Autor: Pagola, Javier. 
   El PSOE no se sentará con HB en la "Mesa por la Paz"  :   
 Los socialistas sólo negociarán con los que están contra la violencia. 
 ABC.    15/02/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

El PSOE no se sentará con HB en la «Mesa por la paz»

Los socialistas sólo negociarán con los que están contra la violencia

San Sebastián. Javier Pagóla

El Comité Ejecutivo del PSE-PSOE, reunido en la farde de ayer en la capital donostiarra, confirmó oficialmente su decisión de no sentarse en la «Mesa por la paz» junto a Herri Batasuna, en un clima de coacción creado como consecuencia de los atentados terroristas. Asimismo, los socialistas vascos denunciaron los continuos intentos por parte del PNV y Herri Batasuna de responsabilizarles del fracaso a que han llegado las conversaciones por la paz.

Al término de la reunión el Comité Ejecutivo del PSE-PSOE señaló, a la vista de las actuales circunstancias, que el presidente del Gobierno vasco tiene hoy en día dos posibilidades. Por una parte, «negociar directamente con Herri Batasuna, sin la presencia de los socialistas, si entiende que con asesinatos de por medio se puede mantener la convocatoria de la "Mesa por la paz"». Como segunda alternativa, señala que «el "lendakari" puede convocar a tos partidos democráticos vascos que rechazan la violencia para, desde la perspectiva de la resolución que sobre la violencia aprobó el Parlamento vasco por unanimidad, estudiar ja nueva situación creada y adoptar las decisiones pertinentes para su cumplimiento».

Ante estos dos caminos tos socialistas decidieron ayer inclinarse por el segundo, «por entender que es el que mejor y más claramente favorece los intereses de paz que constituyen el anhelo mayoritario del pueblo vasco». En otro momento el PSOE señala que «no estamos dispuestos a que las esperanzas de cambio que ha suscitado el socialismo democrático en toda España y la experiencia histórica de un Gobierno socialista para nuestro pueblo puedan ser quebradas por la irracional acción de bandas terroristas que en estos momentos, bajo la fachada de un nacionalismo radical, están sirviendo a los intereses más oscuros y reaccionarios actuando directamente contra tos deseos de paz y de progreso de la inmensa mayoría de los trabajadores y ciudadanos de esté país».

Más adefante señala que «afrontamos el reto desde el convencimiento de que el estado democrático y la firme y decidida voluntad de un pueblo de acabar con la violencia se impondrán definitivamente a la acción terrorista. Para este empeño, y para la solución de los problemas vascos, reiteramos nuestra voluntad de diálogo con el PNV y otras tuerzas democráticas vascas que rechazan la violencia».

EE, cerca del PSOE

Frente a las presiones lanzadas desde el PNV y Herri Batasuna para que los dirigentes del PSOE se sienten en la Mesa, la postura adoptada por Euskadiko Ezkerra aparece como más comprensible hacia la negativa de los socialistas. Casi paralelamente al del PSOE, se reunía ayer el Comité Ejecutivo de este partido al objeto de analizar la situación en la que ha quedado la convocatoria del «lendakari», después de los últimos acontecimientos terroristas.

Según Juan María Bandrés, las perspectivas actuales hacen difícil pensar que el 1 de marzo pueda reunirse la Mesa.

En este sentido, dijo comprender la actitud de los socialistas. «El PSOE, teniendo en cuenta que está en el Poder, difícilmente puede negociar en un clima de tiroteos.» Por el contrario, «Herri Batasuna muestra, en cuanto a la forma, una voluntad de diálogo. Pero me da la impresión de que no influye de una manera seria en los resortes de quienes tienen" la clave, que son tos milis». De cualquier forma, y a pesar de los problemas surgidos, Euskadiko Ezkerra estima que es necesario seguir trabajando para potenciar las vías políticas que lleven a la normalización del País Vasco. En palabras de Juan María Bandrés, «nos mantenemos en la posición de apoyar, cualquier iniciativa, siempre que haya unas garantías de paz».

Frente nacionalista

Roberto Lerchundi, dirigente de EE, interpreta que los atentados significan una «llamada al orden» a los miembros de Herri Batasuna, que propugnan la participación en las instituciones vascas. Acusa de «precipitación» a Garaicoechea y diagnostica que «el PNV puede tener la tentación de crear un frente nacionalista con HB, a medio o largo plazo, como una especie de operación de pinza dirigida fundamentalmente contra el PSOE». Esta política de «frente» es peligrosísima, ya que puede conducir al enfrentamiento civil en la comunidad autónoma.

Por otra parte, ha quedado vista para sentencia la recusación de cuatro de los cinco magistrados de la Sala Segunda del Tribuna! Supremo, promovida por Miguel Castell, en relación con los incidentes de la Casa de Juntas de Guernica en 1981.

 

< Volver