Una grave crisis bloquea al Parlamento vasco  :   
 PSOE, AP y EE, dispuestos a no acudir hoy al Pleno. 
 ABC.    07/03/1983.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

LUNES 7-3-83

NACIONAL

Una grave crisis bloquea al Parlamento vasco

PSOE, AP y EE, dispuestos a no acudir hoy al Pleno

Vitoria

El enfrentamiento de la oposición vasca (PSOE, Alianza Popular y Euskadiko Ezkerra) con el partido mayoritario, PNV, en torno a la ley de Elección de las Juntas generales, amenaza con provocar una grave crisis institucional en la Comunidad autónoma, si los nacionalistas no flexibitizan sus posturas.

Salvo que se produzcan improbables negociaciones de última hora, las fuerzas de la oposición tampoco acudirán esta tarde al Pleno del Parlamento vasco con lo que la crisis abierta el pasado viernes entraría en una nueva fase de recrudecimiento que haría cada vez más difícil y lejana una posible salida.

El viernes pasado sólo los representantes del PNV entraron en la sala de Plenos y el presidente de la Cámara, Juan José Pujana, no pudo anunciar el comienzo de la sesión por falta de quorum. La Junta de Portavoces convocó un nuevo Pleno para hoy, lunes, pero las posturas de los partidos políticos —según fuentes contrastadas— continúan siendo idénticas, lo que hace pensar que de no llegarse previamente a algún tipo de acuerdo o acercamiento de posiciones la falta de quorum para el desarrollo de la sesión volverá a producirse esta tarde.

El PSE-PSOE, a través de su portavoz en la Cámara legislativa autónoma, Juan Manuel Eguiagaráy, ha hecho público un llamamiento al PNV para que acepte una reunión urgente con los socialistas «capaz de desbloquear la situación creada, evitando un conflicto de considerables proporciones».

Llamamiento del PSOE.

Juan Manuel Eguiagaray manifestaba ayer que su llamamiento todavía no ha surtido efecto, aunque había hablado telefónicamente con un destacado miembro del PNV para hacerle oficialmente la propuesta de negociación.

Por su parte, Euskadiko Ezkerra propone como salida a la situación creada «la inmediata constitución de una ponencia parlamentaria para el debate y la constitución de acuerdos básicos en esta materia electoral».

Esta propuesta será hecha hoy a la Junta de Portavoces convocada para las diez de esta mañana, una hora antes de la señalada para el comienzo del Pleno de la Cámara.

Sin embargo, la postura del PNV no parece que vaya a cambiar, pues según ha manifestado el diputado de ese partido y presidente de las Juntas generales de Álava, Patxi Ormazábal: «No pensamos movernos lo más mínimo, porque son ellos los que tienen que recapacitar, no nosotros.»

El presidente del Gobierno vasco, Carlos Garaicoechea, ha calificado de «muy grave» el bloqueo del Parlamento. A juicio de Garaicoechea, «lo que se pretende es imponer con menos votos una determinada postura. O lo que sería más grave —añadió—, se impide legislar al Parlamento vasco para aplicar leyes electorales del Parlamento español». Por su parte, los grupos de la oposición se defienden acusando al PNV de carecer de voluntad de diálogo para enfrentar el problema de la normativa electoral de las Juntas generales.

Garaicoechea, por el contrario, considera «absurdo» que el PSOE, EE y AP sostengan que con la paralización del Parlamento lo que se pretende es dar tiempo para la negociación y dignificar dicha institución. «En el fondo —acusa Garaicoechea—, aquí hay un electoralismo escandaloso que une, pintorescamente, a PSOE, AP y EE.»

Garaicoechea, contestado

A estas acusaciones el PSOE respondió ayer de manera contundente, a través de Ricardo García Damborenea: «Garaicoechea —afirmó el diputado socialista— está traicionando los intereses de los ciudadanos.»

«Cuando un presidente —añadió— no cuenta ni tan siquiera con los parlamentarios suficientes para formar quorum, significa que no está legitimado para gobernar, y en estas circunstancias a Garaicoechea no le quedan más que dos salidas honorables: o buscar una mayoría suficiente para gobernar de acuerdo con la sociedad, o marcharse.» A juicio de Damborenea, el presidente vasco tiene que elegir entre estas dos salidas, «porque cualquier otra fórmula ni es democrática ni tan siquiera digna». «Un "lendakari" tiene que saber siempre cuáles son los intereses de los ciudadanos, y Garaicoechea no lo sabe: más aún, prefiere ignorarlos.»

El dirigente socialista opina que lo que ocurre es que hasta ahora ha contado con la confianza de una población que no le ha votado. «A partir de ahora —concluye— sólo le queda el rechazo.»

 

< Volver