Asaltaron la Diputación de Guipúzcoa y les quitaron pistolas y uniformes. 
 ETA dio el primer golpe a la Policía Autonóma vasca     
 
 Diario 16.    28/02/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Diario 16/28 febrero-83

Asaltaron la Diputación de Guipúzcoa y les quitaron pistolas y uniformes

ETA dio el primer golpe a la Policía Autónoma vasca

El comando redujo y maniató a los ertzainas de servicio y se apoderó de un centenar de pistolas y abundante munición

Antes de huir en un coche de la propia Policía autónoma vasca, los asaltantes cortaron los cables de los teléfonos para ganar tiempo

San Sebastián — Una docena de etarras, armados con metralletas y Cetmes, asaltaron sobre las dos y cuarto de la pasada madrugada el cuartelillo que la enzaina — Policía Vasca — tiene en la Diputación Foral de Guipúzcoa y tras reducir a los policías autónomos que se encontraban en él, huyeron llevándose consigo más de un centenar de pistolas, uniformes, efectos y un vehículo de este Cuerpo. Los terroristas permanecieron tres cuartos de hora en las dependencias policiales y para garantizar su huida cortaron los cables de ios teléfonos y conminaron a los policías a que no dieran aviso de su situación durante una hora.

Sorprendidos

Sobre las dos y cuarto de la madrugada, varios individuos se aproximaron a la puerta de la Diputación, situada en la plaza de Guipúzcoa, de San Sebastián, y obligaron a los tres ertzainas que se encontraban de guardia en la misma a agruparse y entrar dentro del edificio.

A continuación, los etarras reunieron uno a uno a todos los agentes que se encontraban en el interior de las dependencias del palacio foral y les encerraron en la primera planta. Seguidamente, y a punta de pistola, obligaron al enzaina que ejercía de mando a abrir la caja fuerte así como el armero de la dotación donde se apoderaron de 105 pistolas marca Star, modelo P-30, y los más de seis mil cartuchos marca Gecco, calibre 9 milímetros Parabellum que había en él.

Asimismo, los terroristas etarras se apoderaron de 12 linternas, 6 radiotransmisores, 12 pilas de radiotransmisión, 4 cargadores de pilas y algunos uniformes cuyo número no ha sido determinado hasta el momento.

Controles

Antes de abandonar el cuartelillo de la Diputación Foral, los asaltantes cortaron los cables de los teléfonos, razón que retrasó en varios minutos el conocimiento de la noticia. Tras cometer su acción, se dieron a la fuga en un coche Talbot Horizon de la propia Policía Autónoma, matrícula VI-0586-G, y en un Seat 127, de color rojo, matrícula NA-6635-E, propiedad de uno de ios agentes autónomos.

Inmediatamente, efectivos de la Guardia Civil y Policía Nacional montaron controles en las carreteras de acceso a la capital donostiarra para tratar de localizar y detener al comando etarra. Asimismo, varios coches de la Enzaina que se encontraban de servicio se dedicaron a esta tarea, sin conseguir, hasta el momento, ningún resultado positivo.

El delegado general del Gobierno en el País Vasco, Ramón Jáuregui, declaró que pensaba que el asalto al cuartelillo de la Enzaina, en San Sebastián, era un intento de desprestigiar a este Cuerpo. «No excluyo —afirmó— que los terroristas hayan tenido la misma motivación que la ultraderecha, en una especia de pretensión de desprestigio hacia la Policía Autónoma o en procurar enfrentamientos interpoliciales.»

Cuatro meses de la Ertzaina

El pasado 26 de octubre entró en funcionamiento la Policía Autónoma vasca, haciéndose cargo desde ese día de la protección de edificios de las instituciones autonómicas y provinciales del País Vasco.

En concreto, 278 policías vascos comenzaron a prestar sus servicios ese día, de un total de 603 que formaron la primera promoción de la Academia de Policía vasca.

La vigilancia se reducía a los siguientes edificios: palacio de Ajuria-Enea, residencia oficial del presidente del Gobierno vasco; edificio donde se agrupan las Consejerías del Gobierno vasco, en Lakua (Vitoria); edificio del Parlamento vasco, Diputación Foral de Guipúzcoa y edificio de la Hacienda Foral de Vizcaya.

Los 278 policías estaban armados con una pistola marca Star, de diecisiete disparos y doble acción, además de porra, cargador de repuesto y «walky-talkie». Para su transporte, ia Consejería de Interior del Gobierno vasco adquirió furgonetas Mercedes, fabricadas en la factoría que esta empresa tiene en Vitoria.

Tráfico

El resto de los alumnos que componían la primera promoción, 325, se hicieron cargo de la regulación del tráfico en el País Vasco, tarea en la que llevan ya varias semanas. Precisamente hoy, los ertzainas de tráfico ejercerán su tarea en solitario, tras el periodo de ayuda prestado por efectivos de la Guardia Civil.

LOS alumnos que forman la primera promoción de la Policía Autónoma vasca iniciaron su periodo de formación en la Academia de Policía de Arkaute (Álava), el mes de febrero de 1982. Su periodo de formación finalizó en agosto.

La segunda promoción de Policía Autónoma, compuesta por unos mil hombres, comenzó su formación en el mes de noviembre y entrarán en servicio hacia el mes de junio de 1983.

Enfrentamiento

Todas las fuerzas políticas vascas, a excepción de Herri Batasuna, valoraron positivamente la entrada en servicio de esta Policía. Las discrepancias entre los líderes políticos surgieron al analizar el papel que dicha Policía debía jugar en la lucha contra el terrorismo.

Según el máximo responsable de la Policía Autónoma, el consejero de Interior del Gobierno vasco, Luis María Retolaza, la función de la Ertzaina era «proteger y salvaguardar las vidas y bienes de todos los ciudadanos, la seguridad ciudadana es fundamental, es ¡a base y el objetivo de nuestra Policía».

Retolaza enjuiciaba la posibilidad de que ETA contemplase entre sus objetivos a la Policía Autónoma: «No entro a hacer juicios de valor sobre las intenciones de estos grupos armados —dijo—, lo que sí puedo asegurar es que, una vez más, sería un enfrentamiento muy grave contra la voluntad y el deseo de la mayoría de este pueblo.»

 

< Volver