta propuesta es evidente, aunque el PNV, su partido, nos tuviera ya acostumbrados a todo tipo de subterfugios para no enfrentarse con el auténtico problema del País Vasco, que es ETA y nada más que ETA.

Cabe preguntarse qué idea del Estado —y de qué Estado— tiene el bienintencionado señor Garaicoechea cuando, inmediatamente después de la liquidación terrorista de la «mesa de la paz», no sólo evita interrogarse sobre la naturaleza de sus intermediarios de Herri Batasuna —cuya ¡legalización ha reclamado el dirigente de la izquierda del PSOE, Pablo Castellano—, sino que amplía su ánimo dialogante hasta pedir una bondadosa tregua de un par de meses.

El espaldarazo que para los etarras supone la petición de Garaicoechea tiene enormes implicaciones, porque complica a un Estado democrático en una negociación inaceptable con una banda de asesinos.

Lo que olvida Garaicoechea es que él no representa un partido, sino la legitimidad del Estado democrático en una parte de su territorio. Y ese Estado no puede pedir clemencia a los delincuentes, sino perseguirlos. Y no puede admitir más «tregua» que la del definitivo abandono de la violencia y de cualquier voluntaria o involuntaria complicidad.

 

< Volver